Departamentos

Logran detener consumo de moluscos en occidente


CHINANDEGA -La sensibilización permanente del Ministerio de Salud (Minsa), la excelente coordinación interinstitucional y la valiosa contribución de los medios de comunicación, principalmente de EL NUEVO DIARIO, ha permitido que la población se abstenga de ingerir conchas negras, mejillones, almejas, ostiones, entre otros mariscos con el Veneno Paralizante de Moluscos (VPM), y se han reducido los casos de intoxicación que se mantienen en 48 en este departamento.
El doctor Nicholas Gaffga, quien junto a sus colegas Eduardo Azis y Laura Conhlin, del Centro de Control de Enfermedades Infecciones de Atlanta, con prestigio mundial, realiza muestreo de conchas negras y pez lisa en playas de Chinandega, se mostró impresionado del rol educativo de los medios de comunicación y del Ministerio de Salud, lo cual ha evitado que las consecuencias de la “Marea Roja”, sean fatales.
“He preguntado a pescadores y a dueños de negocios en la isla Maderas Negras y Corinto, si están vendiendo conchas negras, y han respondido que no porque están contaminadas”, dijo el galeno norteamericano.
Analizan fenómeno
Los médicos de Atlanta procesan la información y sacarán las conclusiones de este fenómeno natural en los próximos días. Gaffga, dijo que ha conocido muchas experiencias de “Marea Roja” en Alaska, California, Florida, entre otros estados de Norteamérica, donde monitorean el agua y las mareas, lo cual es muy costoso.
Por su parte, la doctora Ana Cristian Meléndez Darce, funcionaria del Programa de Entrenamiento de Epidemiología de Campo del Minsa Central, confirmó que de continuar los casos de intoxicados se les tomará muestras de orina en los hospitales de Chinandega y León, para profundizar en la investigación de la saxitoxina.
Manifestó que aunque la cifra de infectados no ha aumentado, la contaminación de ciertos microorganismos planctónicos conocidos como “Marea Roja”, es grandísima, y la alerta continúa.
Dijo que al experimentar en ratones éstos mueren en un minuto debido a la ingesta de moluscos contaminados, por lo que monitorean constantemente las playas y hacen muestreos para determinar cuándo se puede consumir este tipo de mariscos.