Contacto END

Cierran filiales de Correos por robos

* Titular de Correos de Nicaragua confirma denuncia de diputado, pero aclara la causa * Asegura que hubo estas anomalías en Rosita, Siuna, Bonanza y Waspán * “Eran pequeños concesionarios privados que prestaban sus servicios”, señala

Esteban Solís

El director de Correos de Nicaragua, Alejandro González, dijo que canceló contratos a los concesionarios privados que se encargaban de distribuir cartas y prestar otros servicios postales en el triángulo minero y Waspán, por el manejo poco transparente.
González reaccionó de esta manera a una queja del diputado Agustín Jarquín, quien había dicho que de forma unilateral Correos había suspendido, desde octubre pasado, la entrega y recepción de cartas y otros servicios en Rosita, Siuna, Bonanza y Waspán.
El funcionario aclaró que efectivamente se cerraron esas conexiones de Correos, pero por una situación irregular, y además, no se trataba de oficinas oficiales, sino de pequeños concesionarios privados que prestaban sus servicios de forma independiente.
Recordó que por cuestiones de recursos económicos, Correos contrató a personal privado para que distribuyeran las cartas, pero los resultados fueron desastrosos, pues violaban los sobres y los paquetes y se robaban el dinero y otras cosas.
“Esto nos ocasionó grandes pérdidas a la institución, porque había que indemnizar a la gente, y además, perdíamos clientela, por eso prescindimos de ese tipo de servicios y con toda seguridad, en marzo o abril, estaremos inaugurando la primera oficina de Correos en Siuna, en el triángulo minero”, aseguró.
El titular de Correos dijo que espera que la Asamblea Nacional le apruebe 3.4 millones de córdobas que corresponden a la mitad del presupuesto del año pasado. “Espero contar con ese dinero, aunque ahora me informan que me lo van a dar en pedacitos, en cuotas, y eso no es correcto, porque la institución necesita esos recursos”, señaló.
Recordó que la administración del presidente Enrique Bolaños recibió esta empresa con un déficit mensual de 800 mil córdobas, y con una pérdida acumulada de 24 millones de córdobas, a pesar de que Telcor pagaba los salarios de los trabajadores.
¿Qué se hizo ese dinero? ¿Cómo se van a perder 24 millones de córdobas si la empresa ni siquiera pagaba los salarios de sus propios trabajadores?, se preguntó González.
En ese sentido, dijo que Correos recibía ingresos por telefonía, por fax, por paquetería, apartados postales y distribución de cartas y otros servicios, sin embargo, inexplicablemente, había grandes pérdidas por no decir “grandes robos”.
“Ahora nosotros como Correos hemos asumido ese pago. Puedo decir que si bien la empresa que encontramos quebrada no está todavía del todo bien, ya la hemos salvado, a pesar de que el año pasado se corrió el riesgo de preavisar a casi la mitad de los 540 empleados que tenemos”, dijo González, quien adelantó que hay muchas posibilidades de contratar muy pronto a nuevos concesionarios en Waspán, para que agilicen ese servicio.