Contacto END

No han podido vender las bujías ahorrativas


Nery García

El Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, no ha logrado completar la distribución de un millón 803 mil 700 bombillos ahorrativos en más de 669 mil viviendas nicaragüenses en tres meses, a partir de finales de junio pasado, por lo que ahora directivos de esta institución decidieron venderle una parte a Unión Fenosa para que apoye con la distribución.
Al menos así lo revelaron fuentes de Fenosa que aseguraron que el plan denominado “Operación Bujía”, no dio los resultados que esperaba el INSS, y que buscaba ahorrar 60 megavatios para esta fecha, lo que significaba que el Estado no hubiera tenido que recurrir en adquirir una deuda de 25 millones de dólares en combustible venezolano para poder generar 48 megavatios a través de las plantas Hugo Chávez.
EL NUEVO DIARIO intentó conocer desde hace dos días la versión del titular del INSS, Roberto López, en relación con la venta de los bombillos a Fenosa, pero ha sido imposible, pues no ha dado respuesta a nuestra solicitud.
El ministro de Energía y Minas, Emilio Rappaccioli, y Ernesto Martínez Tiffer, presidente de la Empresa Nicaragüense de Electricidad, ENEL, reconocieron que el INSS hasta la fecha sólo ha podido distribuir un millón de bombillos ahorrativos en cinco meses, a pesar de que López dijo en junio que dicha distribución tardaría tres meses y que permitiría ahorrar unos 60 megavatios.
En cuanto a la venta de los bombillos a Fenosa, Rappaccioli dijo que “en absoluto, el INSS no le ha vendido ninguna bujía a Unión Fenosa”. Y Martínez Tiffer señaló no tener conocimiento sobre dicha venta.
Mientras tanto, ayer Andrés Wilches, jefe de distrito de Fenosa, reveló que efectivamente el INSS les ha vendido mil 600 bujías ahorrativas a un precio de siete córdobas, con el fin de que los distribuya en los asentamientos, para que los pobladores ahorren energía, además anunció que mañana estarán en el barrio “Bello Amanecer” vendiendo este producto al mismo precio que lo compraron al INSS.