Buena Onda

“Mi cuarto… mi estilo”…

Nos metimos a la intimidad de algunos famosos para conocer si imprimen su toque personal al espacio más intimo: su cuarto…

Reyneris Cerda Aragon

El cuarto es el templo personal de todos. Es el espacio sagrado donde convergen nuestros sueños, la primera mirada en nuestro día y la última, por la noche.
Según los grandes profetas de nuestros tiempos --léase: tú mamá, tu papá, tus tíos y todos aquellos que suelen aconsejarte--, es el reflejo de tu vida, estilo, gustos e intereses. ¡He ahí el motivo por el cual la mayoría le imprime su toque personal!
También transmite tu estado de ánimo, esto tiene que ver con el orden y la nitidez como lo mantenés, pero, puede darse el caso contrario… la ropa tirada por todos los espacios, revuelta la limpia con la sucia, los zapatos en el mismo sitio donde te los quitaste, polvo por todos lados, oscuridad… etc., -–supongo que a todos nos ha pasado alguna vez--… ¡Ups!.. cualquier similitud es pura coincidencia.

William Calderón, (Cantautor)
Es uno de los pocos jóvenes nicas que vive en un cuarto de hotel, pero no cualquier hotel, sino en el que se convertirá en su herencia, así que desde ya ha tomado posesión para adaptarse, y lo ha convertido en su espacio para invernar creando las condiciones adecuadas.
Mientras en San Juan del Sur, de donde es originario, hace mucho calor pasada las diez de la mañana, su cuarto parece el Polo Sur -–bueno, quizás exagero un poco, pero sólo un poco--.
Su cama suave y acolchonada te obliga a pedir un ratito más. Las sábanas de la familia peluche son el complemento ideal, pues te acarician suavemente, mientras te expandís por toda la cama.
Lejos de esos detalles íntimos, su cuarto se identifica con él, pues posee los elementos necesarios para propiciar el ambiente tranquilo y relax que necesita todo artista para inspirarse, además del equipo básico para hacerlo.
Su laptop, su cel y su tele, son los medios de comunicación que lo mantienen conectado con el mundo real; así, que desde su cuarto actualiza su estado y está al tanto de lo que acontece en el mundo exterior al suyo.
De frente a su recamara ha creado su altar personal donde mantiene congelado sus mejores momentos y etapas con la familia, amigos y todas aquellas personas que han sido parte de su vida y de su historia.
Mientras, su baño te expresa a gritos que estamos frente un chico vanidoso y nítido con su imagen y es precisamente lo que en su conjunto refleja el cuarto de él.

Neftalí Espinoza, (Diseñador de trajes de fantasía)
Su esencia de diseñador la mantiene viva en su espacio íntimo, pues ha puesto en cada pared del cuarto su sello personal.
Los colores que visten la pared son sólo pinceladas de su verdadera fascinación por los tonos de fuego como el rojo, el naranja y los dorados.
Otra de sus fascinaciones son las mascaras, así que no crean que están por adorno, son de colección. Durante la visita sorpresa que realizamos a su hogar, nos comentó que algunas máscaras se las han obsequiado y otras las ha elaborado él.
También tiene su altar de fotos donde le rinde tributo a sus musas, aquellas mujeres que le han servido de inspiración para crear los trajes carnavalescos que le han dado fama a su corta edad.
Y como pueden ver, este chico no disimula su amor propio, así que no duda en marcar su territorio con su nombre en gigante ¡Por si las dudas!

Clara Grum, (Cantautora)
Al parecer su cuarto no es un caos, como su “pildorita”. Clara Grüm confiesa que éste es su refugio personal, el sitio que ha adaptado para dejar volar la imaginación y crear los temas que la consagran como artista.
Aunque ella se describe como el tipo de personas que se esparce por toda la casa, reconoce que éste es su rincón particular donde procura no tener muchas distracciones para poderse relajar.
Sus colores favoritos también están presentes en la decoración de su “refugio”, así que combina su gusto por los sobrios con su atracción inconsciente por los tonos intensos como el rojo.

Celia Camacho, (presentadora y modelo)
También invadimos el cuarto de esta presentadora de televisión y modelo, el cual transmite su intenso amor por los animales.
Ella confiesa que ahora lo hace de manera más minimalista, pues antes había recreado un escenario tipo safari en su cuarto.
Combinó sus colores favoritos con la cebra que es su animal favorito, creando un espacio con su sello personal en el que ha incluido fotos de todas las personas importantes en su vida y una esquina para “Tuqui” su compañera de cuarto y mejor amiga.