Contacto END

¿Tiramos la toalla con la gestión de visa?


Franklin Franklin Chávez*

Carta recibida:
Miles de gracias en nombre de la gran familia nicaragüense por su encomiable labor en pro de nuestros derechos como inmigrantes, visitantes de la nación del norte, Estados Unidos (EU).
Soy un coterráneo de 34 años, casado con una nica-gringa (naturalizada). Contrajimos nupcias en Nicaragua, en agosto de 2006. En septiembre mi esposa sometió la aplicación I-130, la misma que fue aprobada en diciembre de 2006. En enero recibí el formulario de confirmación/nombramiento de agente para recibir correspondencia y gestionar el caso.
Me nombré yo mismo como representante en el caso. En febrero recibí los documentos en los cuales me pedían cancelar aranceles en concepto de pago de VISA, el cual se pagó. Simultáneamente, recibimos otros documentos, y uno de ellos se refiere a la necesidad de presentar un affidávit de soporte económico, requisito indispensable en el proceso de visa.
Lamentablemente no hemos podido encontrar a nadie dispuesto a apoyarnos en este sentido. Algunos amigos simplemente desconfían, no saben del proceso y se niegan. Mi esposa está sola en Miami desde hace cuatro años. Sus ingresos no superan los doce mil dólares anuales, por añadidura ella sólo ha hecho declaración de impuestos en los últimos dos años, y esto parece ser otro impedimento.
Realmente estoy desanimado. Le he sugerido a mi esposa que no sigamos con el proceso. Que se venga a Nicaragua, donde estaremos juntos, y sobreviviendo con dignidad criolla. ¿Tiramos la toalla con la gestión de visa? ¿O qué?

Jorge Luis, Nicaragua.

Respuesta:
Primeramente, déjenos regañarle por lo imprudente y temeroso que fue usted, querido lector, al nombrarse usted mismo representante del caso. Hay un dicho muy cierto en leyes, específicamente en la rama de jurisprudencia, que menciona lo siguiente: “Cuando un abogado se defiende él mismo, en su propio caso, tiene como cliente a un TONTO, y posiblemente pierda el caso”.
Uno de los pasos sin escombros (si es que no hay violaciones anteriores a la ley de inmigración), cuando se está gestionando la última parte de la visa de emigrante a EU, por petición familiar, es el trámite consular de sometimiento del formulario DS-230, parte una y dos, junto a los anexos.
Hay que aclarar amigos lectores, que las peticiones aprobadas para visa de residencia, con fecha de prioridad cerca, son procesadas por el Centro Nacional de Visas en EU, el cual pide pagos de aranceles y documentación suplementaria (formulario i-864 y anexos) para la visa de emigrante. El paquete completo es enviado a la Embajada de EU, en el país donde vive el beneficiario (Nicaragua), la cual programa la entrevista para su trámite final de visa.
Pero uno de los problemas más comunes es la certificación de sostenimiento económico (i-864), en donde el peticionario tiene que demostrar que el beneficiario de la visa NO será carga pública después de su arribo a EU. La ley niega el derecho a la visa de emigrante al beneficiario, de cualquier petición familiar o laboral, donde se presume que no hay ingresos anuales suficientes para que el nuevo emigrante pueda vivir sobre el nivel de pobreza, según los parámetros federales de ingresos familiares mínimos.
La Certificación de Sostenimiento Económico Obligatoria (I-864 Affidávit of Support), es un formulario especial, con once páginas de instrucciones, junto a las ocho páginas adicionales que hay que completar con datos precisos.
El nivel de ingresos anuales mínimos tiene que ser del 125 por ciento del nivel de pobreza nacional de EU.
Según las cifras publicadas, para el 2006 una familia de dos miembros debe tener en EU un ingreso de por lo menos 16 mil 500 dólares anuales, para pedir a un solo familiar. En el caso de tres miembros, esta cantidad sube a 20 mil 750, y se dispara hasta 25 mil cuando el núcleo familiar es de cuatro personas. Para el año 2007 se espera un incremento pequeño en las cifras anteriores.
Que su esposa, amigo Jorge Luis, sólo tiene dos declaraciones de impuesto, despreocúpese, puesto que una regulación reciente de inmigración de EU sólo exige la última declaración de impuestos. Una sola.
Cuando el peticionario no tiene suficientes ingresos, puede suplementar esta deficiencia de varias maneras. Una de ellas con un co-fiador, familiar o amigo. Muchas veces por no conocer bien la ley, se piensa que es muy peligrosa esta responsabilidad compartida. Pero NO es así. Lo que pasa es que la ignorancia multiplica los miedos.
También está la posibilidad de un contrato de trabajo para el nuevo emigrante. Hay que estudiar y documentar la historia laboral del beneficiario y demostrar su habilidad y experiencia, con la cual le será fácil encontrar empleo en EU. Y por último, que los valores de un carro, joyas, terreno, casa, seguros, depósitos en el banco, o cualquier valor acumulado en cualquier tipo de propiedad, sirva como colateral en la deficiencia de ingreso.
No se desespere, amigo Jorge Luis. Mándele una copia de esta columna del EL NUEVO DIARIO a su esposa en Miami, que nos visite o venga usted mismo a nuestras oficinas en Managua, que en honor a esta columna de END, producida por AyudaUSA, especializada en leyes, códigos, procesos de inmigración de EU, le ayudaremos gratuitamente. Hay que escudriñar los laberintos de la ley de inmigración, encontrando soluciones viables.
El “Aprendiz de Quijote” les saluda con fe, esperanza y mucho amor, amigos, amigas lectoras. Esperando verlos en Semana Santa, en Nicaragua, con la voluntad de Jehová. Usted amigo Jorge Luis, le recordamos... no tirar la toalla con la gestión de visa, con una buena gestión legal en el caso hay posibilidades de un rotundo éxito. ¡El resto, es historia!

*Sociólogo, Catedrático
Inmigración AyudaUSA, PA
ayudausa@hotmail.com
Miami: 305-220-7000
Nicaragua: 266-2000
Casa 30, Reparto San Martín, Managua