Departamentos

Diversifican producción cafetalera

* Se trata de vincular los cafetos con diversos tipos de árboles frutales y para extracción de madera * En sólo dos años, beneficios para cooperativa con dicho proyecto, son más que evidentes

JINOTEPE, CARAZO -La rentabilidad económica y el mejoramiento del medio ambiente, son, entre otros, los objetivos que persigue la cooperativa agropecuaria ingeniero “Humberto Tapia Barquero”, conocida como “Chelol” de Jinotepe, al implementar desde hace dos años la diversificación de la producción cafetalera con base a la llamada tecnología de 5 pisos, proyecto que, según el presidente de la “Chelol” ingeniero Rene Detrinidad Barbosa, ya comenzó a dar sus primeros resultados.
Lo anterior, dijo el informante, está basado en la integración de diferentes niveles productivos que considera como primer piso los árboles forestales, especies de alto tamaño como: caoba, teca y pochote, entre otras variedades; en segundo lugar lo ocupan los árboles frutales, como aguacate, guanábana y cítricos; en tercer lugar lo que podría considerarse como el centro del sistema, que son los árboles de café, el cuarto piso los cultivos de calle, que, pueden ser gandul, canabalia o vetiver, que tambien se conoce como la valeriana, aunque en la “Chelol” los socios prefirieron sembrar espadillo, y el quinto piso que es el suelo del que a resumidas cuentas dependen los 4 pisos anteriores.
Control de malezas
El ingeniero Detrinidad, al presentar los resultados de este proyecto, dijo que en el primer año, para julio de 2003, lo primero que se hizo fue establecer las cuatro especies sembrando las plantas de teca y caoba, aguacate, café y espadillo, lo que obligó a realizar 5 controles manuales de maleza utilizando los agroquímicos en porciones muy reducidas, se realizó control de la roya, control de zompopo y se aplicó el biogring, que es un abono orgánico muy aceptado por el suelo y que fertiliza asombrosamente las plantas lo que continuó el año siguiente con excelentes resultados.
Lo que respecta al forestal, según Detrinidad, la planta teca creció hasta en 8 metros con 90 centímetros; el aguacate es de casi 2 metros, en el caso del café la planta obtuvo un desarrollo de un metro con 90 centímetros, el espadillo uno 40 y en el caso del suelo se evitó la erosión, lo que ha permitido la acumulación de agua y nutrientes.
Casi en punto de equilibrio
En términos de inversión la parcela le representó a la cooperativa 64 mil 190 córdobas, de los cuales 47 mil fueron destinados para adquirir las plantas que fueron sembradas y el resto en manejo y control de maleza, durante los dos primeros años, mientras que la recuperación a estas alturas anda por el orden de los 52 mil 200 córdobas, de los cuales 40 mil fueron por la venta de espadillo y 31 mil 200 de la cosecha cafetalera que será recolectada el mes entrante, lo que quiere decir que, sacando los gastos que esto representa, la parcela que apenas comienza a premiar a los socios de la Chelol está en deberles la suma de 4 mil 990 córdobas lo que daría el punto de equilibrio, sin incluir los ingresos por la cosecha cafetalera del próximo año, la venta de frutas de aguacate y la teca, que es una de las maderas más apetecidas en el mercado centroamericano.
Esto, dijo Detrinidad, demuestra que el uso de esta tecnología es altamente rentable y basta visitar la Chelol en el barrio El Aguacate, de Jinotepe, para comprobar que lo que se está diciendo es verdad.