Contacto END

Destruyen refugio de aves migratorias

* Piches, garzas, gallinas de aguas y otras especies quedaron desprotegidas * Marena señala a una mujer de haber mandado a arrasar reserva natural * Envió peones a colocar trampas para impedir que campesinos salvaran ecosistema

Lesber Quintero

Un humedal que servía de anidación para aves migratorias que pasan por la Isla de Ometepe, y especies propias de la zona, como piches, gallinas de agua, colibríes y garzas, fue destruido casi completamente.
Funcionarios del Marena identificaron a Blanca Lazo como la mujer que mandó a arrasar el área de reserva natural, por lo cual decidieron abrirle un proceso administrativo por delitos ambientales.
Lo anterior lo confirmó Bosco Castillo, quien funge en el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (Marena), como coordinador técnico de la Reserva Natural, que incluye toda la Isla de Ometepe.
Cabe señalar que dicho humedal se localiza en la comunidad de Mérida, en el municipio de Altagracia, y es separado de las costas del Cocibolca sólo por el camino que comunica a los poblados del volcán Madera.
La destrucción se dio el pasado viernes, cuando trabajadores de Lazo procedieron a cercar el humedal y a remover la vegetación hasta dejar visible el agua. “Eso es un delito ambiental grave, y por ende se abrirá proceso administrativo a la señora Blanca Lazo”, denunció Castillo.
El funcionario agregó que con sólo remover la vegetación, los animales de agua y aves perdieron su hábitat. A la vez relató que los trabajadores de Lazo pusieron trampas dentro del humedal para que los campesinos no ingresaran a la propiedad a impedir la atrocidad que se cometió.

Reclama humedal del Estado
La señora Lazo reclama como parte de su propiedad el humedal y sus alrededores, y por ende ordenó “pelar” el área, sin importarle la magnitud del daño causado a todo un ecosistema.
EL NUEVO DIARIO visitó su casa de habitación para conocer su versión, pero ella a través de uno de sus empleados, de nombre Marcelino, mandó a decir que no nos podía atender y que después daría a conocer su versión.
Sin embargo, los pobladores de la zona señalaron que el área es del Estado, y el propio Castillo confirmó que en las investigaciones, el alcalde de Altagracia Crecencio Ruiz Oporta aseguró lo mismo. Es decir, no es una propiedad privada.
Según Carlos Hernández, habitante de la comunidad de Mérida, los pobladores de la zona tuvieron un fuerte enfrentamiento con los empleados de Lazo, cuando trataron de impedir que se destruyera el humedal.
“Nos opusimos porque no es de ella, es del Estado, y, además, es un sitio que nosotros protegemos para el paso de aves migratorias y las de la zona, y por ende no permitiremos que lo usen para actividad agrícola o turística”, manifestó Hernández.