Buena Onda

Balazos


Michael Jackson se preparaba para convertirse al Islam

Y bueno, este otro balazo se los traigo a corta distancia porque medio se me acabó la pólvora con la ráfaga que les acabo de lanzar sobre la Brit. Ahora enterémonos con qué nos salieron los Jackson, pues según el hermano de Michael, Jermaine Jackson, nos disparó en entrevista que el cantante tenía la intención de convertirse al Islam. Tengo curiosidad por saber con qué saldrán más adelante. A lo mejor con que Michael quería aprender la danza de los 7 velos o mejor aún, impartiría clases de Tae kwon do.
Jermaine, quien es musulmán, nos dijo que le había regalado muchos libros sobre su religión a su hermano: “Su comportamiento mostraba que estaba muy cerca de convertirse. Le llevé muchos libros de Arabia Saudita y Bahrein, de mezquitas, y él los leyó todos. Estaba estudiando, listo para hacer el viaje”, señaló su hermano. Es decir que cuando me libras de estrellas de rock, seguro me querré convertir en una.
Jermaine considera que si Michael se hubiera convertido al Islam a tiempo, la religión lo hubiera ayudado: “Seguramente él se aliviaría del peso de los problemas que tanto lo perturbaron en su vida”. Sólo se me ocurre decir: ¡Dejen a los muertos descansar!

A Britney Spears se le dispara el ‘braker’

La revista Now aseguró que nuestra amigaza del alma, del corazón y de la raza, la Brit anda atravesado el cable y hace cortocircuito de vez en cuando. Es decir, en español, significa que la ciudadana ejemplar tiene etapas de descontrol, que provocaron que su chavalo del momento, Jason Trawick, la ‘corcholeara’ pero no de puro aire.
Pasa que todo el circuito de chismes a domicilio en alianza con la cadena cuechómetra fundada hace dos semanas por BUENA ONDA, nos informó vía expresa y VIP que Trawick la dejó porque lo tenía al borde al pobre por sus arranques de loquera, y por eso la cortó, no a una infidelidad de su parte, como nos habían malinformado esa gente chismosa que anda por ahí diciendo cada cosa, como que no tuviesen nada qué hacer.
La nena se la pasa ‘haciéndolo una y otra vez’ (¡metiendo las de caminar, mal pensados!), haciendo referencia a su rolita ‘Ups I didn’t again’. Ahora anda atravesando etapas de loca maniaca en las que su comportamiento está fuera de control. Fruto de esta conducta, la cantante se las anda dando de Spider Girl, encajándose en las mesas y poniéndose a bailar (al menos es una loca alegre) o contar los detalles íntimos de la pareja a cualquiera que acabe de conocer.
Trawick, aparte de lidiar con esta situación, se ve obligado a soportar los excesivos celos de Britney, quien incluso trabaja de antena satelital 24 x 7 (control, control) controlándole las llamadas y correo electrónico. ¡Pobre nene! Mi más sentido pésame, aunque pareciera que le gustan esos movimientos, porque sigue ahí por su gusto.