Cultural

Novedades del Arte y la Cultura

Echenique arranca con el relato de una fiesta al ritmo de la famosa canción Siboney, en la que un jovencito de 17 ańos se encuentra con una mujer de alrededor de treinta y que, tras convertirse en el escándalo de la velada, huyen juntos a la finca de ella, La Huerta del Amor.

— —

De Alfredo Bryce Echenique;


ŤEl huerto de mi amadať, una apasionada historia de amor ;


ROSA MORA / ISABEL OBIOLS | Barcelona ;


Esta vez sí. El escritor Alfredo Bryce Echenique (Lima, 1939) ha ganado el 51ş Premio Planeta (601.000 euros) con la novela El huerto de mi amada, que envió con el título de El efecto Siboney y bajo el seudónimo de Stanley Black. Narra la historia de un amor apasionado entre un joven de 17 ańos y una atractiva mujer de más de 30. ŤEs una novela de un amor imposible que fue posibleť, dijo anoche Echenique. ;


En 2001 el mundillo literario dio como seguro ganador del 50ş Premio Planeta a Alfredo Bryce Echenique, pero el escritor peruano, tan querido por todos, no tenía la novela acabada, y no es un hombre que se precipite por conseguir un premio. Ganó Rosa Regŕs con la novela La canción de Dorotea, uno de los grandes éxitos del Planeta. ;


Bryce fue proclamado ganador al filo de la medianoche, aunque algunos diarios digitales ya lo daban por hecho a las 10.00. Bryce dijo antes de recoger el premio de manos de Ana Botella, que retomaba en este libro el escenario del Perú de los ańos cincuenta y sesenta, para contar la historia de un excéntrico personaje zarandeado por un amor prohibido.;


La tradicional velada del Planeta se celebró en el Palau Nacional de Montjuďc. ;


Al Premio Planeta 2002 han concurrido 523 novelas, más que en cualquier otra edición, en su mayoría procedentes de Espańa y de América Latina (96). El Planeta está dotado con 601.000 euros y el finalista con 150.250 euros. La otra buena noticia de la noche de los Planeta fue que Echenique, que tras 30 ańos de exilio en diferentes países europeos (entre ellos Espańa) regresó a Perú, ha decidido volver a Espańa. Cuando Maruja Torres le preguntó sobre si se instalaría en Barcelona, Echenique respondió: Ť¿Alguna vez me fui de Barcelona? Quiero vivir entre Lima y Barcelona. Lo importante es que en cada sitio tengas un lugar para estar bienť. ;


Echenique es autor de novelas tan consistentes como Un mundo para Julius, No me esperen en abril, Reo de nocturnidad, La vida exagerada de Martín Romańa, Tantas veces Pedro, A trancas y barrancas, El hombre que hablaba de Octavia de Cádiz, La amigdalitis de Tarzán, Permiso para vivir: antimemorias, o su último libro publicado en Espańa, Guía triste de París. ;


El escritor decidió en 1999 regresar a Perú. Ahora, desencantado de su país, ha decidido regresar a Espańa y, quizá para estar más cerca de su agente literaria, Carmen Balcells, y de otros muchos amigos, ha elegido Barcelona como residencia. ;


************************;


;
Literatura y globalización vs intelectualidad y mercancía;


Por Freddy Cardoza Muńoz;


Los habitantes de toda la esfera terráquea estamos viviendo una época de innovación, un cambio de época, ahora, con la globalización. Globalización entendida como el proceso impulsado por los países desarrollados para efectuar transformación: universalización de las economías de mercado con apertura de los países al comercio internacional en un concepto de liberación, integración económica-financiera en bloques dentro de la competencia comercial. Globalización observada en las economías mundiales. Esas economías, dentro del contexto, afectan a los escritores en su calidad de productores de literatura.;


Rafael Pineda Reyes1 analiza el efecto de la globalización en la producción literaria. Sostiene la tesis que el libro-objeto está reemplazando al texto literario como sujeto: la publicidad sobrepasa el discurso del texto. Las casas editoras cada vez más transnacionales, ejercen presión sobre los autores y, de esa manera, de hecho los obligan a producir literatura que interesa en el campo comercial.;


Sostiene Pineda Reyes que la producción literaria puede ser comparada con la producción de bienes materiales clasificados entre los bienes negociables. De esa manera, el libro pierde su noble condición de texto para convertirse en libro-mercancía.;


En la fase de creación artística, el productor debe afrontar dificultades: en el orden financiero puede ser que no encuentre un patrocinador para financiar los costos de edición y que, además, no tenga los recursos financieros para editar la obra por su cuenta. En el orden político, la producción se acentúa, con carácter de problema, cuando la temática de las obras de los escritores no es del agrado de la clase dominante, poseedora de los medios de producción. Además, los gobiernos no disponen, generalmente, de recursos presupuestarios para apoyar la creación literaria.;


Debe agregarse la competencia determinada por las telenovelas, las radionovelas y los best sellers extranjeros motivada por el gusto de la población común de los estratos económicos medios. En sí, la clase poderosa económicamente no tiene interés en la producción literaria.;


Por su carácter de productor, el artista utiliza los tres factores de la producción: 1. Naturaleza (la naturaleza creadora del artista) 2. Trabajo (la ocupación en el ejercicio intelectual) 3. Capital (los recursos financieros para la producción);


Dos factores fundamentales de la globalización repercuten en la literatura: el flujo de obras extranjeras y el flujo de productos sustitutos. En el primer caso, debido a la apertura de los mercados nacionales la literatura puede influir más fácilmente hacia algunos países desde los países que han mantenido su tradición de productores de literatura, es decir, la Ťinvasiónť de obras literarias a esas regiones donde la creación literaria es insuficiente o, el escritor, por falta de dinero para editar su obra no alcanza el prestigio comercial de algunos extranjeros.;


En el caso del flujo de productos sustitutos, las publicaciones, en la forma como hasta ahora han sido conocidas, parecen estar superadas, para un futuro no lejano, por las pantallas de los monitores computarizados. Y, por último, las leyes nacionales de Derechos de Autor tienden a debilitarse ante el ímpetu de la era de las fotocopiadoras y computadoras. Las producciones literarias nacionales, concluye Pineda Reyes, están condenadas a sufrir el impacto de la globalización debido a los fenómenos de competencia, sociología de la literatura y por la impotencia de los Estados en los países de las pequeńas economías.;


;
1 Licenciado en Lengua y Literatura, Maestro en Investigación y Maestro en docencia universitaria.