Buena Onda

¡Ballenas a la vista!


Surgió como una idea vaga, una idea loca. Los chicos de SenderismoNica querían ver ballenas y el Comité “Ballena Azul” tenia la solución, desafortunadamente el costo era alto, tomando en cuenta que los miembros del club son, en su mayoría, chavalos aventureros que estudian y -pues, estudiar es caro- así que buscaron alternativas accesibles para sus bolsillos y con todo amarrado, hicieron la convocatoria en la red social Facebook bajo el título: “Avistamiento de cetáceos” y minutos después ya tenían confirmaciones, así que limitaron el cupo a 15 aunque terminaron abriendo 33.
¡El gran día llegó! El punto de reunión fue en el Mercado Roberto Huembes, donde los asistentes iniciaron a hacer vida social y a compartir sus expectativas respecto de la gira. Todos coincidieron en que sería un viaje lleno de anécdotas, para Yasmina Bojorge, bastó levantarse para iniciar a contarlas.

Inicia la aventura
Como buenos nicas, salieron 15 minutos después de la hora acordada (6:00 a.m.), este punto me lleva a contarles la primera de Bojorge, quien fue olvidada por error.
“Yo quedé en esperar el bus en Carretera Masaya, pero la gira tenía que estar llena de sorpresas desde el inicio y el bus me dejó. Mis amigas empezaron a mover contactos y logré conseguir ‘ride’ con otro miembro del grupo que decidió ir en su vehículo. En la carretera todos los furgones se pusieron de acuerdo para que no pudiéramos ir rápido. Y después del suspenso logramos llegar al puerto. Fuimos los últimos en subir a las lanchas” confiesa Bojorge.
En San Juan del Sur, dos lanchas rápidas esperaban por los 33 participantes. Se dispusieron a abordarlas, la repartición de gente fue espontánea y respondió a vínculos de amistad. Minutos después, zarparon mar adentro.
Y en busca de cetáceos, increíblemente no había pasado mucho tiempo cuando el conductor de la lancha alertó al grupo, de la presencia de un par de enormes ballenas jorobadas. Lo primero que divisaron fue una aleta y lentamente un ejemplar se dejó mostrar. Desde ese momento la emoción no paró al ver a la ballena salir una y otra vez.
“Tal vez se dieron cuenta que estamos aquí y decidieron darnos un buen espectáculo”, comentaban entre sí los chicos. Los ejemplares dieron unos aletazos que se ganaron aplausos y gritos de emoción. Para cerrar el show llegó una tercera ballena y empezaron los saltos. Nadie podía creer lo que veían sus ojos, era un espectáculo único en su género y ellos afortunados por ser parte del mismo. “Salió del agua una y otra vez con una energía increíble (y dicen que fue para darme un excelente regalo de cumpleaños)” bromeó Bojorge.

Corrieron con suerte
Aunque los chicos se sumaron a esta aventura, no todos confiaban en las oportunidades de ver una ballena en las costas del Pacífico de Nicaragua. Yasmina fue una de esas escépticas. Y es que las probabilidades de avistamiento no son 100 por ciento seguras”, según nos comentó el ecólogo Fabio Buitrago.
Pero los chicos se aventuraron porque es entre diciembre y marzo la temporada migratoria de estas especies marinas. Después de esta fecha las expectativas son menores. Mientras los delfines son un espectáculo marino que brinda mayor seguridad al menos en un 80 por ciento, ya que son cetáceos residentes, de acuerdo al ecólogo.
“La emoción te lleva a no ponerle mucha mente a eso aunque el comité nos aseguró que las ballenas estaban cerca en todos estos meses, así que confiamos en su experiencia y conocimiento”, comentó Jaime Ibarra, uno de los organizadores de la gira.
El viaje concluyó con un chapuzón en playa Las Tablas. Ahora las fotos, los vídeos y la arena en sus trajes de baño les recuerdan la interesante aventura que experimentaron. Es más en sus Facebook todos esos momentos.

SenderismoNica
Este club fue formado el cuatro de julio de 2008. Inició por la motivación de tres jóvenes amantes de Nicaragua, apasionados por la aventura e interesados en conservar nuestra biodiversidad. Ahora se han sumado al club más de 400 personas y juntos comparten la experiencia de conocer Nicaragua.
Además de realizar giras turísticas en armonía con la naturaleza, se suman a iniciativas de cuido y protección del medio ambiente, destacan la jornada de limpieza internacional de costas y las campañas de limpieza realizadas a nivel nacional.
Durante las giras, procurar dejar tiempo para proteger el medio ambiente, invitando a los participantes a no dejar basura en los sitios que visitan y si pueden acompañarlos a dar un ‘rondín’ para limpiar los alrededores ¡Pues genial!
Giras tipo mochileros ¿serán parte de las estadísticas? Para los chicos de SenderismoNica, el turismo nacional tiene mucho potencial, sobre todo porque aún hay mucho por descubrir. “La fundación no tiene fines de lucro, la idea es invitar a los mismos nicas a conocer lo nuestro. Al final sólo te queda la satisfacción de haber ido”, asegura Carlos Sotomayor, uno de los fundadores de este club.
Les preguntamos si como mochileros, que al final es el tipo de turismo que realizan, se sienten parte de las estadísticas del turismo nacional. Ellos contestaron que sí y “siempre procuramos que las giras sean coordinadas con iniciativas de turismo rural comunitario, de esa forma aportamos a la causa”.
Los chicos procuran realizar dos giras promedio mensual. La mayoría son un día a las que se suman mayor número de personas. Sin embargo son las giras de dos días las que dejan mayores experiencias y fortalecen al grupo.
La gira de avistamiento de cetáceos fue la segunda del año y ya tienen fecha para la próxima: 27 y 28 de febrero rumbo al Salto Santa Emilia y el Cerro Escondido, carretera La Dalia-Matagalpa.

Para mayor información pueden contactarse con SenderismoNica, Jaime Ibarra 86790468 y Carlos Pérez Sotomayor 86571260. En Facebook se registran como SenderismoNica y el correo es senderismonica@gmail.com. Para armar tu propia gira de avistamiento de cetáceos poder contactar al comité Ballena Azul: 89922208 Yanina Luna.