Departamentos

Plagian patente de productos chontaleños

* Como resultado, productos lácteos hacia El Salvador ahora deben pagar un centavo dólar por cada libra * Productores cambiaron por un nuevo nombre y ahora se llama “Riolac”

Santo Tomas, Chontales -Reza el viejo y conocido refrán: “Nadie sabe para quien trabaja”, eso le sucedió a los socios de la cooperativa Ríos de Leche, de Santo Tomas, quienes se esforzaron para sacar a San Salvador, queso Morolique y quesillo fundido, bajo la marca “Ríos de Leche”, pero una aventado cuzcatleco tomó el nombre y lo inscribió ante el Ministerio de Comercio de ese país centroamericano.
El ciudadano, salvadoreño identificado con el apellido Aguado, al ver la demanda que tenía ese producto lácteo de origen chontaleño, procedió a hacer la mala jugada y cuando los socios enviaron un cargamento de treinta mil libras de queso y quesillo, fueron notificados “que si quieren incursionar con ese nombre, están en la obligación de pagar un centavo dólar por cada libra”.
Se le desvanecen planes a Aguado
Al recibir la mala noticia, los miembros de esta industria láctea se reunieron de urgencia y decidieron entrar con el nombre de “Riolac”, lo que frustró las intenciones de Aguado de recibir mensualmente un mil dólares por las 120 mil libras que ingresan al vecino país cada mes.
“Ese hombre abusó de nuestra confianza y plagió nuestra marca, para sacar jugosas ganancias sin trabajar”, dijo el profesor Róger García, gerente de la cooperativa, al señalar que el nuevo nombre ya fue registrado en el Ministerio de Comercio de El Salvador para evitar que, en un futuro, les puedan dar otro golpe con otra exportación similar.
Destaco el profesor García que la empresa que dirige tiene más de 10 años de exportar productos derivados de la leche a la nación cuzcatleca, donde el queso y quesillo fundido ha tendido buena aceptación entre los consumidores y ya se ha abierto mercado en ese país.