Cultural

Poemas de EL SOLDADO DESCONOCIDO de SALOMON DE LA SELVA


— —

A propósito de la brutal y bestial guerra contra Irak, del libro "El soldado desconocido de Salomón de la Selva, seleccionamos estos poemas que cobran una gran vigencia, y cuya publicación a la vez es continuación de nuestro homenaje a su autor, en el 110 aniversario de su nacimiento.;


;


LA MUERTE AFINA SU VIOLIN;


La Muerte afina su violín.;


La Muerte dice: Voy a tocar;


una danza vieja que no tendrá fin,;


en el aire, en la tierra, en el mar!;


La Muerte afina su violín.;


Ya está afinado. ĄVoy a bailar!;


En el aire mi alma va a ser un jazmín;


leve, blanco y suave,;


leve, blanco y suave...;


de tan leve y tan blanco y tan suave;


me da ganas de llorar!...;


En el aire mi alma va a ser una flor.;


En el aire mi alma lo va a perfumar.;


El olor de mi alma será el del amor.;


ĄAy! y cuántos mancebos me van a envidiar.;


Muchachas garridas, doncellas Ądoncellas!;


Entre blancas sábanas de algodón y lino,;


con una blancura de lirios y estrellas,;


ser el sueńo vuestro será mi destino!;


Ya terminó la introducción.;


La danza comienza, la danza sin fin...;


Y tańe las cuerdas de mi corazón;


la Muerte que toca su alegre violín!;


;


;
MI BAYONETA;


ĄCanto a mi bayoneta!;


ĄOh fuerte, oh recta, como la memoria;


que todavía guardo de mi primera novia!;


Igual a como brillas,;


maravillosa del sol;


al presentar nosotros armas,;


así brillaba ella,;


así me deslumbraba,;


cuando pasaba sola;


del convento a su casa:;


Siempre vestía de blanco, ;


nunca me miraba,;


pero sé que me quería;


con toda el alma...;


Lo que te digo a ti, a ella se lo dije:;


ĄSéme fiel, séme fiel!...;


¿Me habrá olvidado?;


;


VERGÜENZA;


Este era zapatero,;


éste hacía barriles,;


y aquél servía de mozo;


en un hotel de puerto...;


Todos han dicho lo que eran;


antes de ser soldados;;


¿y yo? ¿Yo qué sería;


que ya no lo recuerdo?;


¿Poeta? ĄNo! Decirlo;


me daría vergüenza.;


;


HERIDOS;


He visto a los heridos:;


ĄQué horribles son los trapos manchados de sangre!;


Y los hombres que se quejan mucho;;


y los que se quejan poco;;


y los que ya han dejado de quejarse!;


Y las bocas retorcidas de dolor;;


y los dientes aferrados;;


y aquel muchacho loco que se ha mordido la lengua;


y la lleva de fuera, morada, como si lo hubieran ahorcado!;


;


LA BALA;


La bala que me hiera;


será bala con alma.;


El alma de esa bala;


será como sería;


la canción de una rosa;


si las flores cantaran,;


o el olor de un topacio;


si las piedras olieran,;


o la piel de una música;


si nos fuese posible;


tocar a las canciones;


desnudas con las manos.;


Si me hiere el cerebro;


me dirá: Yo buscaba;


sondear tu pensamiento.;


Y si me hiere el pecho;


me dirá: ĄYo quería;


decirte que te quiero!;