Contacto END

Línea directa


Cuidado pierde visa y se gana una deportación

Carta recibida:
Hola doctor Franklin, espero se encuentre bien. Tengo una duda y creo que esta columna me puede ayudar a resolver mis dudas. Los amigos donde me quedo en Los Ángeles, en cada viaje, me han dicho que trabaje, que no hay problema mientras no me quede más de seis meses. Otros amigos me dicen que puedo resolver mi situación de estar viajando entre Nicaragua y California consiguiendo una visa que me otorgue más estadía y permiso de trabajo. Estoy próximo a otro viaje con mi visa de turista a EU. Sé que puedo estar por un período máximo de seis meses y luego regresarme a Nicaragua y volver a ir a EU por otros seis meses.
Mi duda es que si estando en EU puedo conseguir una visa de trabajo (PERM) y quedarme durante más tiempo trabajando, ya que esas son mis necesidades, intenciones. Trabajar durante seis meses y regresarme es lo que puedo hacer, pero yo deseo estar más tiempo trabajando de manera legal. Producir más dólares, pagar compromisos de deudas. ¿Es más fácil conseguir otra visa de trabajo estando en EU con visa de turista?, ¿qué debo hacer?, ¿adónde debo ir? Muchas gracias de antemano por su valiosa ayuda.
Ernesto, Granada, Nicaragua.
Respuesta:
¿Cuántas veces y cuántos Ernesto han violado las condiciones de su visa B1-B2 (turismo, negocios) en EU? Y lo peor del caso es que tienen “amigos” en EU que fomentan la misma violación, sin saber que ellos mismos se están poniendo en peligro de recibir una multa, proceso penal, y por ultimo, una deportación, si no son ciudadanos gringos.
Estos “amigos” no tienen excusa desde el punto de vista jurídico, pero es muy comprensible por qué lo hacen. Ven la necesidad humana, la pobreza galopante del pueblo nicaragüense, del que llega con una mano atrás y la otra adelante. Pero no podemos olvidar la expresión que “desconocer la ley no es excusa para violarla”. Veamos.
Cuando un nicaragüense, extranjero, solicita visa de turista o negocios en el consulado de EU, brinda una serie de declaraciones bajo juramento, tanto en los formularios DS-156 y DS157, en los documentos adicionales que presenta y su declaración verbal. Con todos ellos, afirma que el motivo, razón de su viaje a EU es por corto tiempo, que tiene su vida hecha en Nicaragua y que el objetivo de ir a EU es por reunión familiar, turismo o negocios. Específicamente jura, promete que no va a trabajar.
Cuando un nicaragüense entra a EU con visa de turista, por normativa de código de procedimiento, el oficial de inmigración y aduanas le concede automáticamente seis meses de estadía como visitante. El status de visitante por placer no es un status para trabajar, estudiar ni estornudar en un hospital. Simplemente de “turista”. Cuando comenzamos a trabajar, ese mismo día estamos violando las condiciones de la entrada autorizada y el nica está sujeto a cancelación de visa y proceso de deportación.
Usted, amigo Ernesto, tuvo el privilegio de conseguir una visa múltiple de turismo, por su correo electrónico enviado se concluye que la visa la está usando para venir a trabajar ilegalmente a EU. Que tuvo mucha suerte de que los policías de inmigración, el sistema, no detectara su ilegalidad. Pero bueno, ¿cuantos extranjeros están en el mismo anillo, en dedos diferentes? Hoy en día todos los oficiales a cargo de las inspecciones en los puestos de entrada están solicitando los datos completos que el sistema de control tenga de los millones de entradas y salidas de visitantes extranjeros.
Partes de las preguntas que le harán en una de sus futuras entradas a EU, podría ser: ¿Cuándo fue la última vez que usted entró, y por cuánto tiempo se quedó en EU? ¿Qué estuvo haciendo durante todo ese tiempo? ¿Dónde vivía y con quién? ¿Quién pagó sus gastos en EU y de qué manera fueron hechos? ¿Tiene usted gastos, deudas, responsabilidades financieras y cómo las paga en Nicaragua? ¿Tiene usted familia en Nicaragua? ¿Dónde viven? ¿Quién la sostiene? ¿Quién la cuida? ¿Tiene usted trabajo, cuentas en bancos, propiedades que le den ingresos en Nicaragua? ¿Usted es rico para estar de turista en EU por casi seis meses?
Y quizás por último, dirá el oficial un poco cansado, pero firme en demostrar que usted abusa de la visa de turista: dígame la verdad, pero la verdad, y lo dejo entrar a EU, no me vea la cara de gringo tonto porque esto me enoja mucho: ¿Usted está trabajando en algo honesto, sin pagar impuestos, pero con mucha honradez de extranjero maltratado, dígame la verdad, usted trabajó? Contésteme la verdad y lo dejo entrar a EU, porque si no es así, deportado se regresa ahorita y con visa cancelada.
Solamente me imagino a Ernesto, nervioso, con la presión alta, y las esperanzas bajas, contestando lo que el oficial de inmigración desea escuchar. Y consecuentemente, siendo deportado a su bella y dulce Nicaragua.
Visa por certificación laboral
Con relación a gestionar una visa de trabajo como emigrante bajo una petición laboral “PERM”, sí es posible comenzar los trámites en EU. Pero tiene que estar en status legal, es decir, con visa de estadía vigente, no sólo al comenzar el proceso “PERM” (someter publicaciones de oferta de empleo, pasar entrevistas de reclutamiento, someter formulario ETA 9089), sino también estar legal, sin tener vencido, violado, el status de su visa de turista o cualquier otra, al momento de someter el último paquete al servicio de inmigración de EU, lo que comúnmente se le conoce como paquete de ajuste de status a residente (formulario i-140, i-485, i-765 y anexos), que es la última parte donde se cosecha el proceso de “PERM”. La residencia legal en EU.
Le recomendamos a nuestro amigo Ernesto y a todos los lectores de AyudaUSA, que busquen esta columna en el sitio web de EL NUEVO DIARIO, en la publicación hecha el día martes 28 de junio de 2005, donde explicamos extensamente el proceso de “PERM”, que es seguro pero está lleno de trabas y el tiempo de procesar la primera parte es de mínimo seis meses. Segunda parte de “PERM”, aproximadamente dos años. ¡El resto, es historia!

* Sociólogo, catedrático.
Inmigración AyudaUSA, PA
ayudausa@hotmail.com
Miami: 305-220-7000
Nicaragua: 266-2000
Reparto San Martín, casa 30