Buena Onda

Facebook en campaña contra cáncer de mama

Mónica, ‘blue’. Alexandra, ‘blanco’. Así se encabezan miles de perfiles de mujeres en la red social Facebook. Desde hace unos días, muchas de ellas han asociado a los datos de su perfil el nombre de un color. Sin más. Se trata del color de sus brasieres. Es el resultado de una iniciativa viral cuyo origen exacto se desconoce, pero que muchos relacionan con una campaña para mejorar la concienciación sobre los peligros del cáncer de mama y la necesidad de su prevención

Anduvimos de ‘surfers’, peinando la culebra en otros sitios Web y ahí nos enteramos que sitúan su origen en un blog de Detroit. Distintas organizaciones dedicadas a luchar contra el cáncer de mama han negado su participación en la campaña, aunque la apoyan.
En Facebook han surgido un montón de grupos a favor de la iniciativa, uno de ellos tiene más de 60 mil miembros (solamente). Al mismo tiempo, han surgido grupos en la misma red social que discuten la efectividad de la misma y reclaman que quien quiera ayudar a las políticas de prevención del cáncer de mama es mejor que haga donaciones a organizaciones dedicadas a ello o a entidades sanitarias, en vez de andar en el plan de gritar a todo el Facebook qué color de brasier se encajaron.
No falta quien protesta porque se haya excluido a los hombres de la misma ya que, aunque sea raro, también pueden ser víctimas de un cáncer de seno. En este caso, dicen que deberían publicar el color de sus calzoncillos (si es que se usan). Facebook desconoce el origen de la campaña que está teniendo un éxito inaudito.
El mensaje que ha originado esta fiebre anuncia que “algo divertido está en marcha”. “Escribe el color de tu sostén en el perfil. Sólo el color, nada más. Será interesante ver si ello extiende las alas de la conciencia sobre el cáncer de mama. Será divertido ver cuánto tiempo tarda la gente en preguntarse por qué las chicas tienen el nombre de un color en su perfil”. El mensaje pide expresamente no remitirlo a ningún miembro del sexo masculino.
Algunos mensajes advierten con humor que esta cadena es un método malicioso para expandir un virus que sólo se elimina quitándose el sostén (¿ahhhh?). Otros dudan que esta campaña esté relacionada con el cáncer de mama y sospechan que se trata de una diversión más nacida en el seno de una red social.
En febrero del año pasado, Facebook vivió un movimiento espontáneo similar cuando se extendió la petición de que sus miembros escribieran 25 cosas sobre ellos mismos. Se calcula que unos cinco millones de miembros de la citada red social lo hicieron. ¿Y cómo es que no tenemos nada en que entretenernos?