Cultural

El sueńo del tío Billy


— —

Preparando la invasión;


Santos Guardiola era un hombre robusto, de pelo liso, pei nado hacia la izquierda que le cubría la parte corresponBdiente de la frente hasta la extremidad externa de la ceja; lucía un partido a la derecha, donde dejaba al descubierto un pedazo de frente que se adivinaba era amplia. De barba entrecana y bigotes grandes, apenas dejaban al descubierto el labio inferior que era fino y parecía apretado por el superior como si se lo estuviera mordiendo. Cabello largo, pero sin llegar hasta los hombros, cara redonda con dos ojos negros pequeńos y muy vivaces, corpulento, tenía una estatura de unos cinco pies con ocho pulgadas, de piel canela, quemada por el sol de los trópicos en los campos de batalla; era de naturaleza cruel y sanguinaria.;


“Yo ahora estoy en un pleito con la Honduras Interoceanic Railroad y con la Honduras Mining and Trading Company que recibieron un contrato oneroso para Honduras de parte del depuesto general Cabańas y que además, pueden ser la punta de lanza del filibusterismo en Honduras como lo fue la Compańía de El Tránsito en Nicaragua __decía Guardiola a sus dos interlocutores__. La primera quiere hacer un ferrocarril transoceáni co por Honduras y la segunda pretende explotar las minas hondureńas, por un lado; por otro, tengo contraído un compromiso con el gobierno de El Salvador, que me ayudó a ascender al poder, para auxiliarnos mutuamente en cualquier gue rra y hemos decidido que no emprenderemos acción guerrera alguna sin consultar antes con la otra parte. Es por eso que tengo que tomar con calma el asunto de Nicaragua, a la que amo como ustedes mismos por el tiempo que luché al lado de ustedes y por las atenciones que recibí de ustedes. Sé, porque lo he vivido, que Walker es una amenaza para todo Centroamérica y quiero convencer al presidente de El Salvador para que juntos invadamos a los filibusteros”.;


“Pero, general, ya Costa Rica lo hizo. Sus tropas vencieron al filibustero húngaro Luis Schlessinger en la hacienda de Santa Rosa, en El Guanacaste, territorio en litigio con Nicaragua y han ocupado San Juan del Sur” __dijo uno de los interlocutores del presidente de Honduras.;


“)De veras? __preguntó Guardiola incrédulo__. Los tiquillos no son belicosos...”;


“Pero esta vez los mueve el patriotismo centroamericano y tienen un jefe de mucha visión que ha vislumbrado la amenaza que significa el filibusterismo en Nicaragua para todo Centroamérica”.;


“)Y quiénes han convertido a esos ticos pacíficos en guerreros?”;


“Por un lado, repito, su patriotismo centroamericano; por otro, han sido entrenados por oficiales legitimistas como los coroneles Manuel Bosques, Manuel Argüello, Florencio Xatruch y el hoy teniente coronel Ventura Vivas, entre otros”. ;


Intervino el otro interlocutor, que era el general Tomás Martínez:;


“Los dos primeros comandaron las fuerzas ticas que derrotaron al húngaro Luis Schlessinger en la hacienda de Santa Rosa, repitiendo la hazańa que hicieron en Rivas al derrotar al propio Walker el ańo pasado”.15;


“Yo creía que el coronel Manuel Bosques andaba por el Río San Juan... seńor presidente __dijo el general Guardiola dirigiéndose al licenciado José María Estrada__. Puede entrenar a sus hombres en territorio hondureńo, cerca de la frontera con Somotillo y tenerlos listos para la invasión. Yo les suministraré armas y municiones adecuadas para contrarrestar los rifles Mississippi y los Colts de los filibusteros. Sería bueno que ustedes dos invadieran primero a los filibusteros porque se necesita su presencia en Nicaragua, sobre todo la del general Martínez que entiendo es hoy el jefe militar de la legitimidad. Lo que no les prometo para ya, es la participación directa de tropas hondureńas al mando de don Pedro Xatruch, porque necesito el aprobado del gobierno de El Salvador y éste depende del presidente guatemalteco. Me alegro que Florencio Xatruch esté con los ticos... Puede ser el comandante de las fuerzas hondureńas cuando llegue el momento indicado...”;


“)Entonces esto es una cadena; si usted consigue el aprobado de El Salvador y Guatemala, los tres invadirían Nicaragua?” __preguntó Martínez.;


“Exactamente __dijo Guardiola__. Ése es mi plan. Obligar a intervenir a los otros dos países que por estar al norte, más alejados de Nicaragua, no comprenden la importancia y el peligro que para toda la región significa William Walker y sus hombres”.;


“En ese caso __habló el licenciado José María Estrada__ marcharemos para Choluteca desde donde nos prepararemos para la invasión por Somotillo, pero dejaremos aquí al maestro músico Marcelo Lacayo, recién venido de Nicaragua, para que sea el contacto entre usted y nosotros y para que haga otras diligencias tendientes a conseguirnos dinero para comprar más armas, además de las que usted nos suministrará. Esperamos que las actividades del amigo Marcelo Lacayo no sean del desagrado de usted”.;


“Ah, no. Yo conocí a Lacayo en Granada. Es un violinista de primera y un empresario de teatro estupendo. Espero que organice una compańía de teatro aquí en Comayagua y se dedique a entretener a la sociedad hondureńa...”;


“Y a otras cosas...” __dijo Martínez para cerrar la conversación.;


“De las otras cosas procuraré no darme cuenta mientras sean encaminadas a la causa común centroamericana” __terminó el general Guardiola despidiendo a sus amigos en la puerta de su oficina presidencial.;


El joven granadino Marcelo Lacayo pronto tuvo organizado un grupo teatral que llamó la Compańía Lacayo. Entrenó a los actores, todos ellos aficionados y sin experiencia teatral en sus papeles de las obras escritas por él mismo. Eran tres piezas teatrales: dos de ellas se referían a Nicaragua ocupada por los filibusteros y pintaban con crudeza todas las iniquidades que esa fuerza extranjera estaba haciendo en la tierra del pinol.;


En la primera, llamada “La Rapińa”, se explotaba el tema de las confiscaciones con la secuela de injusticia que acarreaban las tales y la repartición de las mejores fincas entre los extranjeros. ;


En “La mama Ramona” escogía como tema burlesco las bellaquerías cometidas por los filibusteros contra la honra de las mujeres nicaragüenses y la ingenuidad de algunas de éstas que se dejaban amar de los extranjeros llevadas por el deseo de irse a vivir a los Estados Unidos, y terminaban apaleadas y ultrajadas y embarazadas y abandonadas por los yanques. La protagonista era una dama llamada La Mama Ramona y se empezaba la obra con la estrofa que decía: “La pobre Mama Ramona la gran vaina le pasó, por andar de enamorada, el yanque se la cogió”.;


La tercera obra se refería a cuatro países hermanos que concurrían a ayudar al quinto que estaba padeciendo de la ocupación extranjera, obligados sus gobernantes por sus propios pueblos que exigían se fuera a ayudar a la hermana república ocupada por las fuerzas bárbaras.;


Además, Marcelo Lacayo, en los intermedios, deleitaba al auditorio con los conciertos de violín que él ejecutaba con tanta maestría.;


El éxito de las veladas fue tremendo. Los pueblos de Comayagua y Tegucigalpa pronto estuvieron efervescentes. Los co mentarios en el Tiangue y en las reuniones sociales eran exaltados en contra de los filibusteros y todos estaban de acuerdo que había que ayudar a Nicaragua en su lucha contra los extranjeros. Marcelo Lacayo recibió donaciones en dinero, en ganado y hasta en fardos de granos, los que vendió para entregar el dinero al general Tomás Martínez, que permanecía en Choluteca esperando el momento de invadir por Somotillo a la tierra pinolera.;


La presión del pueblo era enorme y el general Santos Guardiola la sintió tan amenazadora para él si no acudía en ayuda de Nicaragua, que decidió reunirse con los otros dos presidentes (el de Guatemala y el de El Salvador) en Cojutepeque para discutir el asunto. Tres días a caballo en viaje a la capital salvadoreńa no era nada para amedrentar a dos guerreros y excelentes jinetes como eran los dos generales y presidentes de Guatemala y Honduras, respectivamente, de modo que aquel encuentro his tórico se realizó a finales del mes de mayo de 1856.;


Los generales se inclinaban sobre un mapa de Nicaragua, mientras el civil los observaba displicentemente.;


Afuera, un pregonero gritaba que esa noche se inauguraba el Teatro Lacayo con la presentación de la comedia titulada “La mama Ramona”. El músico y su compańía teatral habían llegado a Cojutepeque.;


“General __decía el general Carrera, presidente de Guatemala__, yo no puedo reconocer como gobierno al del licenciado Estrada porque no tiene territorio dominado. Ni siquiera podría decir cuál es su capital. Un gobierno para ser legítimo necesita tener tierra donde gobernar y Estrada no tiene nada. Sus hombres están peleando, sí, pero desperdigados en guerrillas ... pero eso es otra cosa”.;


“Lamento discrepar, seńor... la gente de Estrada ocupa un amplio territorio nicaragüense; el coronel Rosendo Rodríguez y el coronel José Dolores Estrada dominan desde Tipitapa, pa sando por Las Maderas hasta Las Mojarras, cerca de León, a lo largo de la costa norte del Lago de Managua; la Juliana domina desde esa zona hasta Sébaco; los Lanuza dominan desde Matagalpa hasta Boaco y Fernando Chamorro domina desde Boaco hasta Juigalpa, Chontales, que es la verdadera capital por hoy, de los legitimistas, o sea del licenciado Estrada. Como ve, eso es dominar territorio. En cambio, los democráticos realmente no dominan nada, pues todo lo ocupan los yanques y el gobierno de don Patricio Rivas sí que está en el aire. Tenemos que re conocer al gobierno de Estrada y hacer la invasión bajo su bandera...” __habló Guardiola.;


“Los informes que yo tengo por un enviado especial que envié es que los yanques están colonizando todo Granada y Masaya y que se dedican a trabajar bajo la dirección técnica de un doctor Randolph __dijo tozudamente el presidente guatemalteco__. Por otro lado, la invencibilidad norteamericana no es tal, pues los ticos los derrotaron el 11 de abril pasado en Rivas; y vencieron al mismísimo Walker que los atacó después de abandonar Rivas y dejarla ocupar por los ticos... Por otro lado, general Guardiola, con todo respeto debo informarle que sus informes no son actualizados, pues el general Fernando Cha morro está en la cańada de Yucul, Matagalpa. El general MaBriano Salazar ha ocupado Matagalpa y el general José María Valle lo ha hecho con Nueva Segovia; y el cubano Domingo Goicouría, un metiche apodado Barba Blanca, ha hecho des trozos entre los guerrilleros de Chontales asesinando a todo el que ha caído en sus manos; de modo que los hermanos Francisco, Pablo y Clemente A. Lanuza han huído a juntarse con la Juliana en Sébaco.... No podemos reconocer a un gobierno que no tiene base territorial...”;


Guardiola miró sorprendido al guatemalteco.;


“No sabía yo que los ticos hubieran derrotado a Walker en Rivas ni todo lo demás que usted me narra. )Cómo supo esas noticias?”;


“Porque está de visita en Guatemala una joven granadina sobrina del general Ponciano Corral, que en paz descanse, llamada Justina Corral, la que me narró todos los pormenores de la batalla de Rivas en la que se distinguió un joven Santamaría, de nacionalidad tica, el que incendió la Casona de Guerra, llamada así porque es propiedad de un seńor Guerra, donde se refugiaba Walker con su Estado Mayor y los obligó a salir al descubierto, donde fueron diezmados por los hombres que di rigía el teniente coronel Ventura Vivas, un nicaragüense que ha sido uno de los encargados de entrenar a los ticos... Los coroneles Bosques, Argüello y el tenienxte coronel Ventura Vivas se han convertido en la mamá de Walker, pues a él personalmente lo han derrotado dos veces y a su húngaro Luis Schlessinger también lo sopapearon en Santa Rosa, por supuesto que con el valor de los soldados ticos”.;


“Conozco a Vivas __dijo el general Guardiola recordando su incidente con el oficial legitimista__. No quisiera estar en el pellejo de ningún yanque que caiga en manos de Vivas...Y yo creía que Bosques andaba por el Río San Juan, pero si sus informes son de esa fuente, no puedo dudar...”;


“)Por qué no quisiera usted caer en manos de Vivas?” __preguntó el presidente salvadoreńo.;


“Porque Vivas no perdona a ningún yanque que caiga en sus manos. Lo fusila inmediatamente. Es un tigre feroz con los prisioneros americanos...”;


“Un tigre hablando de otro tigre” __pensó el salvadoreńo, y se hundió en su butaca acolchonada en terciopelo rojo.;


“Tengo listos dos mil soldados para invadir a los filibusteros __interrumpió el presidente Carrera, de Guatemala__. Los movilizaré a las órdenes del general Mariano Paredes, secundado por el general Víctor Zavala, en pocas semanas hasta la frontera con Nicaragua para poner en orden al filibusterismo. Si los ticos derrotaron a Walker en Rivas, )por qué no lo podemos hacer nosotros que somos experimentados en la guerra?”;


“Bueno __dijo el presidente de El Salvador__, yo permitiré el paso de tropas guatemaltecas por territorio nuestro hasta que estemos de acuerdo los tres sobre a cuál gobierno recono ceremos”.;


“)Y a cuál gobierno cree usted que debemos reconocer?” __preguntó ansioso Guardiola, pues sabía que ése sería el voto decisivo en favor o en contra del gobierno del licenciado Estrada.;


“Yo prefiero dar mi opinión en la reunión que tendremos mańana, cuando reciba cierta información que me viene de León. Hoy por la noche, los invito al Teatro Lacayo a ver esa comedia que están anunciando. Es un espectáculo nunca visto en Cojutepeque, por lo que he reservado sillas en primera fila para los tres nosotros y nuestras esposas...”;


En la última reunión tampoco llegaron a ningún acuerdo.;


El general Carrera, presidente guatemalteco, insistió en que deberían reconocer al gobierno democrático encabezado por don Patricio Rivas, y el general Santos Guardiola se mantuvo en sus treces de que el legítimo era el del licenciado José María Estrada.;


Por su parte, el presidente de El Salvador dejó las cosas en peor situación cuando dijo:;


“Yo creo que los nicaragüenses deben arreglar sus asuntos internos primero. Si ellos no se entienden, )cómo quieren que nosotros vayamos a resolverles su problema? Hay que enviar emisar;


ios especiales a los dos cabezas de gobierno para que concuerden alguna unión entre ellos. Sé que el general Máximo Jerez está dispuesto a dialogar con los legitimistas. Ahora es necesario que usted, general Guardiola, convenza a éstos para que entren en conversaciones con sus adversarios y se unan contra los filibusteros. Mientras no lo hagan, yo no permitiré el paso de tropas guatemaltecas por El Salvador, rumbo a Nicaragua, ni movilizaré las mías que están a las órdenes del general Ramón Belloso. )Por qué tengo que mandar soldados salvadoreńos a morir a Nicaragua, cuando los nicaragüenses no se ponen de acuerdo para defender su propio territorio?”;


;