Contacto END

Evangélicos en campaña por la donación de sangre


Los miembros de la Iglesia Adventista en coordinación con la Cruz Roja Nicaragüense desarrollarán entre el seis de febrero y el 27 de marzo próximo la segunda etapa de la llamada Caravana por la Vida, una jornada de conciencia para que todos los nicaragüenses sin distingo de religión donen un poco de su sangre para salvar vidas.
Donar sangre muchas veces es sinónimo de donar vida y los que se opongan a este principio violentan la voluntad de Dios, aseguró el pastor Enrique Vado, de la Iglesia Adventista.
Vado conoce que algunas religiones se oponen a las transfusiones de sangre para cualquiera de sus fieles, incluso cuando están en situaciones de peligro. No obstante, recomendó cambiar esta errónea visión pues en ninguna parte de las Sagradas Escrituras aparece este tipo de prohibiciones.
“El libro de Levítico hace mención que no debemos de comer sangre por el asunto de las enfermedades, dice que no debemos comer carne con su sangre, pero en relación con la vida humana priva la vida humana”, indicó el pastor.

Impulsan campaña
Bajo estos principios los miembros de la Iglesia Adventista --también llamada Misión Adventista Central de Nicaragua-- en coordinación con los directivos de la Cruz Roja recorrerán Jinotega, Rivas, Jinotepe, Estelí, Matagalpa, Puerto Cabezas y León para promover la donación voluntaria de sangre.
La primera etapa de la Caravana por la Vida se realizó en agosto del 2009 y se logró recolectar mil unidades de sangre, pero en esta ocasión el pastor Vado considera que la cantidad se puede duplicar.
El pastor expresó que respeta a las otras iglesias que consideran una mala práctica el que sus fieles donen o reciban sangre de otra persona, pero, en su iglesia, añadió, “compartir un poquito de sangre es compartir vida”.

Solidario
Y esto es lo que comparte Felipe Bravo, un habitante de Tisma, departamento de Masaya. Este hombre de 40 años ayer visitó la Cruz Roja para donar sangre. Y aunque no dijo con cual religión simpatizaba, manifestó que “llevo varios años como donante” para “ayudar a quien lo necesite”, sean familiares o personas que quizás nunca logrará conocer.
Para el doctor René Berríos, Director del Banco Nacional de Sangre de la Cruz Roja Nicaragüense, el apoyo de la Iglesia Adventista es importante pues ayuda a mantener una buena cantidad de paquetes sanguíneos en reserva y, de esta manera, estar preparados para enfrentar cualquier eventualidad.
El médico explicó que en la actualidad mantienen al menos 750 paquetes globulares en reserva, lo cual permite entregar a diario un lote de entre 240 a 250 a las distintas unidades de salud del país. Lo ideal es que la reserva se mantenga por encima de los 500 paquetes globulares o sanguíneos.
“Hemos logrado regular el abastecimiento. Tenemos un promedio de 250 donaciones diarias”, indicó Berríos, quien confía que además del apoyo de los adventistas, la captación de donantes se elevará con la apertura del año escolar. Los estudiantes de secundaria y universitarios son los principales donantes, agregó.
En el 2009 el Banco Nacional de Sangre de la Cruz Roja Nicaragüense logró captar 60 mil donaciones voluntarias. Según parámetros internacionales, un país como Nicaragua necesita unas 72 mil donaciones al año para evitar mayores problemas. Esta cifra se puede alcanzar con estas campañas educativas que demuestran la importancia de ser un donante.