Cultural

Contra la guerra y la desesperanza


— —

Los acontecimientos actuales y los terribles por venir, hacen ver con claridad que asistimos a la globalización del nazismo. Estamos asistiendo (y padeciendo) la constatación de la peligrosidad de la fiera humana. Un régimen arrogante y henchido de instintos destructivos que se autoproclama Ťdemócratať, en nombre del capital, del petróleo y de Dios, trata de presentar al mundo esos instintos como virtudes cardinales.;


Se trata, como todos sabemos, del actual gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica o, lo que es lo mismo, del imperio de la fuerza total sin cortapisas. Ese gobierno, bajo el pretexto de la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico pretende ser obedecido ciegamente (como los nazis) y matar en el cumplimiento de las órdenes.;


En estas circunstancias, todo se tergiversa: los asesinos son héroes; las víctimas engendros del mal. El pueblo norteamericano y todos los pueblos del mundo reciben cotidianamente sobredosis de propaganda enloquecedora para que acepten la próxima guerra contra el pueblo de Irak; se les amenaza con terrores imaginarios o creados por el complejo militar industrial y sus cómplices internos y externos, para crear un estado de terror, para militarizarlo, para incitarlo a la delación de sus amigos, vecinos o parientes. Los gérmenes mefíticos del nazismo han fructificado y arrastrarán a ese pueblo y a otros muchos, a una guerra que sabemos dónde y cómo comenzará, pero de la que nadie conoce su final y sobre todo, sus consecuencias.;


Sin embargo, en todo el mundo, se han alzado ya millones de voces contra la guerra y la desesperanza. Los intelectuales más lúcidos y sensitivos y los artistas de todas las artes, protestan contra una guerra que asesinará a millones de seres humanos con armas monstruosas. No en balde, un informe de la Comisión Trilateral, en 1976, afirmó que las naciones estaban gravemente amenazadas por los intelectuales y los periodistas. Y Samuel Huntington, director con Henry Kissinger del Centro de Estudios para Asuntos Internacionales de la Universidad de Harvard, lanzó su grito de alarma ante los peligros que representan para la Ťdemocraciať, ŤLOS INTELECTUALES ORIENTADOS POR VALORESť.;


Nosotros, poetas, ensayistas, narradores nicaragüenses, sin distingos ideológicos, políticos o de cualquier otra naturaleza, habitantes de un país empobrecido y casi colonizado por los EEUU, nos presentamos ante ustedes para sumar nuestras voces al inmenso coro universal que dice: NO A LA GUERRA Y A LA DEVASTACION. El pueblo de Irak y el mismo pueblo norteamericano no merecen ser inmolados por los intentos de un infausto gobierno, de apoderarse de los ricos yacimientos de petróleo del subsuelo iraquí.;


Condenamos al gobierno de Estados Unidos de Norteamérica y a sus cómplices europeos por el genocidio irracional que van a cometer y hacemos votos porque la sangre de los inocentes que morirán bajo los bombardeos criminales de los neonazis que deciden en los países antes mencionados, caiga sobre sus cabezas.;
Desde Nicaragua, Ťel pequeńo país de la tribulaciónť, como dijo Carlos Martínez Rivas, gritando repetimos: NO A LA GUERRA! NO A LA DEVASTACION!;
Managua, 5 de Marzo del ańo 2003.;


Poeta Luis Rocha Director Nuevo Amanecer Cultural;


Poeta Luis: Yo también quiero levantar mi voz de protesta por el genocidio que impulsa el mierdocre de George Bush contra los hermanos del pueblo iraquí. Quiero también firmar el documento de los artistas y poetas, tan significativo, y por el mismo motivo de oponernos a la guerra que todos repudiamos. Te envío este poema para la edición especial.;


Fraterno siempre,;


Tito Leyva;