Cultural

La Vida esta Escrita en Arena Humana


— —

Vivimos como sońamos, solos dentro de nuestra ;
(soledad,;


pero en mis sueńos, bestezuelas y endriagos;


rondan mi vida como a un pájaro muerto.;


;
La vida esta escrita en arena humana;


que el tiempo enmudece.;


Amarrados al mástil de la vida ;


oímos las reflexiones de los muertos.;


La vida es irreflexiva como el amor y el olvido.;


El amor es un nińo humillado que juega a la gallina;


(ciega;


para verse en el espejo de los muertos;;


es la animalidad de los instintos,;


el primitivismo sexual en la Torre de Babel.;


El olvido es la muerte de las mujeres de Lot,;


la desaparición de la lectura de las calas en las ;


(ruinas del amor.;


Este cuerpo tiene sus raíces en viejas lagrimas;


que tambien fueron manglares y pasto.;


Mudos y olvidados bajo las capas de la tierra;


estan los amantes atrevidos;


que celebraron con mujeres alegres y mal ;


(comprendidas,;


y sus risas desvergonzadas se oyen,;


con el mismo timbre de sus voces,;


en el canto de aire antiguo de los pájaros,;


como el rubor de sus mejillas en la palidez ;


(desmayada de las rosas.;


Leer las líneas de las rosas es como sońar lo;


( vivido.;


Veo a la rosa repetirse, y pongo mi oído en la tierra;


y siento rumores de jadeos, voces y sabios ;


(gruńidos.;


Se llevaron la verdad y la mentira y las enterraron ;


(consigo.;


El agua sucia transmutada en manantial de ;


(desmadre.;


Después de la muerte el cuerpo empieza a ;


(descomponerse;


con la fuerza brutal del carińo de la naturaleza;;


la piel, el tejido blando, los huesos, los órganos ;


(internos,;


se disuelven en imágenes virtuales que aparecen y;


(desaparecen;


en el tributo de la belleza y el horror de los sueńos.;


;
¿ Qué hacían en la vida estos hombres y mujeres;


cuyas calaveras asidas por los huesos que fueron (sus manos;


yacen en estas vasijas del Reyno primitivo de ;


(Xalteva?;


¿ Quiénes son esos rostros que aparecen en ;


(películas documentales;


de tragedias innenarrables;


que fueron aprisionados anónimos por la historia;


en segundos o minutos de filmación?;


¿ De dónde venían y a dónde se dirigieron?;


¿ Quién se acuerda de ellos?;


¿ Y quién se acordara de mi, Dios mío,;


que tengo tanto amor en la vida;


y tanto temor de la muerte?;


;
Francisco de Asís Fernández;


Granada;


31 de Mayo 1999;