Contacto END

Ciudad Antigua anuncia protesta contra Enacal


Ciudad Antigua, Nueva Segovia
La tercera ciudad más antigua de Nicaragua, Ciudad Antigua, carece del servicio de agua potable, pero aún así es promovida como uno de los principales atractivos turísticos del país. Unos tres mil habitantes están saciando la sed con el líquido contaminado del río Arrayán.
Los pobladores aseguran que la diarrea ha proliferado en esa zona por la falta de agua potable y esperan que la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal) resuelva esta situación ya que, desde el paso del huracán, está destruido el sistema de bombeo.
“El problema ya no lo aguantamos. El martes último, los líderes de barrio nos tomamos las oficinas de la alcaldía, pero el alcalde Arnulfo Quiñónez nos dijo que tampoco no halla qué hacer”, expuso Amparo Aguilera Ruiz, dirigente comunal.
El último esfuerzo realizado por el edil ha sido la entrega de una carta acompañada de centenares de firmas de los consumidores, a las instancias regionales de Enacal, con la cual esperan sensibilizar a los funcionarios sobre el grave problema.
Quiñónez advirtió a la empresa y al gobierno que, de no lograr una respuesta seria en estos días, emprenderán acciones de protesta que incluirán tranques en la vía terrestre entre Ocotal y Jalapa. “Es que sólo así van a oír nuestra demanda”, sentenció.
Agregó que sienten mucha vergüenza cuando los visitantes les piden el líquido, porque no tiene ningún tratamiento. “Pedimos disculpas por no darles agua cuando vienen, porque si la toman es seguro que se enfermarán”, señaló.
Informó que la Unión Europea financió con 20 mil euros la instalación de un equipo de bombeo, “y no sabemos qué pasó, ni han dado una explicación a la población”. Ahora, los riesgos de contraer enfermedades se incrementan, cuando miles de peregrinos y devotos de la imagen de Jesús de los Milagros visitan la ciudad.
La dirigente comunal advirtió que los casos de diarreas aumentarán en los próximos días, porque los niños que asistirán a la escuela tomarán de esa agua, cargada de bacterias y otros patógenos perjudiciales al organismo humano.