Departamentos

Ya hacen pruebas para detectar hipotiroidismo en hospital de León


LEÓN. En el hospital de León se están realizando pruebas para la detención precoz del hipotiroidismo congénito, lo cual permite captar a tiempo a recién nacidos que nacen con el padecimiento.
El hipotiroidismo o cretinismo como se le conoce, afecta principalmente el sistema nervioso central y esquelético, y puede inducir al retardo mental si el niño no recibe un tratamiento en los primeros meses de vida.
Los exámenes son parte del Programa Tamizaje Neonatal para el Hipotiroidismo Congénito de la Facultad de Medicina de la UNAN-León, que desde hace un año inició la captación de bebes en el hospital de León.
Se puede revertir
“La prueba consiste en tomar muestra de sangre del cordón umbilical al momento del nacimiento de los niños, se mide la TSH --que es la hormona estimulante de la tiroides--, y si salen niveles altos el niño es sospechoso de padecer hipotiroidismo”, manifestó la doctora María Eugenia Lara, pediatra del programa de Tamizaje.
A dichos niños se les realiza de nuevo una prueba para confirmar el diagnóstico, y así garantizarles el tratamiento, independientemente de la causa y el grado de afección.
“Los niños pueden recuperarse y tener un desarrollo normal si toman el tratamiento, después de un mes es difícil revertir los daños”, subrayó la doctora Lara.
La mayoría de los casos se deben a la deficiencia de yodo en la dieta de la madre durante el embarazo, pero también a la ausencia de la glándula o tratamiento de fármacos que bloquea la tiroides.
Una manera de contrarrestar el hipotiroidismo es garantizando a la futura madre una alimentación balanceada en yodo, lo cual es difícil tomando en cuenta la crisis de las familias principalmente del campo. De acuerdo con el Minsa, la sal debe estar yodada para consumo humano, ya que es uno de los medios por donde ingerimos este nutriente.
Según el doctor Efrén Castellón, del laboratorio de Bioquímica, hay capacidad para realizar la prueba a todas las mujeres que dan a luz en el centro hospitalario, sin embargo, aún no tienen el respaldo de todos los médicos ni la autorización de las madres.
“Pese que es una prueba gratis, no dolorosa, no hay cobertura del ciento por ciento, debemos promover conciencia en los galenos y en las madres sobre la importancia de detectar el hipotiroidismo en los recién nacidos”, manifestó Castellón.
En Nicaragua no hay estadísticas sobre este padecimiento que a nivel internacional tiene una incidencia de uno por cada 2,500 nacidos vivos.
Una de las metas del programa es extenderse a nivel nacional e incluir exámenes como la cenilcetonuria, que es otra enfermedad que causa retraso mental.
El programa es apoyado por la Universidad de Alcalá de Henares, España, OPS y el Ministerio de Salud.