Ciencia

Realizan en China el primer transplante de pene

Un hombre de 44 años recibió el pene de una persona en estado de muerte cerebral. A pesar de que la cirugía fue un éxito, semanas después el paciente pidió que le retiraran el miembro implantado, por sufrir problemas sicológicos.

Un grupo de cirujanos chinos han realizado el primer trasplante de pene del mundo en un hombre de 44 años cuyo órgano sexual fue dañado en un accidente que lo dejó con un pene de apenas un centímetro de largo. El hombre era incapaz de orinar o tener relaciones sexuales, según informa el diario británico The Guardian en su sitio de Internet.
La operación tuvo una duración de 15 horas, en las que el grupo de cirujanos chinos le colocaron al paciente un pene de 10 centímetros de un hombre en estado de muerte cerebral, cuyo órgano sexual fue donado con el visto bueno de sus familiares.
El procedimiento aparecerá en la revista European Urology. Según los cirujanos, esta operación representa un salto grande en el desarrollo de la microcirugía, ya que los médicos tuvieron que realizar una compleja operación en la que conectaron nervios y vasos sanguíneos diminutos.
El equipo quirúrgico describió la operación como un éxito. Después de 10 días, las pruebas realizadas al paciente revelaron que el órgano tenía un suministro de sangre rico y el hombre fue capaz de orinar normalmente.
“Su calidad de vida fue afectada con severidad”, dijo el Doctor Weilie Hu, un cirujano en el Hospital Guangzhou General de China, citado por The Guardian. Los médicos aseguraron que anteriormente se han realizado operaciones de regeneración a hombres que han sufrido accidentes en sus genitales, pero esta es la primera vez que se realiza con éxito un transplante de pene.
A pesar del éxito de la operación, los cirujanos dijeron que tuvieron que retirar el pene dos semanas después a causa de un severo problema psicológico del paciente y su esposa. El hombre de 44 años pidió a los cirujanos que le retirarán el pene implantado, según explicó el doctor Hu, quien agregó que un exámen realizado al órgano no mostró signos de haber sido rechazado por el cuerpo del paciente.
Jean-Michel Dubernard, el cirujano francés que realizó este año el primer trasplante de cara del mundo en una mujer que había sido atacada por un perro, dijo que a The Guardian que los factores psicológicos eran una cuestión seria para muchos pacientes que reciben ciertos órganos de donantes.
"Las consecuencias psicológicas muestran que no es tan fácil usar y ver permanentemente las manos de una persona muerta, tampoco es fácil mirarse en un espejo para ver la cara de una persona muerta”, dijo y agregó que “claramente, en el caso chino, el fracaso en una muy temprana etapa era psicológico. Esto implicó a la esposa del recipiente y levantó muchas preguntas”.