Departamentos

Centro vocacional innovador en Ocotal

* Crean especialización en Administración de Fincas de Café * Otros cursos son topografía y artesanía de cerámica

OCOTAL, NUEVA SEGOVIA
En medio de la crisis económica que sumió a los cafetaleros por la caída de los precios internacionales, el Centro Técnico Vocacional “Ciudad de Pamplona”, de esta ciudad, creó la especialización en Administración de Fincas de Café, cuya temática para los primeros 43 estudiantes fue un “boom”, porque la demanda creció como la espuma en toda la región norte del país. Se trata de la primera especialización en el rubro que se conoce en el país.
Escuela del café
Entre los estudiantes figuran técnicos, propietarios de fincas e hijos de éstos, así como representantes de empresas acopiadoras, de las cuales algunas se convirtieron en contribuyentes para fortalecer este curso por el interés de revitalizar el café como rubro principal de la economía nacional.
El tema pasó a ser parte de la escuela del café que el CTVO ha creado dentro de los rubros de enseñanza técnica, y está a cargo de una autoridad en el cultivo, como es el ingeniero Francisco Ponce.
Lisandro Borjas, Director del centro, dijo a EL NUEVO DIARIO que rectores de universidades han visitado el lugar, se han impresionado y calificaron que el centro se ha salido de lo tradicional en la enseñanza vocacional.
“El diseño de nuestros cursos, como el café, madera, servicios y turismo, está enfocado en abordar al estudiantado de forma integral: ver todo el proceso de una cadena productiva”.
Ejemplificó con el café, por las experiencias de los primeros dos cursos, en donde el estudiante ve desde la preparación de los suelos para el cultivo de los cafetos, hasta la transportación y beneficiado seco del grano, incluida la catación para determinar sus calidades.
De la misma manera, dijo Borjas, abordarán la temática de la madera, cuyos convocados al curso son las personas que ya tienen una experiencia o están en el sector, como técnicos forestales, dueños de bosques y artesanos.
“También el objetivo es fomentar que el sector de la madera, antes de exportarlo o comercializarlo en el mercado nacional, deje un valor agregado en la zona, para generar una mejor economía con fuentes de trabajo”, explicó.
La misma forma, retomarán para los cursos destinados al servicio de hotelería y gastronomía, así como para el turismo.
Borjas enfatizó que el CTVO tiene el objetivo de que sus egresados aspiren a convertirse en microempresarios, y no sólo vendan su fuerza laboral a empresas que les exploten.
En el mismo sentido visionó la posibilidad de especializar a la mujer en confección de ropa, pero a nivel de producción en serie. “Aquí hay demandas de uniformes escolares, para policías, enfermeras, obreros, que bien pueden llegar a ser hechos por manos de ocotalianas”, ilustró.
Otros cursos que han sido atractivos para jóvenes son la topografía, artesanía de cerámica, electricidad doméstica y ebanistería.
Tendrá lo más moderno
Para este funcionario el CTVO acaba de nacer, pero su crecimiento es rápido, y ya tienen planteadas inversiones carísimas, tanto en nuevas instalaciones, como en equipamiento. Por ejemplo, “vamos a equipar la escuela de mecánica automotriz con los equipos más modernos, para que nuestros egresados puedan realizar diagnósticos en “full injection”, sistema con el cual vienen los autos modernos”.
Los cursos como mecánica automotriz son de fácil acceso para jóvenes de escasos recursos, y se tiene preferencia por los del populoso barrio Sandino, donde está su sede. “Para este componente tenemos becas y hay organismos que las donan para jóvenes de familias pobres”, apuntó Borjas.
Aunque el vocacional se fundó para los ocotalianos, lo cierto es que la demanda es creciente para municipios de toda la región norte del país.
Explicó que en el caso de las especializaciones, éstas sí deben ser pagadas por los interesados. “Lo cierto es que a estos cursos acuden personas que provienen de familias que tienen medios productivos”.
Cursos especificos
El personal docente es contratado para estos cursos específicos y lo conforman profesionales con alta experiencia nacional y extranjera.
El CTVO ya goza del reconocimiento del Inatec, y la Universidad Nacional Agraria ha expresado interés en un convenio para que este centro desarrolle cursos a nivel de post grado, tal como en el rubro del café y la madera.
El Centro Técnico Vocacional es adscrito a la municipalidad por ser la propietaria de las instalaciones y la gestora de los financiamientos externos, pero las decisiones para su administración de desarrollo académico se respaldan en un consejo de dirección, que lo integran, en su mayoría, civiles representativos de organizaciones locales o a título personal. Además, el alcalde es quien lo preside.