Cultural

Esquilino

Eleusis 525 a.C. 456 Gela a. C.

— Por Ernesto Castillo Martínez —

Hijo de Euforión, propietario de clase alta. Combatió como soldado en Maratón y Salamina. Según Herodoto, (VI, XVI), tuvo un hermano, Cinegirio, que murió en Maratón a consecuencia de un hachazo, que le cortó la mano cuando trataba de aferrarse al mascarón de popa de una nave enemiga para impedir que se hiciera a la mar.;


Muy joven participa en los certámenes trágicos. En 499.a.C. compitió con Prátinas y Quérilo. Su primera victoria en los concursos la obtuvo en 484, después seguirían otros doce triunfos. Como Píndaro, se trasladó a Siracusa, Sicilia a la corte del tirano Herión. Allí se representa en el 472 Los persas y compone un drama Las Etneas para conmemorar la fundación de Etna. De regreso en Atenas es vencido en el certamen de 468 por Sófocles; en el 467, triunfa con la Trilogía Tebana ( Layo, Edipo y Siete contra Tebas) y en el 458 con la Orestíada (Agamenón, Coéforas y Euménides). En su tumba según un biógrafo anónimo se leía: “Esta tumba encierra a Esquilo, hijo de Euforión, ateniense, que murió en la fértil Gela, de su valor testimonio puede ofrecer el bosque de Maratón y el medo de honda cabellera, que lo conoce”.;


Las obras de Esquilo llegan a la biblioteca de Alejandría por obra de Ptolomeo; Alejandro el etolio hizo una revisión de las piezas trágicas de la biblioteca; Aristófanes de Bizancio hizo una edición del poeta y Aristarco escribió un comentario a la obra. En el siglo II d. de C. Se hizo una selección de autores griegos que contenía una relación de las siete tragedias que hoy conocemos. De los 73 títulos mencionados en el catálogo de Esquilo y los 90 que se mencionan en la Suda sólo quedaron esas siete piezas íntegras.;


Esquilo fija en su forma definitiva la tragedia ática en su estructura interna así como en los detalles de la representación (escenografía, vestuario, etc). La trama de sus obras es muy simple: teatro fundamentalmente narrativo utiliza la técnica de anticipar por medio de insinuaciones y retrasar a la vez el desenlace de la acción.;


Los Persas es un cuadro patriótico en que se narra la humillación del poderío persa ante las armas griegas. Con esa obra demuestra que los atenienses no tenían ya la necesidad de acudir exclusivamente a los héroes del pasado para educar a sus hijos en el culto de las grandes acciones heroicas. Describe con mucho color la fastuosidad persa, el carácter de los viejos consejeros y el especial amor de los padres de Jerjes. Es una tragedia de corte épico basada en un hecho histórico; de forma insistente nos encontramos con nombres de guerreros y lugares de la batalla. En la obra hay una tensión dramática bien calculada que terminará con la aparición de Jerjes en escena y al mutua descarga de lamentos y reproches en el coro de ancianos. El diálogo entre el coro y Atosa nos proporciona una información detallada sobre Atenas y Grecia, y en el coro, al comienzo al describir la grandiosidad de la expedición persa pareciera sugerir una victoria a los ejércitos de Jerjes, aunque después el coro seńala la posibilidad de una trampa de la divinidad que pueda significar la catástrofe, como se sugiere en el sueńo de Atosa: Jerjes intenta someter al yugo a dos hermosas doncellas. Una acepta la dominación mientras la otra se rebela y provoca la caída de Jerjes.;


Los Siete contra Tebas única conservada de la trilogía del ciclo tebano muestra a la ciudad sitiada por Polínices y a Etéocles preparándose para la defensa. Heteo acalla los lamentos del coro femenino con viriles palabras; gran parte de la obra está integrada por el diálogo del mensajero y de Etéocles que contrapone a cada uno de los jefes enemigos apostados frente a las puertas de Tebas un guerrero tebano.;


El Prometeo encadenado es la única pieza conservada de la trilogía que formó con el Prometeo liberado y el Prometeo portador del fuego. Pohlenz considera que lo más probable es que el Prometeo portador del fuego encabezaría la trilogía y relataría el robo del rayo que le valió al titán el castigo divino. En el prometeo liberado relataría la reconciliación de los poderes divinos y se reinvidicaría la figura de Prometeo. En el Prometeo encadenado presenta al titán como la viva imagen de la rebeldía, obstinación y arrogancia. Desoye las conminaciones de Zeus, no revela su secreto y queda sepultado en el cataclismo final bajo la roca a que le ató Hefesto por orden del monarca de los dioses.;


La Orestíada, vencedera en 458 a.C. se abre con Agamenón, considerada por muchos su más grandiosa pieza. En ella el espectador va conociendo por el prólogo del vigilante, los cantos del coro y las palabras de Clitemnestra el clima psicológico del drama: la espera del regreso del rey, ausente de Troya, su sentimiento de culpa, el crimen y la traición que le esperan en palacio. El desenlace, con Clitemnestra empuńando el arma homicida lo anticipa Casandra que estática contempla el desarrollo del crimen en palacio.;


Clitemnestra después de cometido el crimen, en su penúltima intervención en la obra “Agamenón” le dice a Egisto:;


“Ąoh el más querido de los hombres, no más, no más; no causemos otros males! Sobrados son ya los sucedidos para que cojamos de ellos una tristísima mies. Basta ya de muertes; no más ensangrentarnos. Anda adentro tú; y vosotros, ancianos, marchad cada cual a vuestra casa, antes que tengáis que sentir algún desastre. Lo que hemos hecho tenía que suceder. Y si con esto el Destino se da por contento de calamidades, todavía después de haber recibido de su cólera golpes tan terribles, pudiéramos tenerlo a dicha. Tal os advierte una mujer, si es que os dignáis escucharla”.