Departamentos

Arrasan con toda una arribada de tortugas

* Bastaron nueve días para dar “el golpe”, nadie los vio, nadie los oyó * Encuentran también restos de tortugas sacrificadas en las costas

Rivas -Cerca de mil personas que llegaron a invadir las costas del refugio de vida silvestre La flor, ubicado al sur del municipio de San Juan del Sur, arrasaron con todos los huevos que desovaron unas seis mil tortugas que arribaron a lo largo de las costas entre
el 26 de septiembre y el cuatro de octubre, según denunció a EL NUEVO DIARIO Wilbert Ibarra, Procurador del Medio Ambiente para la zona sur.
Ibarra agregó que cada quelonio desova como promedio 10 docenas de huevos. "El saqueo masivo que se dio en esta última arribada fue aproximadamente de 60 mil huevos, y esto es algo que tiene preocupada a nuestra institución", comentó.
Agregó que el saqueo de los huevos se dio supuestamente por el poco personal de vigilancia que existe en el refugio, tras asegurar que sólo cuentan con tres miembros del Ejército y dos policías, quienes se vieron opacados ante el mar de gente que llegó el 30 de septiembre a las costas para arrasar con los nidos llenos de huevos.
Sacrifican a tortugas
El procurador también señaló que en las costas de El Ostional, encontraron varias tortugas que fueron sacrificadas únicamente para sacarle los huevos y esto, según dijo, es algo que va proliferando en las costas del refugio de vida silvestre La Flor.
"A más tardar el 14 de octubre se va a dar a conocer una nueva medida que tomará el Marena, para frenar el saqueo y sacrificio de tortugas. Para que se cumpla se va a trabajar en coordinación con la Procuraduría, la Alcaldía de San Juan del Sur, el Ejército y la Policía", dijo el funcionario.
Señaló que algunas comunidades cercanas al refugio han perdido el interés por proteger a las tortugas, pese a que por años se han venido beneficiando con una cantidad de huevos que les asigna Marena. Según Ibarra, los pobladores se interesan más por el comercio que por la protección, tras señalar que hasta están vendiendo los huevos a dos córdobas la docena, sin enterarse que los grandes perdedores son ellos. "Están acabando con la fauna, para darle dinero a los dueños de restaurantes que ofertan cuatro huevos en cien córdobas", concluyó.