Contacto END

En el camino del Sol de Justicia

* Trabajan en el ámbito social apoyando escuelas, orfanatos, centros de rehabilitación y hospitales * Contactos en Japón y Europa, y hay promesas de ONG de EU para donar más de 50 contenedores con ropa, materiales escolares y vitaminas para la niñez

El deseo de ver un cambio en la sociedad nicaragüenses motiva a los integrantes de la Asociación Sol de Justicia a continuar su camino en la misión de ayudar a los pobres, niños y jóvenes más necesitados.
Desde los años ochenta, el presidente de esta asociación sin fines de lucro, Benedicto Hernández, entregó su vida a ese deseo de “ayudar, principalmente a los jóvenes, a reconstruir los valores morales perdidos en la sociedad nicaragüenses, sin colores religiosos y con respeto a todas las iglesias.”
Las Cruzada Estudiantil Profesional para Cristo, donde el actual presidente es Jimmy Hassan, fue la primera puerta que se le abrió por delante a Hernández, y fue cuando descubrió lo hermoso que es ayudar por ayudar.

Cantos espirituales
Después vino una idea mejor. Pensó en lo maravilloso que es cuando todas las voces se unen para entonar un mismo coro que se eleva a Dios, y se le ocurrió recopilar cantos con un alto contenido moral donde reuniera a los mejores cantantes, intérpretes y compositores de la música internacional y latinoamericana. Su proyecto ha sido tan productivo, que es reproducido por católicos y evangélicos, según él.
“Ha servido como un apoyo enorme a las iglesias, porque ya se había perdido la cultura de escribir y resaltar a los autores nicaragüenses”.
Hernández creó cuatro cancioneros para ser utilizados en las distintas iglesias: “Cantos espirituales”, “Himnos de júbilo y adoración”, “Voceros de Cristo” y “Profundidad en el espíritu”, este último es el más popular y con más aceptación y distribución en EU. Los demás han tenido una circulación más fluida en Centro América.
Sus libros han sido plagiados y circulan en el Mercado Oriental, pero también se encuentran en todas las librerías cristianas del país, donde al comprarlos los fondos sirven para apoyar a distintas iglesias, hospitales y escuelas públicas.
También trabajó para las Sociedades Bíblicas de Nicaragua por cinco años, llevando la palabra de Dios a todos los municipios del país, sin importar las confesiones religiosas, porque esa institución trabaja en conjunto con la Iglesia Católica en la traducción y distribución de la palabra de Dios. Trabajó en conjunto con las iglesias adventistas y mormonas (Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días) respetando sus dogmas y creencias.
Llevan una luz de ayuda
Cuando Hernández fue más consciente de las necesidades de todo el país, pensó en crear una organización que ayudara a los más débiles y necesitados.
Así surge la Asociación Sol de Justicia, “para ayudar al pueblo de Nicaragua en sus necesidades básicas, tanto materiales como espirituales.” Sol de Justicia lleva a las escuelas privadas y públicas, orfanatos, centros de rehabilitación, hospitales, barrios marginados y al más alto nivel de la sociedad, palabras que ayuden a los jóvenes a salir de la delincuencia, palabras de apoyo y motivación para la integración de las familias.
Actualmente entregaron una donación de 43 camas con colchones al Hospital “José Nieborowski”, de la ciudad de Boaco, la que fue recibida por la doctora Violeta Carolina Díaz Arróliga, la directora del centro. Éste es el primero de más de cien contenedores que están gestionando para efectuar la ayuda social a los necesitados.
El donativo fue gestionado en Estados Unidos por la Embajada Cristiana Inc., en Miami, Florida, por el reverendo José Andrés Ruiz, con quien Hernández dice sentirse muy agradecido.
Están haciendo contactos en Japón y países de Europa, y tienen promesas de ONG de EU para donar más de 50 contenedores con ropa, zapatos, libros, cuadernos escolares, sillas plegables, alimentos no perecederos y vitaminas para la niñez.

Movido por la fe humana
Benedicto Hernández ha encontrado más motivación y entrega a su trabajo a través de personas como Leopoldo Duarte, director de Radio Esquipulas, quien a los 14 años soñó con tener una radio en el lugar que lo vio nacer.
Duarte casi ha hecho realidad ese sueños 20 años después, y aunque no tiene aprobada la frecuencia ni los equipos idóneos para que Radio Esquipulas sea una emisora con todas las de ley, y ni siquiera tiene suficiente ayuda económica, ha logrado formar una estación radial que se escucha porque trasmite un mensaje espiritual con el que llena las necesidades del alma de la población de Esquipulas y Matagalpa.
Hernández considera que después de tres décadas de encontrar la felicidad a través de la sonrisa de agradecimiento de quienes ha ayudado, su mayor deseo es que cuando la gente vea los cambios en la sociedad nicaragüense, puedan decir que es Dios mismo el que los ha bendecido a través de la Asociación Sol de Justicia, porque él sólo se considera un mediador.

Samaritanos sin distingo de credo
Al menos 200 personas distribuidas en Managua acompañan en su misión a Benedicto Hernández. Buscan los contactos de las personas más necesitadas para brindarles su apoyo sin esperar nada a cambio. Encuentran a los necesitados a través de las iglesias católicas y evangélicas, ya que buscan la transformación de los individuos desde la perspectiva moral.
Sus objetivos son fomentar la integración familiar, la protección de la niñez, incentivar y promover la responsabilidad de padres con sus hijos, presentando servicios sicológicos, jurídicos y sociales en pro de la niñez; orientan a los núcleos familiares sobre la educación hacia los hijos, a brindar apoyo a los sectores populares y a los que se les dificulta obtener esa ayuda.
Para cumplir sus fines tienen un equipo de profesionales, abogados y sicólogos que buscan los problemas en los niños de bajo rendimiento en los colegios para ayudarlos. Han trabajado con los institutos Ramírez Goyena, Maestro Gabriel y La Palabra.
Ayudan a los habitantes de los barrios marginados Canadá e Israel, donde trabajan con el pastor Edgar Tórrez Sequeira. Hacen piñatas y han ido a La Chureca, de parte de Casa de Oración para todas las Naciones.