Contacto END

San Marcos también protesta contra Enacal

* Intentan tomarse los tanques, y funcionarios se atrincheran bajo resguardo policial * Candiles y velas en el parque, pero nadie colabora para encontrar a ladrones del cable * Protesta seguirá mientras Gerente anuncia que el sábado reestablecen el servicio

Carazo y Managua
Los sedientos pobladores de San Marcos, Carazo, ayer intentaron tomarse el campo de pozos de esa ciudad en una protesta por la falta de agua potable, una situación que fue controlada por la Policía Nacional. Minutos antes las autoridades de Enacal anunciaban que el sábado será reestablecido el servicio.
Un enardecido grupo de vecinos de los barrios Covisama, La Cruz, “Rubén Darío” y “Álvaro Mercado”, los más afectados por el desabastecimiento, amagó con ocupar los pozos de Enacal en horas de la tarde, pero fue impedido por efectivos de la Policía Nacional, quienes acudieron de inmediato al llamado de auxilio de los funcionarios de la Aguadora.
La repentina protesta encabezada por el alcalde de San Marcos, Salvador García, llegó hasta los tanques con audio de gran potencia, anunciando que decidieron “declarar la guerra” a la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal), y no cederán hasta que haya agua potable en las tuberías de las viviendas.
Los pobladores de la tercera ciudad caraceña en orden de importancia, en la voz del propio alcalde, llamaron al delegado de Enacal, Armando Calero, para que ofreciera una explicación de lo sucedido, pero no hubo manera de hacerlo salir de los pozos, donde estaba atrincherado bajo resguardo policial.
Después de varios minutos, el alcalde García hizo un llamado a la calma a los manifestantes, quienes anoche decidieron trasladar su protesta al Parque Central de San Marcos, en donde siguieron manifestándose con candiles y velas.
Mario Montenegro, Gerente de Operaciones de Enacal, horas antes había explicado que esa zona estaba en “estado crítico”, pues los dos principales equipos de bombeo estaban dañados. “Samaria es el pozo principal y el pasado 24 de diciembre se nos dañó por una falla en la energía eléctrica”, precisó.
Dijo que ese mismo día desmontaron el pozo para revisarlo en Managua y buscar una respuesta, pero confirmaron que el motor explotó por una variación de voltaje, algo que ya está en reclamo ante las autoridades de Unión Fenosa. “El problema se nos agravó porque nos robaron todo el cable sumergible de 250 MCM, que cuesta 40 dólares el metro”, señaló.
Cabe recordar que este cable tenía una extensión de 500 metros, y por tanto, se trata de un robo de 20 mil dólares en total, algo que la Policía investiga, pero hasta ahora no hay rastros de los sujetos que cometieron el delito, algo en lo que podrían colaborar los pobladores y el mismo alcalde.
Sin embargo, Montenegro aseguró que tienen orden de resolver cuanto antes este problema, “y ya se le dio mantenimiento a la bomba del pozo de Samaria y a los sistemas de protección. Además, este viernes vamos a reemplazar el cable con otro de un pozo de Managua que está fuera de servicio, y esperamos que el sábado todo San Marcos amanezca con agua”.
El Gerente de Operaciones dijo que también pretenden habilitar el otro pozo de esta zona, La Ceiba, que también está fuera de servicio por un motor que se quemó, y también está en reclamo desde hace meses ante Fenosa. El presidente de Enacal, Luis Henry Debayle, ayer ordenó la compra inmediata de estos equipos y promete que en marzo será rehabilitado.
El funcionario dijo que en San Marcos también existe un tercer pozo de reserva, Pekín Guerrero, y se le envió un presupuesto al alcalde, pues prometió buscar financiamiento para habilitarlo, ya que necesita una fuerte inversión.
Amalia Vásquez, quien integra la comisión de pobladores, dijo que ahora no descansarán hasta que todos los pozos estén funcionando y la gente tenga agua, porque es un servicio que la población paga.
Mientras la queja continúa, las autoridades municipales ayer siguieron repartiendo agua de forma racionada con cisternas, para amortiguar las necesidades, no obstante, el ex alcalde Alberto Reyes Romero dijo que no hay justificación para este problema, pues durante su administración, la Embajada de Japón donó varias bombas a Enacal para garantizar el servicio.