Departamentos

FISE anuncia “sus recortes” en Matagalpa


MATAGALPA -El Fondo de Inversión Social de Emergencia, FISE, ya no financiará proyectos de adoquinamiento y de mercados, por lo que ahora los alcaldes tendrán que buscar otras fuentes de financiamiento si quieren ejecutar estos tipos de proyectos. Así lo establece el nuevo mecanismo de asignación y focalización de recursos. El argumento del FISE es mejorar la atención a la población más pobre y vulnerable, mediante una especie de reorientación de recursos.
Lo anterior lo expresó la presidente ejecutiva del FISE, Lilliam Osejo Sacasa, ante la presencia de las autoridades de seis municipios del departamento de Matagalpa, quien además agregó que con esta nueva modalidad de trabajo se espera fortalecer las capacidades a nivel local, mediante mejores prácticas en la gestión y manejo de inversiones.
Osejo agregó que con este nuevo mecanismo, no es el FISE ni son sus asesores quienes van a decidir qué proyectos hay que ejecutar en determinado municipio, sino que son las autoridades municipales las que van a priorizar los proyectos que necesitan ejecutar en sus comunas, los que les permitirá potenciar la inversión municipal.
Más dirigidos
Entre los proyectos que ahora financiará el FISE, se encuentran proyectos integrales de agua y saneamiento rural, escuelas especiales, preescolares, escuelas de primaria, institutos, mobiliarios, equipos y huertos escolares.
En lo que respecta a obras de servicios comunitarios, trabajarán en rehabilitación de centros de estudio, drenajes y obras colaterales para caminos rurales y terciarios, cunetas, puentes y vados, puentes colgantes y peatonales, drenajes pluviales, vertederos controlados y plantas de tratamientos.
En cuanto a salud, el FISE financiará puestos de salud, centros de salud con camas y casas maternas, dotación de mobiliario y equipos, así como más viviendas para el personal de salud en zonas rurales de difícil acceso. La presidente ejecutiva del FISE finalizó señalando que el monto mínimo a financiar por éste es de 20 mil dólares, y un máximo de 600 mil, pero con una contrapartida de cada comuna.
Alcaldes se quejan
Los alcaldes señalaron que este nuevo mecanismo les permitirá realizar más obras sociales en sus municipios, pero se verán afectados con otros proyectos, porque ahora tendrán que poner la contrapartida de las transferencias que reciben de parte del Gobierno. Asimismo, aseguraron que se verán afectados en lo que respecta a los proyectos de adoquinamientos y mercados, que algunas alcaldías ya tenían proyectados, por lo que tendrán que buscar otra fuente de financiamiento para concluir estas obras en sus comunas.