Departamentos

Preparativos en necrópolis de Granada


GRANADA -Víctor Manuel Jiménez junto con su esposa lleva 20 años de vender flores en la entrada de la necrópolis de Granada, donde ha hecho clientela.
Igual que él, otras personas adultas acompañadas por niños con brocha, baldes, escobas, pala y machete se trasladan a la salida sur oeste de esta ciudad para ofrecer sus servicios en la limpieza de los mausoleos y tumbas de los finados y amigos que allí duermen en la paz eterna.
En el cementerio municipal de Granada igual que en los municipios de Nandaime, Diriá, Diriomo y otros lugares donde hay campo santo, centenares de personas están en los preparativos para rendir tributo a los seres que han sido llamados a la presencia del Señor.
Mezcolanza de nuestra cultura y religiosidad
Las esculturas, ornamentos, criptas y mausoleos en el cementerio municipal de Granada, son una mezcolanza de nuestra cultura y religiosidad de nuestro pueblo.
Todo pintado con uniformidad de color blanco hueso, forma un conjunto maravilloso con la Capilla de la Moradona construida de mármol que se mezcla con lo rústico de las piedras labradas de la Capilla de Ánimas.
En esta necrópolis, se estima que exciten más de 60,000 personas de los primeros pobladores de la ciudad de Granada, que duermen en la Paz del Señor.
Breve historia del cementerio de Granada
Don Víctor Guadamuz Martínez, responsable del cementerio municipal, dijo a EL NUEVO DIARIO que los historiadores, entre ellos el doctor Héctor Mena Guerrero, afirman en sus escritos que el campo santo de Granada se construyó en 1830, poco después de la Independencia de Centroamérica.
“Antes no existía cementerio y se enterraban en los atrios de las iglesias y la parte interna, pero hablando del cementerio municipal de Granada, éste estaba dividido en dos partes”, afirma Guadamuz Martínez.
De la Capilla de Ánimas hacia adentro, eran sepultados los cristianos; los no creyentes, estaban afuera, o sea en la entrada del campo santo.
Otros historiadores, entre ellos don José Joaquín Quadra, hablan de que el actual cementerio es de la época de 1851; además que en 1893, cuando asume la presidencia el general José Santos Zelaya, se autorizan oficialmente los campos santos para enterrar a los seres humanos, sin divisionismo entre católicos y evangélicos.
Personajes de la historia
Por su riqueza cultural y colonial, el cementerio de Granada es importante para el turismo religioso, donde reposan la vida eterna en sus criptas y mausoleos los restos de don Fruto Chamorro, primer presidente constitucional de Nicaragua, y don José María Estrada Reyes.
Lo mismo que don Fernando Guzmán Solórzano (1867 – 1871), Vicente Cuadra Lugo, Pedro Joaquín Chamorro Alfaro, Joaquín Zavala Solís, Diego Manuel Chamorro Bolaños, Benjamín Lacayo Sacaza y el Dr. Lorenzo Guerrero Gutiérrez (1966 – 1967), último estadista que aquí duerme en la paz de Cristo.
Aquí descansan monseñor Rivera, la familia Hurtado, Cuadra Cardenal, la familia Pellas, los Ferrey, los Martínez, entre otros que dieron vida y prestigio a la ciudad de Granada.
Iglesia prepara misa campal
Monseñor Bernardo Hombach, Obispo de la diócesis de Granada, en la Capilla de Ánimas, mañana 2 de noviembre a las 4 de la tarde, concelebrará una misa campal en honor a los fieles difuntos, después una procesión que hará el recorrido por las calles del cementerio.