Departamentos

Heridas abiertas en el Casitas

* Evocan a sus muertos y lamentan que quienes desviaron ayuda para víctimas del Mitch, gocen de impunidad

LEÓN
Mientras el huracán Beta se desplazaba por el territorio nacional, en Posoltega la población no interrumpió la conmemoración del séptimo aniversario del deslave del volcán Casitas, provocado por el huracán Mitch.
Después de siete años de la tragedia, en la que se estima murieron tres mil personas, las heridas están latentes en el corazón de los sobreviviente.
“Recuerdo como que fuera ese momento, el lodo arrastró a todos: a mi esposo, hijos, nietos. Los extraño mucho y ya hay resignación en mi alma, ahora tengo que seguir viviendo”, manifestó entre lágrimas la señora Andrea Belinda Caballero Méndez, quien estuvo tres días enterrada en el lodo hasta que fue rescatada. En la actualidad vive en una comunidad cuyas viviendas fueron construidas con fondos de ayuda internacional, desbordada ante los estragos dejados por el Mitch.
El desvío de la ayuda y la impunidad
Sin embargo, no toda el financiamiento llegó a su destino, y para Adriana Muñoz “es inconcebible” que personas que usurparon el dinero enviado solidariamente a los afectados estén viviendo sin pagar la deuda con las víctimas y sobrevivientes del Mitch.
“Si hay justicia, que se les quiten esa ayuda y que se nos pase a nosotros. No es justo que por ejemplo Byron Jerez esté bien, hizo su terraza en el mar, y nosotros sigamos postrados en la pobreza.
Si hicieran una investigación de cada sobreviviente, cuánta ayuda hemos recibido, creo que ni la cuarta parte que donaron vino”, indicó Adriana.
Según la ex alcaldesa de Posoltega, Felícita Zeledón, los afectados recibieron unos quince millones de córdobas a través de la Alcaldía, “sin embargo, los fondos que entraron vía gobierno se desconoce si llegaron en su totalidad”.
La indiferencia del gobierno Alemán
Zeledón dijo vivir con nostalgia cada treinta de octubre, cuando tuvo que enfrentar la peor catástrofe ocurrida en nuestro país, frente a un gobierno que se mostró indiferente e incrédulo con el llamado de auxilio que pedía desesperadamente para rescatar a la gente arrasada por el deslave.
Con el paso de “Beta” por Nicaragua, aseguran no tener miedo, aunque estuvieron pendientes de la trayectoria y las instrucciones, porque saben --al menos los que todavía viven en las faldas del Casitas--, que habrían tenido que buscar refugios seguros.
Perdió a 28 familiares
“Si algo positivo podemos encontrar del Mitch es que ahora estamos preparados y organizados”, señaló Pedro Pablo Miranda, sobreviviente de la comunidad “Rolando Rodríguez”. Pedro Pablo perdió a 28 familiares, incluyendo a sus padres y a su único hijo de apenas dos meses y cuatro días de nacido.
Actualmente doña Andrea, una vez superada la tragedia, ha concentrado sus fuerzas en ayudar a su comunidad. Fue nombrada líder y gestiona proyectos en beneficio de los sobrevivientes.
En tanto, Adriana, quien perdió a su esposo y a dos hijos, en El Tololar tiene un proyecto de crianza de ganado.
En el Parque Memorial Volcán Casitas se realizó el acto conmemorativo, en donde cada año los familiares depositan ofrendas florales. Teniendo como escenario el coloso, recuerdan cómo la furia de la naturaleza les arrebató a sus seres queridos.