Cultural

Azarias H. Pallais


— —

(1884-1954);


LETRAS DE NICARAGUA;


Informando a nuestros lectores, pero sobre todo pensando en la formación de estudiantes de secundaria y universitarios, a la vez hemos querido con esta sección dotar a los profesores de un instrumento didáctico que los ayude en sus clases de literatura.;


;
Una de las más interesantes personalidades de la literatura nicaragüense, Azarías H. Pallais nació en la ciudad de León, hijo del doctor Desiderio Pallais y de María José Bermúdez. El ámbito liberal de esa ciudad y la ascendencia francesa de su padre lo hizo quizá marchar a Francia y a Bélgica a cursar estudios religiosos y filosóficos en el Seminario San Sulplicio de París y en la Universidad de Lovaina, ciudad en donde, además de realizar su vocación religiosa, entró en contacto con la poesía simbolista, que algunos críticos llaman de Ťtono a banda menorť (Maeterlinck, James, Verhaeren, Rodenbach, Ragnier y otros). En Roma culminó su carrera sacerdotal, doctorándose en Teología en la Universidad Apolinaria.;


A partir de 1909 viajó por otros países europeos, optando por instalarse en la poética Brujas de Flandes, ciudad llena de encanto y fantasía que aparece frecuentemente en sus poemas como un símbolo de quietud y contemplación. Ahí también profundizó sus estudios clásico. Es un hecho, según cuentan algunos vanguardistas, que sabía griego, latín y hebreo y que hasta tradujo un trozo de ;
La Ilíada, que no se ha encontrado todavía. Antes de la catástrofe de la Primera Guerra Mundial, regresó a su León, para ejercer la cátedra en el ;
Seminario de la ciudad. Orador, se le recuerda por sus discursos en las exequias de Darío, en las festividades marianas de la catedral y en el centenario de la Universidad. Fue director del Instituto Nacional de Occidente y miembro de la Academia Nicaragüense de la Lengua, así como cura párroco de Corinto a partir de 1938.;


Lo atractivo de la personalidad pallesiana no reside solo en la gran calidad de su obra literaria, elaborada a partir del conocimiento del simbolismo más inefable y místico, así como la presencia de la Biblia y los Libros de Horas medievales, sino su figura avanzada de sacerdote rebelde y contestatario, Ťpreconciliarť en el sentido de esbozar una teología de la liberación, tal como lo ha demostrado José Argüello Lacayo en su extraordinario libro, Un pobre de Jesús. Pallais, en aquella Nicaragua atrasada y feudal, mantuvo el mensaje de Cristo, el mensaje de las palabras evangelizadas, afirmándolas en contra de la oligarquía de las paralelas históricas (liberales y conservadoras), criticando, con su actitud personal y con sus palabras vibrantes de poeta y orador, al clero oficial y a la dictadura. Pablo Antonio Cuadra y Ernesto Cardenal lo ven como un precursor del espíritu vanguardista, no solo en el aspecto literario, sino en el religioso.;


ŤEra una mezcla de Francisco de Asís y de Francis Jammes, gótico y modernoť, dice Cardenal, Ťde cuerpo alto y enjuto rostro ascético, con sotana siempre raída, amigo de andar por los caminos, enintimidad con los humildes, su figura en Nicaragua fue casi de leyenda. Estaba en pugna con el poder civil y eclesiástico. Fue un hombre que vivió lo que escribió y lo que predicó, y en su palabra lo mismo que en su vida estuvo al lado de los pobres y en contra de los ricos. Sus sermones eran pintorescos y a la vez dramáticos, son una voz imponente y original, llena de curiosas inflexionesť.;


ŤTodo en él, desde su vida, hasta su físicoť, dice Julio Valle Castillo, Ťeran cosa poética, poesía o poemať. Jorge Eduardo Arellano, en su Diccionario de autores nicaragüenses, afirma que fue un auténtico continuador de Rubén Darío, ŤSu poesíať, dice. Ťes una predicación incansable de la verdad cristiana, jubilosa y franciscana, de comunión íntima con las cosas, con un sentido del canto que se remota a su formación clásica y a la Ilíada y a la Odisea, que comenzó a traducir en el espańol de Nicaraguať.;


ŤSu incesante actividad poéticať, afirma Alvaro Urtecho, Ťes la expresión natural de un espíritu auténticamente religioso, el testimonio de un alma empeńada en alabar la obra de Dios, catalizando a la armonía entre las criaturas y el Creador, entre las obras humanas y las obras divinas. Para Pallais la poesía no era el territorio o inseguro e incómodo del tormento y la duda, sino la prolongación diurna y diáfana del oficio litúrgico. Una obra que sabe lejana, infantil, ausente como el vitral de una catedral gótica o como las miniaturas de un Libro de Horas o de Iluminaciones medievalesť.;


Sus obras principales son: Ala sombra del agua, 1917, Espuma y estrellas, 1919, El libro de las palabras evangelizadas, 1927, Bello tono menor, 1928, Caminos, 1921, Epístola católica a Rafael Arévalo Martínez, 1946, Piraterías, 19512. Glosas, 1971.;


;


IN OMNIBUS UNUM;


Los pétalos son versos y los versos son cantos ;


y los cantos del color son lo versos más santos; ;


el alma del color ;


es un verso y el alma del verso es luminosa, ;


y el alma de la nota, verso suave de rosa, ;


casto como el fulgor.;


;
La música es pintura de escondidos amores, ;


y la ingenua pintura, música de colores: ;


tres notas, una voz: ;


circula por las formas de toda poesía, ;


como un ardiente soplo de mística armonía ;


la ráfaga de Dios!;


;


;
SOR EULOGIA;


Sor Eulogia lleva bien su nombre, por ;


doquiera que pasa va Nuestro Seńor.;


;
Con ella, bendice todo lo que mira, ;


ya sea verdad, ya sea mentira.;


;
Derecha e izquierda, sin mirar a quien,;


sus ojos humildes siempre hacen el bien.;


;
Sor Eulogia, lega, como es la portera, ;


salva a los de adentro, salva a los de afuera.;


;
La vida que al mundo sus horas despliega, ;


sube por aquellos ojos de la lega.;


;
Hay ojos que siguen sobre los caminos,;


los pasos cansados de los peregrinos.;


;
Ojos de alegría, de paz y de amor: ;


los ojos divinos de Nuestro Seńor.;


;
¿Madre Superiora será la primera? ;


Vanas apariencias, ni es digna siquiera;


;
de recibir una mirada de sor ;


Eulogia, se invierten las cosas. Mejor;


;
ser lega sufrida. En la última hora ;


querrá ser portera Madre superiora.;


;
Sor Eulogia tiene manos milagrosas, ;


manos que son dueńas de todas las rosas.;


;
Manos destinadas a las cosas bellas, ;


ĄManos como aquellas!, Ąmanos como aquellas!;


;
Manos de virtud: ĄQuedan florecidas ;


las cosas que toca! Las manos unidas;


;
de muchos obispos, si un obispo fuera ;


como sor Eulogia, su mano tuviera;


;
la misma eficacia del bello poder ;


que hace cuanto quiere con sólo querer.;


;