Contacto END

Línea Directa


Armando Gaitán desapareció
Armando José Gaitán Ruiz, de 30 años, originario de Somoto, está desaparecido. Él está recién operado, tiene una cicatriz en la cabeza a ambos lados, una en el abdomen, viste short celeste y chinelas azules, sin camisa. Para cualquier información, por favor llamar a los teléfonos 260-0412, lo mismo que al 263-9078, a los celulares 619-0202, bien 864-6743 o a la siguiente dirección: Barrio San Judas, de la parada “Los Cocos”, una cuadra al sur, con Auxiliadora Gaitán. Asimismo puede dar parte a la Policía o a los Bomberos. A la persona que lo encuentre se le dará gratificación.
Buscan a Miguel Ángel
Miguel Ángel Quezada Moreno tiene de 53 años y padece de trastornos mentales. Desapareció repentinamente el 17 de diciembre del corriente año. El 20 de diciembre, sus familiares recibieron una llamada de unos parientes que habitan en La Trinidad, Estelí, donde manifestaban que Miguel había llegado a ese poblado. Sin embargo, a la hora que viajaron a La Trinidad, Miguel se había marchado. Cualquier información, pueden llamar a los teléfonos 2892007 ó al 2790938, preguntar por Juana o Anabel Quezada.
Sin eco ante desaparición de su hija
Ernesto García -Con más desconsuelo que con el que llegó, salió de la Estación Tres de Policía Leonor Mendoza Baltodano, de 30 años, luego de que las autoridades policiales desestimaron investigar la desaparición de su hija, una adolescente de 14 años.
Aunque Mendoza hizo hasta lo imposible para que la Policía oyera sus ruegos de que investigaran la desaparición de su hija Elisa Cardoza Mendoza, una oficial de nombre Guadalupe, con quien se comunicó vía telefónica desde la recepción de la estación policial vía telefónica, adujo que su denuncia sólo sería tomada hasta después de transcurridas 72 horas.
La mujer, que se encuentra en estado de gravidez y que llegó desde la comarca Chiquilistagua, que se localiza a la altura del kilómetro 15 de la Carretera Vieja a León, angustiada por la suerte de su menor, dijo que la oficial únicamente identificada como Guadalupe le dijo que primero buscara a su hija en la casa de familiares, amigos o compañeras de clase, o que les preguntara si ella tiene algún novio.
Sin embargo, Leonor Mendoza, a punto de llorar, dijo a la oficial Guadalupe que su hija salió de casa luego de recibir dos llamadas telefónicas supuestamente de un compañero de clase, otro adolescente de 13 años, que según la acongojada madre su hija le habría dicho es un compañerito de clase.
Según Mendoza, en las referidas llamadas telefónicas su hija habría sido citada por su compañerito de estudio para verse en un lugar que ella no especificó, donde supuestamente se verían con otros colegiales para hacer algunas tareas.