Departamentos

Drogas por langosta en la RAAN

* Operativo de la Fuerza Naval deja al descubierto otra dramática realidad de los costeños * Acopiadores legales se quejan porque los que dan drogas son más demandados * Un buzo se sumerge al mar, encuentra una langosta y la cambia por droga que le duplicará ganancia

PUERTO CABEZAS, RAAN -Los miskitos están cambiando langosta por drogas en esta región, según se comprobó en un reciente operativo de la Fuerza Naval en la que se incautó 67 libras de langosta fuera de talla, 210 piedras de crack, 57 tilas de marihuana y una bolsa con seis onzas de la hierba.
El informe fue dado a conocer por el Teniente de Navío, Horacio Quant, Jefe de Capitanía de esta ciudad y el Capitán de Corbeta José Marín Obando, jefe de la Dirección Operativa de la Fuerza Naval en esta Región.
El operativo se ejecutó el pasado fin de semana, en el lugar de los Cayos Mískitos donde unos 4 mil hombres se dedican al trabajo de la pesca de langosta, tortugas y acopio de mariscos.
El informe de la Capitanía de Puerto revela que al momento de acercarse los miembros de la Fuerza Naval a los lugares donde hicieron las revisiones, notaron nerviosismo, lo que levantó sospechas que lograron confirmarse.
Una libra de langosta por “una piedra”
“En el caso de la droga que se ocupó, pertenecía a unas mujeres que se desprendieron de ellas en el momento que nos vieron llegar”, dijo Marín Obando. El oficial dijo que han comprobado que en los Cayos Mískitos, hay más de 300 mujeres que se dedican al negocio del acopio de langosta, pero de éstas, una gran parte intercambian una piedra de crack por una libra de langosta.
“Ellas dan la langosta a acopiadores y a cambio reciben drogas, que en su mayoría es marihuana, piedra crack y no descartamos cocaína”, dijo el oficial. El operativo militar se dio después que en reiteradas ocasiones acopiadores legales se quejaron ante esa instancia, porque las personas que acopian con droga tienen mayor demanda que las que ofrecen dinero efectivo o productos alimenticios.
En el caso de las 67 libras de langosta fuera de talla, 24 libras le fueron ocupadas a acopiadores individuales en los Cayos y 44 le fueron ocupadas a la embarcación de pesca artesanal “Tuapi”, la que regresaba de faenar.
Sin regulación para ambos males
Ante la demanda de compradores de langosta, se está dando con mayor auge la sobreexplotación de la especie fuera de talla, muchas de éstas llegan a medir de cuatro a cinco centímetros de longitud.
Otra de las grandes limitantes es la falta de vigilancia en los bancos de pesca por parte del ente regulador. Adpesca es la entidad, pero se limita a quedar en tierra firme y esperar un llamado de alguien que haya decomisado alguna langosta fuera de talla.
“Es que no tenemos presupuesto para salir a inspeccionar en los sitios de pesca”, se justificó Olando Calero, quien funciona como el único Inspector Regional de Pesca por parte del Adpesca, en toda la Región Autónoma del Atlántico Norte.
“Es triste ver la manera en que se está matando la langosta fuera de talla, pero es aún más triste ver cómo muchos jóvenes miskitos se sumergen en las profundidades en busca de esa colita de langosta para satisfacer su dependencia a la piedra de crack y la marihuana”, se lamentó el Capitán de Corbeta, José Marín Obando.