Contacto END

Desaparece chofer nica con todo y furgón en Honduras

* Encuentran cadáver que familiares no pudieron reconocer * Un examen de ADN dirá si es Lázaro o el hijo de un cubano

Silvia Hernández

Lázaro Ricardo Araica Varela, de treinta años, se encuentra desaparecido desde el 15 de agosto, cuando salió de la empresa donde trabajaba con destino a Puerto Cortés, Honduras, a bordo de un furgón, para llevar un menaje de casa usado de la Embajada de Estados Unidos que sería embarcado con destino a Uruguay, pero según informaciones que obtuvieron sus familiares, no llegó a su destino.
Araica Varela trabajaba como conductor en la empresa de transporte Gasch, ubicada en Sabana Grande, de la terminal de buses de la ruta 163, una cuadra al este, y la última vez que se comunico con su esposa Martha Sujey Rodríguez vía telefónica fue desde el puesto fronterizo de Las Manos, a eso de las ocho de la noche del martes 15 de agosto. Desde esa fecha sus familiares no han vuelto a saber de su paradero.
Según relató Cristina Araica, su hermano conducía un cabezal rojo, matrícula C130721 de Costa Rica, con un contenedor registrado bajo el número INKU 2221168, que contenía ocho bultos con menaje de casa usado a nombre de José Miguel Ortiz, detalla la póliza, y que ese día salió muy de mañana porque viajaría a Puerto Cortés, Honduras.
Pero resulta que su jefa, Lorena Gómez, llamó a su esposa el 22 de agosto para preguntar si tenía alguna información de Lázaro Ricardo, ya que ni él ni la mercadería habían llegado a su destino.
Sin embargo, la angustia se ha apoderado de esta familia, ya que temen por la vida de su familiar, debido a que en el diario Tiempo de Honduras, en su edición de Sucesos del miércoles 23 de agosto, informó del hallazgo del cadáver putrefacto de un desconocido en el sector del kilómetro 23 de la carretera a El Zamorano, dijo su hermana, al mostrar la edición de ese periódico, por lo que decidieron trasladarse hasta el lugar para tratar de identificarlo.
Aseguran que el cadáver, cuya identificación se les ha dificultado por haber sido devorado por las aves de rapiña, aún conservaba la vestimenta que según la descripción, se trata de una calzoneta verde con bolsas por fuera, zapatos café con tobillera blanca, y una camiseta blanca, igual a la que andaba Lázaro Ricardo.
Pero ahora la incertidumbre es mayor, ya que están a la espera del resultado de un examen de ADN que las autoridades hondureñas decidieron practicar, luego de aparecer un cubano reclamando el cadáver como el de su hijo.
Los familiares del conductor del cabezal piden su apoyo a la Cancillería de la República, lo mismo que a la Interpol y a los altos mandos de Honduras, para que les ayuden a localizar a Lázaro Ricardo, así como dar con el paradero del cabezal y el contenedor que no logró llegar a Puerto Cortés, Honduras.
Tanto la esposa como los demás familiares del desaparecido, habitan del Molino Ofelia Rocha, una cuadra abajo, media al lago en el barrio Altagracia, y dejaron a la disposición los teléfonos 2640908 y 827-4934, donde estarán atentos a cualquier información que la ciudadanía tenga sobre el paradero de Lázaro Ricardo, ya que no pierden las esperanzas de encontrarlo con vida.