Contacto END

Red exige revertir hora adelantada


Oliver Gómez

Mañana se cumplen 100 días desde que los nicaragüenses asumieron la disposición presidencial del adelanto de una hora a nivel nacional, una medida que ha dejado pocos resultados en cuanto al ahorro de energía eléctrica, según los agentes del sector, algo que repudian los miembros de la Red Nacional de Defensa de los Consumidores (RNDC), porque Honduras ayer revirtió esta medida por la misma razón.
“Es tan enorme el sacrificio y tan escasos los resultados, que Honduras mañana (hoy) a las cero horas decide suspender el adelanto de la hora, que había anunciado el pasado siete de mayo”, dijo Ruth Selma Herrera, Coordinadora de la Red, quien recordó que el país vecino consume más electricidad, y por tanto los resultados en Nicaragua serán menores.
Y es que el ministro de Gobernación de Honduras, Jorge Arturo Reina, reveló ayer que ese país vuelve a su hora oficial porque el ahorro de energía sólo produjo cuatro por ciento, lo que calificó de “razonable”, y por eso busca un mecanismo para homologar la hora de los países de Centroamérica a partir del próximo año, tema que será analizado a mediados de septiembre próximo por sus colegas de la región.
Herrera llamó a todos los agentes del sector energético, y especialmente a Unión Fenosa, para que muestren los resultados exactos de esta medida en Nicaragua ahora que se cumplen los 100 días, “y que sean francos, porque no van a venir a decir ahora que hubo un ahorro sustancial, ya que deben separar lo que es ahorro, racionamiento de luz y apagones”, señaló.
Ella exigió al gobierno que revierta esta medida igual que Honduras, para evitar los miles de sacrificios que pagan los nicaragüenses sólo por un capricho del presidente, un cambio que es injustificado ya que no se ahorra nada de electricidad.
“Pedimos que se suspenda el adelanto de la hora ya, pero que también se presenten los resultados reales que dejó esta medida y se contabilice cuánta energía y dinero se ahorraron supuestamente. Ese mismo cálculo, sin embargo, deben hacerlo con los racionamientos anunciados por Fenosa y los supuestos apagones por falta de electricidad”, señaló.
Los miembros de la Red aseguran que sólo de esta manera el presidente va a mostrar transparencia en este tema, pues denunciaron que pretenden disfrazar como ahorro toda la energía que está dejando de entregar Fenosa por racionamientos y apagones.
“Ahora que no nos vengan a meter el mono, porque los racionamientos y los apagones tampoco están dejando ahorro, ya que Fenosa no está cobrando ni siquiera lo mismo, sino que más en sus facturas por los aumentos de tarifas que le ha dado el INE”, refirió.
“Efectivamente, aquí se está produciendo y entregando menos energía, pero la poca electricidad que está consumiendo el país la está pagando más cara que antes, desembolsando más dinero que antes”, agregó.
Cabe destacar que según las cifras de Fenosa, el adelanto de la hora deja un “ahorro muy mínimo”, según dijo hace tres meses el director de Negocios de esta empresa, José Ley Lau, algo que confirma el especialista en temas energéticos Narciso Mayorga Pallais, quien le envió una carta al presidente Enrique Bolaños para que revirtiera esta medida una semana después de asumida.
Antes de enviar este documento, Mayorga hizo un análisis de las estadísticas de generación, transmisión, distribución y consumo de energía eléctrica entre abril y septiembre de 2005, cuando se aplicó la misma medida. Copias de este mismo informe lo tienen las autoridades del Instituto Nicaragüense de Energía (INE), de la Comisión Nacional de Energía (CNE) y del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep).
Mayorga asegura que esta medida “solamente viene a alterar el ritmo habitual de vida de la población trabajadora y desempleada”. Cabe recordar que este cambio de hora el año pasado inició a las cero horas del domingo 10 de abril y terminó a las 12 de la noche del viernes 30 de septiembre. Es decir, que duró un total de 173 días, unos seis meses.
Fenosa entonces reportó un ahorro promedio mensual de 83 mil 300 dólares, una cantidad ridícula respecto de la compra total de energía que la empresa realiza cada mes, que oscila entre los 22 y 23 millones de dólares, según reveló Jorge Katín, Gerente de Comunicación de Fenosa, quien aclaró que se trata de unos 220 mil megavatios mensuales.