Contacto END

8.8 millones de niños con desnutrición crónica

* Cepal revela que es el 16% de la población menor de 5 años en Latinoamérica y el Caribe * “Situación es particularmente grave en países andinos y centroamericanos”, reza informe * Organismo de Naciones Unidas hace llamado a los países de la región para que mitiguen situación

La desnutrición infantil crónica afecta a 8.8 millones de niños menores de cinco años en América Latina y el Caribe, equivalentes al 16 por ciento de la población de esa edad, según un informe difundido este fin de semana por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).
La situación es particularmente grave en los países andinos y centroamericanos, y puede impedir el adecuado cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) de la ONU, precisa el documento del organismo, titulado “Desnutrición infantil en América Latina y el Caribe”.
Los más vulnerables al hambre y a la desnutrición en la región son los pobres que viven en los sectores rurales, según el análisis, elaborado por los expertos de la Cepal, Andrés Fernández y Rodrigo Martínez.
“Pertenecen generalmente a grupos indígenas o afro-descendientes, tienen bajo nivel educacional y poco acceso al agua potable y alcantarillado”, añade el informe.
Asimismo, dado que la desnutrición produce efectos en la salud, la educación y la productividad, este problema se convierte en uno de los principales mecanismos de transmisión entre generaciones de la pobreza y la desigualdad, añade.
Advierte que la desnutrición crónica produce efectos irreversibles y se relaciona directamente con la extrema pobreza, situación que golpea con más fuerza a los niños de los países centroamericanos.
El informe indica que Guatemala es el país con más niños de cinco años con problemas de desnutrición infantil crónica en el período 1995-2002, con el 46%. La cifra de Guatemala supera los promedios de Asia, África y Honduras (29%), así como de países andinos: Ecuador, 27; Bolivia, 26, y Perú, 25%.
Por otro lado, la Cepal admite que el estado de la desnutrición global, es decir, el déficit de peso para la edad, es muy heterogéneo entre los países de América Latina y el Caribe. Agrega que la región presenta una tasa del 7.5% de menores de cinco años en esta condición para el período 1995-2002, pero reconoce que mientras algunos países han alcanzado la meta señalada en los ODM, otros han avanzado muy poco e incluso muestran retrocesos, como Argentina, Costa Rica, Ecuador y Paraguay.
Los expertos recalcan que una pobre alimentación en los niños menores de cinco años incrementa su riesgo de muerte, inhibe su desarrollo cognitivo y afecta a su estado de salud de por vida.
El organismo de Naciones Unidas hace un llamado a los países de la región a que desarrollen políticas de Estado integrales, de largo plazo y con participación activa de los todos los actores.
También presenta algunas recomendaciones para la erradicación de la desnutrición infantil, como promover la lactancia materna y mantener y mejorar los programas de fortificación de alimentos.
Recomienda, además, proveer y promover el consumo de suplementos alimentarios para mujeres embarazadas y establecer programas de transferencia monetaria y de alimentos para poblaciones en extrema pobreza.
La Cepal señala que mientras la producción de bienes e insumos alimentarios triplica los requerimientos energéticos de la población, 53 millones de personas tienen un acceso insuficiente a los alimentos.