Contacto END

Encadenados frente a Fenosa y Enacal

* Consumidores de Masaya, Granada, León y Chinandega protestan por alzas en la luz y presunta privatización del agua

Decenas de pobladores y líderes de organizaciones de defensa de los consumidores, protestaron ayer en las afueras de las oficinas centrales de Unión Fenosa y la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal), donde se encadenaron para mostrar su repudio a los reiterados incrementos en el precio de la energía eléctrica y una presunta privatización del servicio de agua potable.
Hasta las afueras del Edificio Pellas, donde laboran los ejecutivos de Fenosa, llegaron los pobladores en tres buses liderados por las organizaciones de consumidores de Masaya, Granada, León y Chinandega; quienes portando pancartas, se encadenaron entre ellos, mientras gritaban consignas pidiendo tarifas y servicios más justos.
Los protestantes explicaron que mediante este acto muestran su rechazo a las intensiones del gobierno, de atender la recomendación del Fondo Monetario Internacional (FMI), de aumentar la tarifa de la energía en un 25 por ciento, por eso exigieron que el Estado retome la administración de este servicio.
“Pedimos que se institucionalice el servicio, que se vaya Unión Fenosa y que se revisen las tarifas”, expresó Gustavo Ortega, uno de los protestantes. También mostraron pancartas, mantas y hasta facturas, para rechazar el servicio que les brinda Fenosa, “que es de pésima calidad y con cobros exorbitantes”, dijo Nubia Rodríguez, una de las pobladoras.
Los miembros de las asociaciones de consumidores dijeron que ellos ahora se organizan en la nueva Unión Nacional de Consumidores y Usuarios de Nicaragua (Unacun), que está integrada por más de 10 organizaciones cuyos miembros estaban presentes.
Este grupo insistió en reconocer únicamente a las autoridades de la Superintendencia de Servicios Públicos (Sisep), y por eso anunciaron que hoy se reunirán con el nuevo Intendente de Energía, Javier Castillo, para exponer los acuerdos suscritos y violados por los ejecutivos de Fenosa.
Este mismo plantón se trasladó luego a las oficinas centrales de Enacal, contiguo al Hospital Psiquiátrico, donde también se encadenaron para exigir a las autoridades que cumplan con los compromisos firmados de llevar el agua potable a los municipios donde existe desabastecimiento.