Cultural

Contra la destrucción y la rapińa


— Por Luis Rocha —

Desde mediados del ańo pasado, con motivo del 150 Aniversario del nacimiento de José Martí (28 de enero de 1853) y de la celebración con ese motivo en La Habana de la reunión “Por el equilibrio del mundo”, preparé una conferencia cuyo título tomé de una carta de Martí a su madre: “No son inútiles la verdad y la ternura”, y en su introducción decía que el contexto en que se daba todo esto era la amenaza de una irracional guerra contra Irak, y para reforzar lo anterior citaba gran parte del documento en que los intelectuales norteamericanos decían rotundamente “NO” a esa guerra. Por todo el país dije mi conferencia, y pese a que hoy mismo esa guerra puede estar produciendo los sangrientos frutos esperados por Bush, sigo coincidiendo con Martí en que “no son inútiles la verdad y la ternura”. La verdad, porque las verdaderas intenciones de Bush han quedado al descubierto, gracias a esa nueva potencia mundial que es la opinión pública, de la cual nos habla José Saramago, y la ternura, porque es la que nos diferencia de “ellos” y nos hace ser “nosotros”. “Ellos (no necesito ahora decir sus nombres) -dice también Saramago en un reciente artículo publicado aquí mismo- han elegido lo peor. ;


Nosotros hemos elegido lo mejor.”;


La mentira de que ésta no es una guerra contra Saddam Hussein -pretexto aparentemente lógico dentro de un pervertido lenguaje que la disfraza de lucha contra el “terrorismo”- es tan descarnada como la verdad de que la manufactura de guerra que se está empleando contra Irak, es la misma que permitió que Bush se robara las elecciones y hoy usufructúe el poder con el que sume al mundo en la ignominia, y por otra parte la rapińa conque él y sus secuaces se repartirán el petróleo después de la destrucción. Esos son “ellos”. La ternura es la razón y la justicia, es decir, “nosotros”, a quienes no se puede tildar de ser seguidores de Saddam Hussein, sino de posturas dignas y racionales como las de ;
Francia en la ONU, de las cuales huyó despavorido Bush para atrincherarse en sus secuaces mayores, Aznar y Blair, y un grupo de gobiernos pusilánimes entre los que se encuentra el de Nicaragua: pero “nosotros”, ĄNO!.;


“Nosotros”, un grupo de intelectuales nicaragüenses, hace días, el 5 de marzo, concurrimos a una lectura de poemas contra la guerra, y ahí, en el lugar en que se llevó a cabo, suscribimos un documento que fue publicado aquí mismo. Los organizadores, por razones de espacio, y porque aún faltaban firmas que recoger, no incluyeron a los firmantes existentes, y este hecho mereció el reclamo de algunos lectores, y de otros intelectuales y artistas, que han pedido que ese documento extraordinario, me dicen que elaborado por Juan Carlos Vílchez y Raúl Orozco, sea nuevamente publicado. Esto coincide conque Franz Galich y otro grupo de intelectuales jóvenes, nos pidieran que el NUEVO AMANECER CULTURAL de hoy sábado 29 de marzo, sea en su totalidad un testimonio de “nosotros” contra la guerra en Irak, cualquiera que sea el curso que haya tomado esa guerra que ya no tiene brújula y que nos hace desde ahora preguntarnos: ¿Quién será el próximo? Y concluimos que ésta es desde ya una guerra contra “nosotros”. Sirva por lo tanto este número de NUEVO AMANECER CULTURAL, para reafirmar la verdad y para reafirmar la ternura.;


Esta guerra fue preparada por Bush para no tener retroceso, y por ello su primera víctima ha sido la misma ONU, cuyo Consejo de Seguridad ha sido mortalmente ignorado una vez más. ¿Habrá alguien que componga una “pavana para una organización difunta”?. Todos sabemos ahora que la suerte de Irak estaba echada con o sin inspectores de la ONU y con o sin Consejo de Seguridad. Hace poco un comentarista del “Miami Herald” y de la CNN, decía que esta guerra tenía tres etapas: La primera, la de la opinión pública, ya la había perdido Bush. La segunda, la de destrucción, era casi seguro que la ganara Bush. Y concluía preguntándose: ¿Quién ganará la post guerra? La respuesta es que si no la ganamos “nosotros” estaremos definitivamente perdidos. Nuestra lucha por lo tanto desde ahora es contra la destrucción y la rapińa conque Bush, Blair y ;
Aznar amenazan a la humanidad, pues en nombre de la lucha contra el terrorismo han institucionalizado el terrorismo, y en nombre de la democracia se han erigido en dictadores del planeta tierra. Desde luego que Aznar y Blair son unos miserables acólitos del Gran Inquisidor, Bush, en la celebración de esta misa verdaderamente satánica.;


Por ello no olvidemos jamás que las mejores mentes y voces del mundo se alzaron y se siguen alzando contra esta guerra y que multitudes se siguen manifestando contra ella en toda la faz de la tierra y que pese a sus esfuerzos, las trasnacionales de la información no han podido soterrar ese voto universal por la verdad y la ternura. Eso nos ayudará a seguir siendo “nosotros”, mientras Schahrasad (Sherazada), quien en Bagdad creía llegado el final de sus relatos en la noche 1001, se despierta a la pesadilla de la humanidad: miles de bombas y misiles cayendo en pocas horas; pozos petroleros ardiendo y sobre cadáveres calcinados, tres enormes buitres.;


ĄAmán! ;