Ciencia

‘Ok’ a más células madre

A pesar del fuerte apoyo en el Congreso, no se han logrado los votos suficientes como para evitar un veto presidencial a este tipo de investigaciones

La Cámara de Representantes estadounidense aprobó este jueves por fuerte mayoría un proyecto de ley que busca poner fin a las restricciones impuestas por el presidente George W. Bush a la investigación con células madre embrionarias, aunque los demócratas no lograron los votos suficientes como para evitar que esa iniciativa sobreviva el previsible veto presidencial.
El texto fue adoptado por 253 votos contra 174, lo que resulta insuficiente para evitar el probable veto. Se hubiese necesitado el voto afirmativo de dos tercios de los legisladores presentes para que el proyecto se hiciese ley aún sin la promulgación presidencial. Se trata del mismo proyecto de ley que ya había sido adoptado en 2006 por el Congreso, entonces bajo control republicano, y que el presidente vetó.
Bush prohibió en 2001 a los científicos financiados con fondos federales producir nuevas series a partir de células madre embrionarias y les permitió utilizar sólo aquellas ya existentes, cuyo número es muy limitado (unas sesenta).
Poco antes de que se iniciara el debate sobre la tercera iniciativa de la nueva mayoría demócrata en la legislatura, la Casa Blanca reiteró en un comunicado que el presidente George W. Bush vetará cualquier legislación que apoye el uso de embriones humanos para la investigación.
El Senado debatirá en los próximos días su propio proyecto y se necesitarán 66 votos para que su iniciativa sea invulnerable al veto presidencial. Para revocar un veto presidencial a cualquier ley se requiere el voto de los dos tercios de los legisladores. Si el Senado aprueba su versión del proyecto, éste irá a una armonización bicameral y, si se aprueba finalmente con dos tercios de los votos en ambas cámaras, la ley será inmune al veto presidencial.
Las llamadas "células madre" son células con el potencial de desarrollarse como los más de 220 tipos de tejidos en el cuerpo. Los científicos creen que esas células podrían usarse para reparar daños causados por enfermedades como la diabetes o el mal de Alzheimer. Las células madre más prometedoras en esta investigación se obtienen de embriones humanos y, por motivos éticos o religiosos, existe una fuerte oposición a la destrucción de esos embriones para la obtención de las células para tratamientos que, hasta ahora, no han probado su eficacia.
En agosto del 2001, Bush aprobó el apoyo del Gobierno federal exclusivamente para la investigación con el uso de cepas de células madre obtenidas hasta esa fecha, pero no permitió el uso de fondos federales para los experimentos con más células madre. La orden de Bush limitó el apoyo federal a la investigación con unas 21 colonias de células.
Actualmente existen aproximadamente 400, y la investigación ha avanzado con apoyo de algunos estados. Aun así, EEUU está quedando a la zaga de otros países, como el Reino Unido o Corea del Sur, que estudian esas células en forma resuelta. Las encuestas muestran que la mayoría de los estadounidenses apoya la investigación de las células madre.