Cultural

Letras de francia


— Lesbia Espinoza Gutiérrez. —

A inciativa de la Embajada de Francia y apoyada por varias Librerías y casas editoriales, se desarrolló en La Alianza Francesa de Managua, ( 22 Febrero) una Feria de Literatura Francesa. El evento, sin apellidos ni protagónicos, es digno de imitar, sobre todo porque los involucrados en dicha actividad, en especial la Embajada de Francia, lo único que querían o quieren mas permanentemente, es darle el verdadero nivel a los libros, al conocimiento, democratizar el arte. ;


Para esta feria, no hubo ningún apoyo oficial, tampoco lo pidieron y si lo hubiesen hecho, nada habrían logrado. Pues la cultura oficial o mejor dicho la “ oficialidadť , “lo oficioso” encargado de promover la cultura en nuestro país, duerme. Tampoco se acercaron a la Feria, pues la protagonista de ese día ra la Literatura francesa. ;


La espontaneidad y el interés en promover la cultura es tarea digna de quienes tienen el pecho abierto, desnudo de todo egoísmo y maldad. NO se hizo esta Feria de Literatura Francesa por el “ compromiso” de hacer algo para recordar o commemorar a algún escritor que luego pasa el resto del ańo olvidado. La espontaneidad fue lo mejor, nadie llegó para hacer “ activismo”. ;


Algo novedoso y práctico fue el hecho de que la Biblioteca de la Alianza Francesa, sacó de servicio una buena cantidad de obras y venderlas al público a un costo simbólico de 5.00 córdobas cada ejemplar. ;


Panelistas de lujo tuvieron a su cargo diferentes temas de la literatura francesa. Doctor Ivan Uriarte, el Master Pablo “Pablito” Centerno Gómez, el Doctor (nefrológo) José Ronaldo Tenorio Bellanger y el crítico y especialista, Licenciado Norbert Bertrand Barbe. También el profesor de la UNAN, Yader Sequeira participó con una exposición. ;


De la exposición que tuvo a su cargo el Doctor Tenorio Bellanger, quien no teniendo por oficio la literatura, presentó un exquisito trabajo acompańado de excelente dicción y proyección de la voz, presentamos fragmentos de su amena exposición ŤLos Folletones en Franciať.;


Los folletones y La literatura Francesa.;


Con el fenómeno de los Folletones, y la libertad de las ideas, se puede hurgar en otros lugares. Michel Zévaco se arma con su imaginación, con su talento y su genio; se lanza a un combate duro contra la Inquisición de los Jesuitas y el movimiento pernicioso de los acontecimientos de Dreyfus al lado de Bernard Lazare y de Jean Jaurčs. Viene el arresto, la prisión de diez ańos, que no le despojan de la armadura de su causa, “su tarea de sangre intelectual” Agarrado de su poderosa arma, su humanismo y su ingenio. Encuentra en la corte de Valois y en los días sangrientos de Saint-Barthélemy, escenas de degradación política y religiosa. Cuando se engarzan y se alían la política y la religión, se engendran las épocas oscuras y sangrientas, se degrada el ser humano en lo más terrible de las epidemias.;


Victor Hugo por su parte cautiva al público con la virtuosidad de Jean Valjean, y del Obispo Bien Venido. El público hace filas para comprar el periódico que contiene el siguiente capítulo, luego de que Fauchelevent cada vez más admirado a Jean Valjean en el jardín lúgubre del Convento de las monjas de Picpus, de la Orden de san Bernardo. ;


Todo el público está ansioso de saber que es lo que pasara en las cercanías de San Medardo, en San Esteban del Monte, en la calle de Puits-l’Ermite y en Battoir-Saint-Victor. ¿Cómo logrará escapar Jean Valjean en la encrucijada de la calle Droit-Mur? ¿Qué sucederá en la calle Polonceau? ¿Tomará partida por el callejón Genrot? El gran público sigue de cerca los acontecimientos; va por todas esas calles, quiere saber del convento de Picpus.;


LOS MISTERIOS DE PARIS;
La novela que alcanza la más asombrosa difusión será la de Eugčne Sue: “Los Misterios de Paris”; ese mundo hasta entonces desconocido, existente en los suburbios de Paris, como una ciudad enloquecida, con su castillo construido sobre las entrańas del mundo, en medio de una ciudad misteriosa, ciudad cancerosa que atrae y devora, que usa y corrompe, que abre todas sus avenidas y sus calles a la vez como un camino de poder y perdición. ;


Eugčne Sue, entra todas las noches, se interna por esas calles lúgubres, platica con esos personajes siniestros, los conoce, aprende su vocabulario, sus sentimientos perversos; encuentra que allí también se debate la virtud en medio de las lágrimas y el espanto cotidiano y muestra al público algo que no se ignoraba, el escozor en la piel del alma y la angustia del corazón, del alma perdida en un laberinto sin salida. Los personajes de Sue, salen por la puerta de los folletones, con sus grotescas sonrisas, su estúpido mirar, sus terribles intenciones y sus virtudes mancilladas, machacadas por las circunstancias. Cómo no querer pasar una noche en el cabaret ŤConejo Blancoť, viendo por la ventana lo que acontece en la calle sombría ? ¿Porqué no sentarse en la mesa con Le Chourineur, el desconocido y la Goualeuse? ¿Cómo no enternecerse con el dulce candor de Flor-de-Maria, que en argot significa Virgen? ¿Cómo no ser testigo de la cólera y el odio de Rodolphe contra sus adversarios indignos de él?;


Sue influenciará a Flaubert, a Maupassant, a Alphonse Daudet y a otros. ;
George Sand publicará casi todas sus novelas en los folletones. La cultura hierve vigorosa y bella. El público se instruye. La sociedad cambia. Sainte-Beuve, el más penetrante crítico del siglo, no sólo esta inquieto por el genio de su sobrino Baudelaire, a quien le llama “Mi hijo querido”, y lo propone a la Academia, seńalando que es un candidato poli, respetuoso, ejemplar.;


Los Misterios de Parisť, en serie de folletones, cautiva al público francés y al europeo, al extremo que los escritores se lanzaron a escribir los misterios de las grandes ciudades.;


Paul Féval se lanza a la empresa de escribir “Los Hábitos Negros” Maupassant toca el tema de los folletones y los periódicos corruptos, así como la labor inescrupulosa de los periodistas, que llegan a tener tanta fuerza, que pueden hacer y deshacer ministros; la mujer del dueńo de un periódico que se acuesta con un ministro para sacarle una información de provecho personal en su obra “Bel-Ami”. ;


Dumas es presionado por M. Verón, dueńo del diario Constitucional, por los capítulos de la novela “La dama de Montsoreau” ;


Toda la historia de la prensa del siglo XIX esta marcada por la conquista de su libertad, garantizada por la ley de julio de 1881.