Departamentos

Decomisan pólvora ilegal en Masaya

* Policía Nacional inspecciona talleres artesanales

Masaya
Dos cierres de talleres artesanales de fabricación de pólvora ejecutó la Policía Nacional de Masaya en las últimas inspecciones por operar de forma ilegal, en éstos ocupó 14 gruesas y media docena de cuetillos, 6 docenas de morteros, 22 docenas de botellitas, 68 bolsas con bombitas, 3 bolsas de bombas de cuetillo y 100 tubos de cartón vacíos.
La información fue dada a conocer por la subcomisionada Paola Vásquez, vocera de la institución, quien dijo que los talleres ilegales eran propiedad de Róger García y Socorro del Carmen Alemán, quienes elaboran pólvora sin permiso de la Policía Nacional y el Cuerpo de Bomberos.
Talleres ilegales
“Uno de los talleres fue cerrado del Museo Camilo Ortega cuatro cuadras al este, y el segundo, propiedad de la señora Socorro Alemán, de las Cuatro Esquinas de Monimbó, una cuadra al sur y media cuadra al este, ambos en la ciudad de Masaya”, afirmó.
El decomiso de pólvora ilegal también fue efectivo en un vehículo de transporte colectivo que cubría la ruta Jinotepe a Masaya, en el cual la Policía incautó una gruesa de carga cerrada por traslado de pólvora ilegal. Este decomiso se efectó en el empalme Las Flores, cuando el bus se dirigía hacia Jinotepe.
En el departamento de Masaya existen 32 talleres artesanales de pólvora que trabajan legalmente con permiso de la Policía y el Cuerpo de Bomberos. Los últimos tres meses del año son la temporada más alta para la elaboración y comercialización de pólvora, por lo que las inspecciones por parte de ambas instituciones son más rígidas.
Fuerte inspección en talleres
La subcomisionada Vázquez manifestó que la oficina de armas realiza el control operativo de supervisión y ocupación de los talleres de fabricación de pólvora, así como de lugares de almacenamiento y comercio de fuegos pirotécnicos para garantizar medidas preventivas y de seguridad.
Las supervisiones también se harán extensivas en el Mercado Municipal
”Ernesto Fernández”, pulperías y lugares de almacenamiento. “Las inspecciones permiten saber si los talleres tienen las condiciones para trabajar en esto y evitar accidentes”, dijo.