Contacto END

Indígenas y Soynica comparten experiencias

* Aprenden recetas alimenticias a base de soya y las virtudes del extracto foliar

Colaboración
Tres organizaciones de Guatemala y México --entre ellas indígenas mayas de Guatemala y huicholas de México-- intercambiaron experiencias con miembras de Soynica, alrededor de las técnicas para la preparación de comidas elaboradas a base de soya.
Las mujeres mayas que pertenecen a la Asociación de Desarrollo Integral de Belén (Adibe), de Guatemala, y las del Centro Huichol de Huejuquilla, Jalisco, compartieron también con las mujeres del grupo Unidas Para Vivir Mejor (Upavim), radicadas en La Esperanza, uno de los barrios más pobres de la capital guatemalteca. Ellas viajaron con Chuck Haren y Casta Calderón, pareja que trabaja para el organismo Plenty.
El encuentro fue posible gracias al organismo norteamericano Plenty Internacional, expuso Chuck Haren. El organismo en mención quiso juntar a los diferentes grupos para que, además de compartir conocimientos sobre la preparación de comidas a base de soya, recibieran de parte de Soynica sus vivencias alrededor de la promoción y venta de productos hechos con la leguminosa, tales como leche, queso, chorizo, cereales, pasta para sandwich y algunos postres.
Encuentro en Estelí
El encuentro se realizó en Estelí y Managua, donde visitaron y compartieron experiencias con miembros de casa Nutrem, la fábrica procesadora de alimentos de Soynica.
Las visitantes aprendieron qué comidas y bebidas tradicionales pueden ser enriquecidas con soya, por ejemplo: a las ensaladas, añadiendo tofu (queso de soya), o granos cocidos de la leguminosa, e igual el aguacate para obtener un rico guacamole. Apreciaron, además, la versatilidad del grano para hacer variados platillos, incluso productos con sabor a carne, pero a base de soya, igual que una refrescante horchata.
Al momento de la preparación, las expertas de Soynica resaltaron la importancia de la higiene personal en el proceso y no pasaron por alto los beneficios del extracto foliar y de las hojas verdes, haciendo énfasis en que la ingesta del primero suple las vitaminas, minerales y proteínas que no se ingieren en suficientes cantidades en la dieta diaria. “Es la forma más viable de combatir la desnutrición”, comentó la nutricionista Gabriela Martínez.
Bajo costo y alto valor nutritivo
María Candelaria Xoquic, de Adibe, dijo que ellas tienen 25 años de trabajar en la elaboración de alimentos a base de soya, y aseguró que Soynica está sumamente organizada y adelantada. “Nos llevamos en la cabeza cómo han trabajado para llegar tan alto”, dijo, refiriéndose al empoderamiento de las mujeres nicaragüenses, la coordinación de equipo y la rapidez con que han aprendido a elaborar gran variedad de platillos a base de soya, a bajo costo y de un alto valor nutritivo.
Las mujeres de Soynica, en tanto, elogiaron el procedimiento que estas últimas usan para elaborar el tofu o queso de soya, el cual, según aseguró Nereyda González, es muy bueno.
Todas las visitantes de Upavim, Adibe, el Centro Huichol y Soynica aseguraron que fue una experiencia inolvidable. Estreberta Carrillo Santoya, del Centro Huichol, manifestó que ahora van más reforzadas en conocimientos para llevar éstos a los nativos de las comunidades de La Sierra en Jalisco, México. Cabe destacar que estas últimas son expertas en el ramo de la artesanía. Son extraordinarios los collares, aretes, anillos, prensapelos y todo tipo de bisutería que sale de sus manos.