Contacto END

Jehová es su mejor abogado de visa


Carta recibida:

Me encuentro “con la soga al cuello”, desesperado y con pocas ganas de seguir esperando por una solución salomónica acerca de la visa que mi madre, ciudadana gringa, solicitó para mí en marzo 2004. Leo la columna del “Aprendiz de Quijote” desde hace nueve meses, la estoy coleccionando, se la mando a mi vieja en Los Ángeles, para mantenerla informada del tema migratorio gringo, que vea que aquí en Nicaragua tenemos información al día en los procesos.
La petición original que hizo mi madre por mí fue de hijo casado, aunque actualmente tengo cuatro meses de estar divorciado, y ayudo a mantener a dos hijos menores. Leyendo la columna de AyudaUSA, aprendí que es mas rápida la petición cuando el hijo, mayor de edad es soltero-divorciado, sin importar los hijos que tenga.
Anteriormente yo estuve guardando prisión migratoria en EU (tres meses) por tratar de entrar ilegalmente por Texas, a comienzos de 2007. Me detuvieron y deportaron, sin derecho a fianza, ni derecho de regresar a USA con o sin visa por cinco años. En este viaje gasté cerca de cinco mil dólares y tuve la mala suerte de que me agarraron cruzando. La pasé muy mal, detenido en Estados Unidos, pero la estoy pasando peor en Nicaragua, sin trabajo y desesperado por estar con mi familia en California.
Le cuento que en septiembre de este año intentaré cruzar de vuelta a EU, el mismo coyote nica de aquí, en Rivas, me tratará de cruzar por la frontera por tan sólo 500 dólares. Mi madre me dice que me espere, pero me siento mal sin trabajo, con deudas, inútil. Doctor Franklin Franklin, la oficina de ustedes en Miami ¿podrá ayudarme si me detienen? ¿Podrá mi Dios, Jehová, guiarme en esta fase de mi vida?

Rafael. Rivas, Nicaragua.

Respuesta:
Hemos querido publicar su correo electrónico casi en su totalidad, para que sirva de ejemplo que la perseverancia “errónea” de que un grupo de nicas tenemos, puede resultar fatal. Aunque las esperanzas son lo último que se pierde, según un dicho muy popular en Nicaragua, este columnista con más de 20 años de experiencia en leyes, procesos y códigos de migración gringa, NO visualiza posibilidades de éxito en su nueva descabellada aventura.
Cuando usted menciona al ser supremo, Jehová, me rindo a los pies del divino señor omnipotente del universo, es decir, que la acción, gestión, cuando es bendecida con el amor de Jehová, es seguro que se culminará, pero… no todo lo que brilla es oro, y las acciones de los mortales no son una divinidad, sino una realidad.
Conocemos de casos de nicas que sabiendo los peligros que pueden afrontar se han aventurado a una segunda oportunidad de cruzar la frontera ilegal, y la mayoría de ellos han fracasado, con consecuencias fatales, y les espera un futuro incierto, peligroso y lleno de trabas legales al volver ilegalmente a EU. Peor aún al ser detenido por segunda vez por la Policía Migratoria fronteriza, que últimamente está muy bien entrenada y con mayor número de investigadores y guardianes.
Cuando un nicaragüense es detenido ilegal por primera vez en Arizona, Texas, en la Florida o cualquier lugar en suelo estadounidense, es puesto en proceso judicial de remoción, es decir, deportación. Dependiendo del caso, al coterráneo las autoridades federales lo dejan en libertad bajo palabra o después de depositar una fianza sustancial. Esto sucede pocas veces, y normalmente después de una entrevista de causa, es ordenada una deportación sumaria, y no hay humano que lo salve.
Cuando el nica es deportado, y regresa por segunda vez y lo detienen, ya sea al entrar o en su permanencia de meses o años en EU, la situación legal del mismo se vuelve casi imposible de resolver. Le explico.
Es un delito ingresar a Estados Unidos ilegalmente o quedarse sin estatus después de una entrada. Pero es un crimen mayor el hecho que después de una remoción, deportación, el nicaragüense regrese ilegal a EU, lo vuelvan a detener. Le inician otro proceso un poco distinto de deportación, pero con ribetes penales.
En esta oportunidad le hacen un juicio diferente por la falta cometida y es sentenciado a una condena de varios meses o años en una cárcel federal. Comiendo el menú gringo alimenticio que tiene bastante papas y legumbres, etc.
Al finalizar su tiempo de condena forzada, pasa de vuelta a la orden del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (Uscis), para su posterior deportación, quedando con un récord criminal permanente en EU.
Pero el gobierno federal de EU litiga estos casos con cautela, ven el dolo-malicia en la persona que entra por segunda vez ilegal. Hay casos cuando el familiar inmediato que es residente, o ciudadano gringo, le consigue un perdón para curar la primera deportación, pero teniendo una segunda, esto se vuelve más complicado. Piense muy bien, medite lo que va hacer mi querido lector. NO sea que buscando una solución rápida mate sus posibilidades de entrar por la puerta grande, con visa de inmigrante a EU. Tenga fe con la petición de su madre.
La situación de pobreza, falta de trabajo, oportunidades de progreso en Nicaragua es crítica. Hay falta de esperanzas en casi todo el territorio nacional. Los nicas se ven forzados a emigrar ilegalmente. Pero hay alternativas para vivir, estudiar, trabajar en Nicaragua.
Hay que tener un poco de paciencia, de esperanzas que la situación se va a mejorar. Hay grandes proyectos que el gobierno actual está gestionando en el extranjero, de inversiones millonarias en trabajo y dólares para los nicas, en la tierra de Sandino. Pero si no podemos esperar, busquemos la bendición de Jehová, que lo puede TODO. Bendiciones amigo lector. ¡El resto, es historia!

*Sociólogo, Catedrático.
Inmigración AyudaUSA, PA
ayudausa@hotmail.com
Miami: 305-220-7000
Managua: 266-2000
Cel. 893-3000
Casa 30, Reparto San Martín.