Contacto END

Línea Directa


Fallece don José Ramiro Potosme
Don José Ramiro Potosme Ruiz, de 87 años, fue llamado a la presencia del Creador, la mañana de ayer domingo, tras una prolongada enfermedad. Su vela se realiza en la que fue su residencia, situada del puente El Paraisito una cuadra al sur, de donde saldrán sus funerales, a las cuatro de la tarde de hoy lunes. Invitan a sus honras fúnebres su hija, Irma Muñoz, y demás familiares. El fallecido era abuelo materno de nuestra compañera de labores, la periodista María Mercedes Urroz, a quien expresamos nuestras condolencias.
Fátima necesita una TAC simple y contrastada
Fátima del Rosario Flores Téllez, de 19 años, necesita una tomografía simple y contrastada que los médicos le piden de urgencia, pero sus familiares no pueden practicársela por falta de recursos económicos.
La joven boaqueña, futura bachiller, llegó con fuertes dolores de cabeza y vómitos al Hospital “Antonio Lenín Fonseca”, pero en menos de dos días perdió el habla y también su movilidad.
Su madre, Victorina Téllez Bravo, dijo que ellas habitan en la Comarca La Jarquina, en San Lorenzo, en el kilómetro 91 de la carretera a El Rama. “Fátima cursaba su quinto año de secundaria cuando presentó unos dolores de cabeza que se retorcía en el suelo y quedó en un estado inconsciente, perdió la vista, el habla y los movimientos de su cuerpo, y ahora los especialistas nos piden una tomografía que no podemos pagar”, relató la señora.
Según los especialistas, ella sufre de hidrocefalia y necesita ser intervenida quirúrgicamente, pero todavía no pueden proceder por la falta del resultado del examen. Fátima es parte de una familia humilde y numerosa.
“A mi esposo Justo Pastor Flores lo levantó una camioneta en febrero de este año, y después que lo operaron aquí (Lenín Fonseca) quedó en silla de ruedas. Mis hijos pequeños salen a la montaña a trabajar en el machete. A veces les va bien, y en otras ocasiones les va mal”, agregó la angustiada madre.
Fátima sería la primera de la familia que coronaría sus estudios de secundaria, pero a unas pocas semanas se le truncó este sueño. Cualquier ayuda, la familia pide enviarla a las oficinas de EL NUEVO DIARIO o bien visitarla en la cama 50 de la Sala de Neurocirugía de Mujeres de este centro asistencial.
Fanny pide silla de ruedas
Sylvia Hernández -Fanny del Carmen Reyes López, de 40 años, sufre de flacidez de sus miembros inferiores e hipertrofia de masa muscular desde su primer año de vida, éstas son secuelas de la Polio Miellitis. Ahora necesita de una silla de ruedas, por lo que está recurriendo a la solidaridad de los amigos lectores de EL NUEVO DIARIO para que le ayuden, ya que no ha podido comprar este equipo por su alto costo, pues su familia es muy pobre.
La señora dijo que cada día se le dificulta poder movilizarse, porque constantemente sufre de caída y pasa días sin poder caminar, razón por la que está apelando a la generosidad de los lectores, a quienes asegura, Dios les pondrá su mano en el corazón, para hacer realidad su pedido, pues tiene miedo de fracturarse y empeorar su estado.
Cualquier donativo que deseen hacerle a Fanny, pueden depositarlo en las oficinas de EL NUEVO DIARIO o bien visitarla en su casa, ubicada de los semáforos de La Tenderí, una cuadra al lago, contiguo a la Óptica Popular, en el barrio La Mecatera.
Vecinos buscan solidaridad para don Luis Amado
Sylvia Hernández -A Luis Amado López Herrera, de 34 años, le diagnosticaron pulmonía, y para contrarrestar esa enfermedad urge de varios medicamentos que, por su condición económica, no ha podido comprar, dijo muy consternada una vecina, quien visitó las oficinas de EL NUEVO DIARIO para solicitar la ayuda de los amigos lectores.
Doña Alexandra López relató que la familia de don Luis es muy pobre y con cinco hijos en la orfandad, y aún no superan el fallecimiento de su esposa y madre, Julia Novoa, a causa de un cáncer uterino en estado terminal, quien recibió todo el apoyo de los lectores de END en su momento, recordó.
“Pero ahora es él quien se encuentra afectado de pulmonía, postrado en su humilde vivienda en el barrio Laureles Sur”, relató la señora.
Los médicos le recomendaron administrarse 10 tabletas de Elequine de 75 miligramos y 30 cápsulas de Lanzopral de 30, pero no tiene de dónde echar mano, pues se encuentra sin un “peso” en su bolsa para cubrir los gastos del tratamiento, ya que por su estado no puede trabajar, y temen que sus hijos corran con la misma suerte.
Los vecinos se han solidarizado con don Luis, a quien le han brindado su apoyo, aunque sea pasándole un poco de alimento, pero no es suficiente, por lo que esperan encontrar una mano amiga que le ayude, y piden que cualquier tipo de donativo lo depositen en las oficinas de EL NUEVO DIARIO. Esta familia habita del Molino Francis número uno, tres cuadras al sur, una cuadra arriba y una cuadra al sur, en el barrio Laureles Sur.