Contacto END

Entregan el proyecto de Ley de Vivienda Digna

* Movimiento Comunal en alianza con Red de Vivienda y Ceprodel * Iniciativa enriquecida por foros con pobladores y líderes sociales * No más “soluciones habitacionales” al estilo del Banco Mundial

Ernesto Aburto

Una concentración de líderes comunales en el auditorio del Conpes, sirvió de marco al histórico acontecimiento social del miércoles por la mañana, cuando el Movimiento Comunal, el Centro de Promoción del Desarrollo Social y Erradicación de la Pobreza (Ceprodel), y las organizaciones no gubernamentales de la Red de Vivienda, entregaron al diputado y médico Gustavo Porras Cortez, el anteproyecto de Ley de Vivienda Digna en Nicaragua.
En la actividad estuvo presente otro diputado que ha sido valioso apoyo para el largo proceso de elaboración de este instrumento legal, el ingeniero Agustín Jarquín Anaya, quien declaró a EL NUEVO DIARIO que ahora dentro del Parlamento habrá que conciliar el presente anteproyecto, con otro de características parecidas que se propone introducir la Presidencia de la República.
No obstante, el anteproyecto presentado el miércoles es el primer instrumento legal de su tipo que, de ser finalmente aprobado en la Asamblea Nacional, sin muchos cambios, recogerá como una obligación ineludible del Estado la primera y más importante responsabilidad de acometer acciones para dotar a todos los nicaragüenses pobres de una vivienda decorosa en comunidades solidarias y autosostenibles.
A luchar desde ya
Porras, quien además de diputado preside el Consejo de Planificación Económica y Social (Conpes), afirmó que el proyecto será introducido inmediatamente a la primera secretaría del Parlamento, incluso antes de que el Movimiento Comunal recoja las 30 mil firmas de respaldo que ha prometido. Hay que luchar desde ya, y luego vendrán las movilizaciones que sea necesario, proclamó.
La secretaria técnica de la Red de Vivienda, licenciada Lourdes Jirón, dijo durante el acto que este proyecto de ley recoge el sentir de la población nicaragüense desde la propia base, así como todos los aspectos relacionados con la vivienda digna. Esto es el uso y disponibilidad de suelos urbanizables para los más pobres, el financiamiento nivelado, es decir, no igual para todos, ya que la gente demasiado pobre no pagaría absolutamente nada por la vivienda que reciba.
Además, la participación corresponsable de las municipalidades, la vivienda como derecho y no como mercancía, y el cooperativismo como principal constructor de casas y comunidades, apoyados por equipos interdisciplinarios.
Aportes desde la base
Por su parte Miguel González Solórzano, Director Ejecutivo de Ceprodel, exaltó el proceso de consultas a que fue sometida la ley desde el 21 de agosto pasado, con asambleas del Movimiento Comunal en 15 distritos de Managua y 10 municipalidades del país, mediante 17 foros en los que participaron 1,100 personas.
Reseñó González que entre los principales aportes que estos foros hicieron al anteproyecto de ley figuran la no exclusión partidaria para nadie que necesite una casa; ni la discriminación por razones de edad, capacidades diferentes o religiones. Asimismo, las asambleas comunales aportaron al anteproyecto el enfoque ecológico y la prevención de desastres, y el subsidio total a jefes de familias con capacidades diferentes.
El secretario general del Consejo Nacional del Movimiento Comunal, Douglas Pérez, rechazó de entrada las “soluciones habitacionales” de techo y piso que propone el Banco Mundial, y dijo que no aceptarán en ninguna ley como vivienda digna ningún habitáculo que tenga menos de 45 metros cuadrados. “No más cajitas de fósforos”, proclamó en su estilo característico, al resaltar la necesidad de luchar contra las reglas neoliberales del juego en materia de vivienda, y declarar a Gustavo Porras como el embajador del Movimiento Comunal ante la Asamblea Nacional en temas habitacionales.
Casas en vez de Cenis
“Que no se paguen los Cenis y se invierta esos 500 millones de dólares en construcción de viviendas populares. No más entidades auxiliares administrando créditos y subsidios, que lo hagan las propias cooperativas de viviendas”, dijo Pérez, al referir que eso implica que “vamos a construir un nuevo sujeto social en este país, es decir, la inmensa cantidad de cooperativas habitacionales que creen una nueva forma de gestionar viviendas en este país”.
Según reveló Pérez, “ya estamos en eso. El Movimiento Comunal ya tiene cinco cooperativas de vivienda, y una de ellas sólo de mujeres”. Todo eso, dijo, “dentro del marco de un cooperativismo que fomente valores y principios de convivencia comunal, y que sean comunidades productivas”.