Departamentos

Con buen pie proyecto de papel ecológico


Estelí
Buenos resultados han logrado dos colectivos de féminas integradas en el proyecto denominado Rehabilitación y Fortalecimiento de la Producción de Papel Ecológico dirigido a mujeres ambientalistas de Estelí.
Este importante proyecto lo ejecutaron en su fase central durante más de un año con el apoyo del Centro de Investigación y comunicación social “Sinsalani”, ONG con sede nacional en esta ciudad.
Un colectivo de mujeres ambientales beneficiado por la iniciativa respaldada con fondos económicos garantizados por dicho organismo está ubicado en el barrio “Boris Vega”, lugar que destaca a nivel de todo Estelí por los altos índices de organización de sus pobladores.
El otro colectivo de féminas está situado en la comunidad La Tunosa, ubicada a cinco kilómetros de esta ciudad, lugar visitado de forma constante por representantes de empresas privadas, ONG y otros, para adquirir tarjetas de todo tipo, sean de Navidad, festejos o especiales, que son hechas con recursos naturales.
Administran y planifican
La representante legal de Sinsalani, Beverly Castillo, destacó que además del fortalecimiento de las capacidades humanas, los dos colectivos de mujeres ahora administran de forma eficiente sus bienes y planifican su trabajo.
Con este proyecto lograron la construcción de dos locales donde instalaron los talleres de producción de papel reciclado, una pila de producción de lombri humus y otras dos pilas de donde extraen el agua que utilizan.
Pero las obras no quedan ahí, ya que para no molestar a los vecinos ni afectar el ambiente, construyeron dos sumideros y varios ecofogones.
Gran cantidad de papel que hasta hace algunos años salía de varias oficinas en Estelí a contaminar el ambiente, ahora es reciclado por los colectivos de mujeres quienes lo convierten en finas tarjetas y delicadas hojas de papel ecológico. Junto al trabajo físico está también la educación ambiental que las mujeres a diario reciben junto a los niños de sus comunidades.
Para Francisca Membreño, coordinadora del proyecto, los objetivos planteados se han cumplido con esta iniciativa, que ha contribuido a mejorar las condiciones socioeconómicas de 45 familias de las dos comunidades.
Las mujeres ahora también están trabajando con los desechos que salen del mercado ubicado en el barrio “Boris Vega”, convirtiéndolos en abono orgánico.
Procesan 240 quintales de basura
Los dos grupos de mujeres procesan mensualmente 240 quintales de basura doméstica.
Este trabajo les ha permitido a los colectivos estabilidad laboral y económica, además de contar con al menos tres hectáreas de terrenos completamente reforestadas con árboles de usos múltiples y con perspectivas de aumentar tal cantidad.
Membreño señaló que los objetivos planteados fueron cumplidos y que ya existe un compromiso de las mujeres de hacer autosostenible el proyecto.
Para Beverly Castillo, Amada Pastora Olivas y Azucena Lazo Flores el equipo que coordinó el trabajo fue arduo, pero los resultados ya se observan.
Según consideraciones de Esperanza Aráuz Ramírez, Administradora del proyecto, las féminas integradas al proyecto supieron aprovechar cada una de las oportunidades que se les presentó y ahora ellas aspiran a trabajar en tareas más grandes, puesto que cuentan también con un taller de serigrafía.