Contacto END

Respaldo a canadiense que facilitó casa a Cepri


Yahoska Dávila

Representantes miembros del Centro de Promoción de la Rehabilitación Integral (Cepri), revelaron lo que califican como “acciones de mala fe” que ha tenido el actual presidente de dicha organización en contra de la señora Georgina Heselton, para quedarse con la casa de ella, inmueble que la cooperante canadiense ha destinado para la promoción de los derechos de los discapacitados.
Orlando Pérez y Héctor Segovia, fundadores del Cepri y actuales miembros de la Junta Directiva, manifestaron tener pruebas en sus manos de los pormenores de la compra (transacción) de la casa propiedad de la señora Heselton, la que en un primer momento fue usurpada por un asesor legal de Cepri y posteriormente --durante negociaciones-- adquirió la institución.
“Sin embargo, se adquirieron compromisos con la notaria, de cuando termine el proceso judicial se traslade a su nombre”, dijo Pérez, pues el inmueble se encuentra hipotecada por un préstamo de 20 mil dólares que sirvió para negociar con el “usurpador”, debido a que los procedimientos judiciales se extendían demasiado.
Estos miembros del Cepri manifestaron su agradecimiento a Heselton por su esfuerzo de apoyar por tantos años a esta fundación, e informaron que actualmente Cepri no está dirigida por la Junta Directiva, sino por la Asociación de Discapacitado Físico Motor (Adifim), “quienes han respaldado al presidente actual de Cepri para que se quede con el inmueble”, aducen.
Nosotros queremos dar a conocer que pueblo de Nicaragua tiene gratitud con todos nuestros hermanos altruistas que ayudan especialmente a este sector, el cual ha sido olvidado por los gobiernos”, expresó Pérez.
La otra versión
Por otra parte, el presidente de Adifim, Pedro Romero Guerrero, y el secretario del Consejo Directivo del Cepri, en una carta enviada a END afirmaron que el inmueble nunca ha estado a nombre de la señora Heselton, lo cual no se discute, porque desde un inicio no fue puesta a su nombre, sino a nombre del abogado del centro.
Asimismo, que el juez suplente Sexto de Distrito Civil de Managua había declarado “inepta y en consecuencia inadmisible su demanda”, por no esclarecerla bien, mas ahora la demanda está sostenida y se necesitará de unos tres meses para que el inmueble pase a nombre de Heselton, quien no permitirá que las personas que se han aprovechado de ella permanezcan en la propiedad.
Heselton, actualmente desarrollará dos proyectos con las personas con discapacidad, el primero consiste en un cyber café; y el segundo un laboratorio clínico.
En ediciones anteriores hemos dado espacio a los argumentos de todos los que protagonizan este caso, con esta publicación EL NUEVO DIARIO da por finalizada la cobertura del mismo.