Contacto END

Línea directa


Hay humo blanco en el Senado, pero veremos qué sigue

* Sociólogo, Derechos Humanos
Inmigración AyudaUSA, PA
ayudausa@hotmail.com
Miami: 305-220-7000
Nicaragua: 266-2000
Reparto San Martín, casa 30
¿Estaremos a las puertas de la gran reforma migratoria en la historia de Estados Unidos? ¿Podrán llegar a un acuerdo justo y beneficioso las comisiones representativas de la cámara de senadores y la cámara baja de los representantes, que juntos son los que hacen la ley, para luego ser firmada por el presidente de EU? El senado aprobó la reforma migratoria con 62 votos a favor y 32 en contra.
Durante los 20 años de estar litigando con las leyes, códigos y procesos de inmigración en EU; hemos visto que los nicaragüenses, los centroamericanos, arrastran confusión generalizada sobre los diferentes proyectos de leyes de inmigración. Leyes nuevas, que determinarán de forma muy directa la unificación familiar de los nicaragüenses, las remesas de dólares semanales o mensuales que mandan coterráneos desde EU.
Si las dos cámaras, Senado y Representantes, a través del comité de conferencia que usualmente se conforma para producir una sola versión de ley, terminan con una sola versión amplia, aprobada y rectificada con la firma del presidente George W. Bush, es cuando se convierte en ley la reforma de inmigración en EU.
La reforma de la Cámara Baja no da NADA, pero la del Senado SÍ, y divide los beneficios en tres grupos, de los millones de ilegales que en la actualidad se encuentran en territorio estadounidense. Veamos cuales son estos grupos.
Grupo A: Indocumentados que llevan viviendo cinco años o más en Estados Unidos. Según estadísticas recopiladas por ONG especialistas en migraciones legales o ilegales a EU, son cerca de ocho millones de ilegales los beneficiados. Tomando como base el costo aproximado, pagarían al gobierno de EU aproximadamente la cantidad de 24.000.000.000 de dólares entre petición de ajuste, permiso de trabajo, huellas y multas correspondientes.
Grupo B: Ciudadanos extranjeros, indocumentados que llevan más de dos años y menos de cinco en EU. Según las mismas estadísticas son 3.5 millones. Tomando como base el costo aproximado para arreglar su status en EU, pagarían en total cerca de 2,600 millones de dólares. Al completar los cinco años de estadía legal en EU, podrán solicitar la residencia temporal, pero tendrán que pagar una nueva multa adicional de 2 mil dólares por la permanencia ilegal en Estados Unidos, más el dinero para las arcas del tesoro de los EU.
Grupo C: Ilegales que llevan menos de dos años en EU. Cerca de 1.5 millón. No calificarían para ningún tipo de beneficio y deberán irse, salir del país voluntariamente y gestionar cualquiera de los programas de trabajadores temporales. Si no lo hacen, serán perseguidos por las agencia federales, con ayuda sistemática de diferencias agencias estatales, para ser detenidos y posteriormente encontrar la deportación forzada del territorio de EU. Sin ningún tipo de beneficios.

Gastos colaterales, aumentan costos
Definitivamente que los costos por obtener un status legal en EU serán aumentados con los gastos de representación legal, principalmente con los ilegales centroamericanos, y de otras nacionalidades que hayan tenido, o tengan, problemas con la justicia en cualquier lugar de EU.
Casos pequeños o grandes de faltas a la ley criminal, cometidas con anterioridad a la implementación, trámites en los diferentes grupos A,B,C, de los cuales son miembros. Hay que esperar las regulaciones que gobernarán los diferentes trámites y formularios que se usarán en esta gran oportunidad que tendrán los 12 millones de ilegales en EU.
El Senado tomó la iniciativa de crear unas 200 mil visas temporales de trabajo para extranjeros en posiciones que le exijan pocas calificaciones, y que los residentes, ciudadanos de EU, no desean hacer. Esto es muy positivo y creemos que no tendrá oposición en la cámara baja de representantes, cuando se reúna la conmoción especial.
Sin olvidar el pasado
No podemos olvidar lo que el Congreso de Estados Unidos ofreció a casi tres millones de inmigrantes ilegales hace 20 años, cuando se dio la primera amnistía inmigratoria en EU, en 1986. Fueron miles de miles los rechazados. Unos cuantos miles de ilegales que fueron deportados por diferentes razones en aquella ocasión. Todavía hay solicitantes de residencia que están esperando que las oficinas de ciudadanía e inmigración de EU les finalicen sus trámites de residencia, son pocos, pero los hay todavía. La Ley actual de inmigración señala que cualquier nuevo inmigrante, o su familiar peticionario, debe generar ingresos mensuales suficientes para cubrir las necesidades básicas del nuevo inmigrante, tales como vivienda, salud, vestuario y alimentación. Hay pobreza en la comunidad latina en EU. Muchas veces no se hacen gastos, no se pagan impuestos federales para ahorrar y mandar plata a nuestras familias en Nicaragua.
¿Podremos hacer los gastos para legalizarnos dentro de las nuevas reformas y la vez poder continuar con las remesas y compromisos adquiridos con nuestros seres queridos en Chinandega, Matagalpa, Corinto, Granada, Managua, en fin, en toda Nicaragua?
¿La economía en nuestros pueblos, ciudades se verán muy afectada en el proceso de legalización, de ajuste de status o la deportación de coterráneos en EU?
Según datos generales, son cerca de un mil millones de dólares en remesas las que recibe Nicaragua de los nicas en el extranjero. Sin olvidar que en EU el nuevo residente nica quizás podrá reclamar a su familia inmediata (cónyuge, hijos, hijas menores de 21 años) para viajar a EU. ¿Cuánta plata ya no se verá en la calle producto de la reunificación familiar, falta de consumidores en dólares? Los beneficios de las remesas ya NO se verán. Los parámetros de los códigos vigentes revelan que el recibo de beneficios públicos, cualquier violación de visas, acciones menores de violencia doméstica, o faltas criminales de menor cuantía, pueden afectar negativamente las gestiones para la residencia en EU. Los nicaragüenses, los extranjeros, tienen que tener mucha cautela, paciencia y no cantar victoria antes de tiempo.
Habrá luchas muy fuertes entre el Senado y la Cámara de Representantes, a través del Comité de Conferencias de ambos, que la integrarán los más recalcitrantes de los polos opuestos de las dos cámaras. De una cosa sí podemos estar seguros, amigos, amigas lectoras de END, veremos la última parte de esta gran pelea a finales de este año. Seguiremos informando. ¡El resto es historia!