Cultural

El joven cine chino seduce a la Berlinale

El jurado del 57 Festival Internacional de Cine de Berlín premió con el Oso de Oro a “La boda de Tu Ya”, de Wang Quan’an, y con dos Osos de Plata al filme argentino “El otro”, de Ariel Rotter

El joven cine chino sedujo al jurado del 57 Festival Internacional de Cine de Berlín, que otorgó el Oso de Oro a “La boda de Tu Ya”, de Wang Quan’an, mientras la argentina “El otro”, de Ariel Rotter, también triunfó con dos Osos de Plata: Gran Premio del Jurado y Mejor Actor.
“Desde que aprendí a hacer películas se me enseñó también a dar sueños a las personas. Ahora se hace realidad uno de los míos”, declaró al recibir el galardón Quan’an, de 41 años.
A su lado estaba Yu Nan, la actriz que da vida a la protagonista de su película, una mujer natural de Mongolia en busca de un segundo marido para ayudar económicamente a su familia, especialmente a su primer marido, que se quedó inválido.
Tu Ya pone en marcha su empresa tras obtener el consentimiento de su primer esposo y padre de sus dos hijos condenado a una silla de ruedas, que tan sólo le pide continuar viviendo con ella. Con “La boda de Tu Ya”, Wang Quan’an, realizador de “Eclipse de luna”, ha firmado una película de gran estética, rodada en las áridas tierras del interior de Mongolia.
Sin caer en el sentimentalismo, la cinta resalta la pureza de sus paisajes y la belleza plástica de sus escenas. Es un relato filosófico sobre el poder de una mujer sobre su destino y el amor que puede dar a dos hombres al mismo tiempo.
Pero el filme --rodado esencialmente con actores no profesionales-- es asimismo una oda a la vida de esas poblaciones de Mongolia, amenazadas por el poder central chino y el sedentarismo forzado.
“Quisiera guardar un poco de la vida mongol en una bolsa de celofán para el futuro; eso es lo que sacrificamos en nombre del crecimiento económico”, dijo el director en una conferencia de prensa tras la premiación.
Tras recibir su premio de manos del presidente del jurado, el cineasta estadounidense Paul Schrader, y del director del festival, Dieter Kosslick, Wang Quan’an deseó “un muy buen año” al público del palacio de la Berlinale, ya que este sábado coincidió con el comienzo del Año Nuevo chino.
El otro gran triunfador de la noche fue la película argentina “El otro”, del joven realizador argentino Ariel Rotter, de 33 anos, doblemente galardonada con el Oso de Plata, Gran Premio del Jurado, y el Oso de Plata al Mejor Actor, que fue para su protagonista, Julio Chávez.
Alemania, poco presente en el certamen (dos filmes sobre 22), se llevó el otro premio de interpretación: el Oso de Plata a la Mejor Actriz para Nina Hoss, de 31 años, por su papel en “Yella”.
En este inquietante “thriller”, que es también su tercera colaboración con el director Christian Petzold, un cineasta de la nueva ola alemana, Hoss encarnó a una mujer del este de Alemania que se fue al oeste huyendo de su marido. “Ni por un instante pensé que ganaría”, dijo al recibir el galardón.
El Oso de Plata al Mejor Director fue para el israelí Joseph Cedar, de 38 años, por su filme “Beaufort”, sobre la retirada israelí de Líbano en 2000. “Es un filme sobre la forma de detener una guerra; aspiro a que nuestro gobierno tenga el coraje de detener la guerra”, declaró Cedar desde el escenario del palacio de la Berlinale. “Es asimismo un filme sobre el miedo y sobre mi propio miedo”, agregó.
El Premio al Mejor Primer Largometraje de un director novel, creado en 2006, fue para “Vanaja”, del indio Rajnesh Domalpalli, sobre el destino de una niña de una casta inferior que sueña con ser bailarina.
El conjunto de los actores de “The Good Shepherd”, realizado por el actor estadounidense Robert De Niro --con Matt Damon, Alec Baldwin, Angelina Jolie, William Hurt y la alemana Martina Gedeck-- recibieron un Oso de Plata por “una realización artística excepcional”.
El festival premió a filmes muy políticos en los últimos años. En 2006 el Oso de Oro fue para “Grbavica”, de Jasmila Zbanic, sobre la historia de una mujer violada durante la guerra de Bosnia.
Cuatro años antes, el preciado galardón fue para “Bloody Sunday”, del británico Paul Greengrass, sobre una histórica brutal represión policial de una manifestación de católicos en Irlanda del Norte.