Departamentos

Dipilto se “arma” contra desastres

* “No se repetirá un Mitch”, dicen miembros de comités de prevención * 16 comités de prevención listos para activarse en hora

DIPILTO, NUEVA SEGOVIA -El municipio de Dipilto es altamente vulnerable. Es por eso que 16 comités de prevención, de igual número de comarcas de Dipilto, viven en monitoreo permanente, para responder de forma rápida a una emergencia que eventualmente originan deslizamientos de tierra, inundaciones o incendios forestales.
Prácticamente, todo el municipio es vulnerable, con muchos sitios de riesgos donde se han establecidos asentamientos humanos.
El más grave es el cerro El Volcán, en cuya falda muestra fracturas que pueden convertirse en aludes de gran envergadura, y con consecuencias imprevisibles, si no se tiene un sistema de alerta temprana y organización para que la población sepa qué hacer, dónde ir y cómo superar una emergencia.
La amenaza es latente desde el paso del huracán Mitch, en octubre de 1998. Un deslave puede sorprender a los dipilteños, de ahí la atención especial a este municipio de 5 mil 400 habitantes por parte de organismos especializados en prevención de desastres.
Sobre la prevención
Actualmente, la población está inmersa en un proceso de capacitación, organización y equipamiento por parte del proyecto de Fortalecimiento de Capacidades Locales para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres auspiciado por Acsur “Las Segovias” (ONG español) en conjunto con la Alcaldía, Defensa Civil del Ejército, Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) y el Sistema de Prevención de Desastres (Sinapred).
Para tal fin, la Oficina Humanitaria de la Comisión Europea proporcionó 370 mil euros para ejecutar el proyecto hasta el 17 de abril del 2006. Alex Balladares Zelaya, coordinador del Comité Comarcal de Prevención de Las Manos, reconoció que con el apoyo de estos organismos la población está más preparada para disminuir el impacto de un desastre.
“Podemos evitar las pérdidas de vidas humanas con preparación y alerta temprana, aunque los daños materiales son inevitables”, comentó, apoyándose en un mapa de riesgo de su comarca, adherido a la pared donde tiene el radio de comunicación.
El gráfico hecho a mano señala los albergues, población por edades, sexo y la ración de alimentos por persona y otros requerimientos para atender a los damnificados. “Un desastre no nos tomará desorganizados como ocurrió con el huracán Mitch”, indicó. Las 16 comarcas cuentan con su comité y su respectiva brigada de respuesta rápida, equipadas hasta con cuerdas especiales para evacuar por encima de quebradas o ríos desbordados, y están listas a activarse en una hora.
Norma Vanegas Sánchez, coordinadora del Comité de Laguna No. 2, dijo que en el proceso de preparación y organización para enfrentar un desastre hay bastante participación de jóvenes y mujeres.
Alerta temprana
“En el comité territorial habemos tres mujeres, una es la responsable del comité de salud. Los hombres no son tan machistas y dejan participar a sus esposas”, añadió.
Según Francisca Membreño, funcionaria de Acsur Las Segovias de la Oficina de Ocotal, el fin del proyecto es aumentar la capacidad de respuesta local por parte de la población más expuesta a un desastre en el municipio.
Añadió que el sistema de prevención de Dipilto parece ser uno de los más completos del país, además, moderno. Ineter monitorea las fracturas del cerro El Volcán con equipos georeferenciados instalados en las aberturas de las fallas para conocer su movimiento. Y con apoyo del proyecto, instalará equipos especiales en el cauce del río Dipilto para medir su nivel de agua, así como pluviómetros para las precipitaciones.
Próximamente, esa información estará en tiempo real y a mano de las comunidades de los sitios de riesgo, por medio de computadoras que los propios comarqueños manejarán para conocer en qué momento se activa una emergencia por deslizamientos o anegación de aguas.
Para prevenir o enfrentar incendios forestales en época de verano, el proyecto erigirá 5 torres de observación en las cimas más altas del municipio, y estarán dotadas de radios de comunicación portátil, binoculares y mapas para localizar de forma temprana focos de incendios. Cinco simulacros de enfrentamiento a una emergencia serán desarrollados a la fecha que finalice el proyecto, con lo que la población demostrará estar preparada para salvarse a sí misma.