Cultural

Campocontracampo


— Rafael Vargarruiz —

La grande illusion, el cine;


;
La cuna se mece sin fin ;


uniendo el presente y el futuro;


Walt Withman-Griffith ;


;
...Dadme dos horas de vida activa ;


y veinte horas de sueńos....;


Luis Buńuel;


;


Hoy, mas que nunca hay que recordar. Recordar a los hombre y mujeres que contribuyeron en este siglo, a subrayar de manera significativa que el cine es un arte. El arte más completo. Mas integral. El que mas ha influenciado a la civilización humana y a este siglo en particular. El cine. El cine y su derivación electrónica, el video. Ambos serán pronto devorados por la tecnología digital y tendremos los minidiscos audiovisuales. El cine habrá cerrado un capítulo glorioso.;


De nińo, me escapaba para ir a ver cine. Entrar en esa especie de capilla ceremonial en que poco a poco se iban apagando las luces mientras, comenzaban las escenas de los próximos films o un noticiero y los abanicos del techo del cine LEON, luchaban contra el calor sofocante de un León Feudal. No importaba el castigo. La cita era impostergable y completamente arrebatado por ese cuadro luminoso fui siendo testigo de la historia, de las historias y de personajes y entre tarzan, los tres mosqueteros y el hombre de la mascara de hierro o Don. ;
Quijote que leía por las tardes, ya no los podía distinguir de los personajes enigmáticos de la pantalla, mezclados con el llanero solitario, tarzan, las momias vampiros o gángsteres y las pirámides o templos Incas o los palacios imposibles de C, B. De Mille. Mi mente infantil era un bullicio de personajes, de paisajes y de locura audiovisual. No sabía si estaba dentro o fuera de la pantalla a como lo filmaría Woody Allen en su Rosa Púrpura del Cairo.;


Mi concepción del mundo ya no era el cuadriculado León cuadrado y castrador. No era esa catedral manchada por los pecados capitales o la calle de La Ronda. Era París o México o Nueva York o las lejanas islas del pacífico sur o Hawai o los viajes en tren por toda Europa o Sissy y Maximiliano. Y así, yo estuve en la segunda guerra mundial, en Path of Glory, mientras Kubrick escudrińaba el guión. Manejé aviones que se tiraban sobre el enemigo a morir. Yo estuve en Pearl Harbor TORA TORA TORA, con Fleischer, Kellogg y Masuda. Navegué los siete mares en submarinos en continuo peligro del enemigo y mas de algunas veces morí. Fui judío, nazi y japonés y norteamericano e indio piel roja. Busqué El tesoro de la Sierra Madre con Huston y fui capitán de caballería y herido en batalla. Cómo ardían las flechas. Escogí la mariposa de la secuencia final de Sin novedad en el frente, Millestone estaba impenetrable. Boris Karloff era un ser gentil entre filmaciones de Frankenstein. Yo le ayudé a Chaplin en Tiempos modernos, cuando la huelga.;


Hay una escena en que Vivien Leigh y yo platicamos, muy bajo ,en una parte de Lo que el viento se llevo, que quedo tirada en un Rincón del cuarto de edición. El G.I.K lo fundamos una madrugada a menos cuarenta grados, en Moscú y lo dirigiría Vladimir Gardin. Tissé en un Rincón tomaba té caliente, mientras limpiaba la cámara. Eisenstein recorría los pasillos papel en mano y Pudovkin, frente a la ventana veía caer la nieve. Había nacido La escuela Cinematográfica del Estado. De todas las artes el cine es para nosotros la mas importante ...dejaría escrito Lenin esa mańana y luego los manifiestos interminables, yo en desvelo, de Dziga Vertov-Maiakowski en el Kino-Glaz.;


Ańos mas tarde, estaría en la escalinata del puerto de Odessa cuando Eisenstein estaba filmando Potemkin y varias veces luchamos con la toma porque el carrito se hacía de lado. Y jugaba ajedrez con Jean Renoir en los intermedios de la Gran ilusión y cuando Bergman hizo encender aquel eterno fósforo en El silencio y estaba en el aeropuerto cuando Bogart se despide de Ingrid Bergman y sabía que siempre quedaba París.;


Recostado en una de las monstruosas columnas de la Cleopatra de Cecil B. de Mille, fumaba. Marlene Dietrich no quería mostrar las piernas en El Angel Azul, yo la persuadí, con un agradecimiento osco de Von Sternberg. y me resbalé varias veces en la jungla de cartón de Tarzan, Johnny Weissmuller. ;


Jugué a las cartas con Alfonso Mejía en Los Olvidados y le sostenía el ojo al Perro Andaluz, mientras Buńuel contaba visiones surrealistas de sus sueńos. ;


Luché en la batalla de Petersburg en El Nacimiento de una nación con todo el odio racista de impoluto Griffith, fui negro y viví en Missisipi y me ahorcaron los del Ku klux klan y también fui uno de ellos, cuando no llegaron todos los extras. E aquí la primera gramática del cine. Mecí la cuna de Intolerancia y fui trabajador en Metrópolis, en el submundo de los trabajadores y en El gabinete del Dr. Caligaris haciendo diseńos expresionistas con Fritz Lang. Y tenía pesadillas en las noches mientras filmábamos Nosferatu, el Vampiro, bajo la férrea dirección de F.W.Murnau. Alemania se tomaba por asalto al mundo. Y fui el abogado que elaboró el acta de constitución de United Artists firmadas por Charles Chaplin, Mary Pickford y Douglas Fairbanks. El Star-system en toda su gloria, puesta La marca del Zorro por Fairbanks. Hollywood en su esplendor. ;
La Marca del fuego, que hizo cine al cine y que discutimos con Louis Dellucen en el café de la Opera, en Paris, mientras preparábamos El viaje a través de lo imposible, entre taza y taza con G. Mellies. O muerto de frío en la gélidas árticas con Nanuk, el esquimal amigo de Flaherty. Colaboré en el diseńo de La Carreta Fantasma , con Victor Sjostrom a mi lado y acompańe a Anita Ekberg en su viaje a Italia. El Ladrón de bicicletas me esperaba, De Sica estaba preocupado . Kurosawa, en las calles de Tokio buscaba el reparto de Rashomon. ;


Recorrí con Carné, El Muelle de las Brumas. Tomaba despacio en la taberna de Marsella en que Louis Delluc filmó Fievre. O escribiendo Films d´art con apoyo de Cecca o en la producción de Napoleón vi par Abel Gance y le ayudé a Ricciotto Cazudo a redactar su Manifiesto de las siete artes, el cine decíamos en ese ańo y lo decimos hoy, es un ARTE. EL SETIMO ARTE. El arte que transforma, contiene y maneja a su gusto y antojo el tiempo y el espacio. LA GRAN ILUSIÓN!!!;


El madrońal, 29 de agosto de 1999;